Especiales

Argentina elige la diplomacia

Buenos Aires suma respaldo a la reivindicación soberana del archipiélago

Memoria. El 22 de marzo, veteranos de la Guerra de las Malvinas asisten a la inauguración de un centro de salud diseñado para ellos por el gobierno de Cristina Fernández.

Memoria. El 22 de marzo, veteranos de la Guerra de las Malvinas asisten a la inauguración de un centro de salud diseñado para ellos por el gobierno de Cristina Fernández.

EFE / Buenos Aires

00:00 / 30 de marzo de 2012

Tres décadas después de la guerra con el Reino Unido en las Malvinas, Argentina ha logrado mayor respaldo latinoamericano a su reclamación sobre la soberanía de las islas situadas en el océano Atlántico, frente a las costas del país sudamericano.

En los últimos años, en contraste con la década de 1990, la estrategia diplomática argentina se ha centrado en instalar con fuerza la “cuestión Malvinas” en los foros internacionales y como uno de los temas más importantes de defensa regional sometidos a debate en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El litigio fue instalado en la agenda de la sexta Cumbre de las Américas del 13 de abril, en Colombia, lo que puede suponer un dolor de cabeza para Estados Unidos, que apoyó a los británicos contra los argentinos en la guerra de 1982.

Unasur. Argentina también ha aprovechado la condición de “potencia nuclear” del Reino Unido para ponerlo bajo permanente sospecha de despliegue de armas nucleares en el Atlántico sur, un asunto muy sensible a los intereses sudamericanos. 

El apoyo de EEUU a Londres echó por tierra al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) de defensa ante ataques externos, firmado en la Organización de Estados Americanos en 1947, al inicio de la Guerra Fría con el comunismo soviético.

Con la llamada Doctrina Monroe, EEUU había prometido ponerse del lado de los territorios americanos en caso de un conflicto contra un poder colonial, como es el caso del Reino Unido, su histórico aliado europeo. Desde mayo, la Unasur debate “una doctrina de Seguridad y Defensa de América del Sur para América del Sur” para proteger sus intereses y sus grandes riquezas naturales. 

En apoyo a Argentina, el resto de los países sudamericanos se han comprometido a cerrar sus puertos al ingreso de navíos militares británicos, en sintonía con múltiples rechazos de la Unasur a la “presencia militar” del Reino Unido en las Malvinas.

La estrategia del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, continuidad de la de su marido y antecesor, el fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), contrasta con la “política de seducción” de los “kelpers” (malvinenses) desplegada en la década de 1990 por otro peronista, Carlos Menem (1989-1999).

En 1990, al reanudar las relaciones diplomáticas interrumpidas por la guerra, Menem aceptó la condición británica de mantener la cuestión de soberanía de las islas bajo un “paraguas” que aparcaba las negociaciones sin plazo. Argentina “podría aceptar en el futuro” una soberanía compartida con el Reino Unido en las Malvinas, dijo en octubre de 1998 el por entonces canciller argentino, Guido di Tella, en vísperas de una visita de Menem a Londres.

Di Tella, canciller entre 1991 y 1999, mandaba cartas personales a una lista de unos 2.000 malvinenses e incluso regaló muñecos Winnie Pooh a sus niños, entre otras estrategias de “seducción” que disgustaron a la oposición y a peronistas disidentes. Argentina niega el acceso a sus puertos a pesqueros que faenen en las Malvinas y además presiona con denuncias, demandas penales y amenazas de sanciones económicas a toda empresa vinculada con la explotación petrolera en las islas. 

Unasur busca “crear doctrina propia de defensa” para proteger sus intereses y las “enormes reservas naturales” de la “zona de paz” formada por los países sudamericanos, ha reiterado la secretaria general del foro, la excanciller colombiana María Emma Mejía.

Londres no responde si hay armas nucleares

El Gobierno argentino aprovechó el foro de la Cumbre de Seguridad Nuclear celebrado la semana pasada en Seúl  (Corea del Sur) para insistir con un cuestionamiento que interesa a la seguridad regional: ¿hay armas atómicas en Malvinas o en las restantes islas del Atlántico Sur? El canciller argentino, Héctor Timerman, advirtió sobre el envío “de un submarino nuclear británico con capacidad para portar armas nucleares” a una zona cuya soberanía —dijo— es “objeto de una disputa” con el Reino Unido reconocida internacionalmente por la ONU como que está aún por resolverse.

“El Gobierno británico ya violó los acuerdos que, en Seúl, dijo haber respetado siempre. En diciembre de 2003, se vio obligado a admitir públicamente que la ‘fuerza de tareas’ constituida para desplazarse al Atlántico Sur durante el conflicto en 1982 incluyó navíos con armamento nuclear”, añade la nota oficial argentina.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia