Especiales

La Asamblea se instaló tras una marcha multicultural

Los asambleístas del MAS se unieron, los opositores llegaron a cuentagotas

Desfile. El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, (centro) fue quien lideró la marcha desde la plaza Venezuela hacia la plaza Murillo.

Desfile. El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, (centro) fue quien lideró la marcha desde la plaza Venezuela hacia la plaza Murillo. Miguel Carrasco.

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

00:01 / 23 de enero de 2015

La ligera llovizna que caía en la ciudad de La Paz en la madrugada de ayer fue disminuyendo a las 08.00. A esa hora, por primera vez en la historia democrática de Bolivia, aproximadamente un centenar de asambleístas empezó a caminar rumbo a la plaza Murillo. Senadores y diputados iniciaron su recorrido prácticamente a los pies de la estatua de Simón Bolívar, en la plaza Venezuela, y el punto final fue la Asamblea Legislativa Plurinacional, en el kilómetro 0.

Se trató de una marcha repleta de color. Estuvo liderada por una banda de la Policía Boliviana, vestida con un uniforme blanco y los gorros de verde olivo. Como un símbolo de diversidad, delante del desfile, también estaban las banderas de los nueve departamentos de Bolivia. Tampoco faltaron las wiphalas y las tricolores nacionales. Presidiendo a los asambleístas se colocó el presidente de la Cámara de Senadores, el periodista José Alberto Gringo Gonzales. El tercer hombre más importante del país estuvo ataviado con un traje oscuro, corbata a rayas y camisa blanca.

Luego, en la misma fila de Gonzales, se acomodó la presidenta de la Cámara de Diputados, la cruceña Gabriela Montaño. Para la ocasión, ella se puso botas oscuras, una falda negra y encima de los hombros se colocó una delicada manta blanca que le llegaba hasta un poco más abajo de las rodillas.

Detrás de ellos estaba la mayoría de los senadores y diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS). Según datos de la senadora Anselma Palacios, más de un centenar de asambleístas estuvo presente. “Aunque no fueron todos”, aclaró. La mayor parte de los asambleístas estuvo ataviado con los trajes típicos de sus regiones. Hubo tipoys, polleras, abarcas, zapatos y vestimenta que representaba a las distintas culturas del país.

Por ejemplo, la senadora suplente del MAS Teresa Miranda llegó desde Tarija y lució orgullosa una pollera que le llegaba hasta las rodillas, además tenía un clavel en el cabello. “Estoy feliz de estar en esta fiesta tan llena de colorido. Éste es un encuentro entre hermanos”, afirmó. La marcha recorrió la avenida Mariscal Santa Cruz y dobló por la calle Ayacucho. Pasó delante del Palacio Presidencial y fue por la alfombra roja hasta el edificio del Poder Legislativo.

Este último trayecto fue el más ovacionado porque a esa hora —cuando faltaban pocos minutos para las 08.30— el epicentro político del país ya estaba tomado por los adherentes del Movimiento Al Socialismo. La gente ondeó banderas y hubo bastantes aplausos. No fue un recorrido sencillo, especialmente para las pocas mujeres que estuvieron con zapatos altos. A una de ellas, por ejemplo,  se le rompió el tacón de uno de los calzados y tuvo que conseguir reemplazo de esta indumentaria.

CITA. Las autoridades del oficialismo que participaron de la marcha se acomodaron en sus curules. En tanto que los pocos faltantes fueron llegando a cuentagotas. Los asambleístas de la oposición ingresaron al recinto casi en silencio. Es más, evitaron la alfombra roja e ingresaron por una de las puertas colindantes a la principal. Su entrada fue tan silenciosa que tampoco recibieron silbidos o frases de rechazo de parte de los adherentes al MAS.

Por ejemplo, la diputada Norma Piérola salió hacia las puertas del Palacio Quemado y estuvo nerviosa haciendo unas llamadas a celular, pero ninguna persona la hostigó, ni le hizo comentarios. Ella fue la persona que se negó a darle la mano a Evo Morales cuando fue a recoger su acreditación como asambleísta. Incluso el líder opositor y expresidente Jorge Quiroga evitó la alfombra roja e ingresó por una puerta lateral del recinto.

La vestimenta de los opositores se caracterizó por su elegancia. Es más, el asambleísta cochabambino de Unidad Nacional (UN) Arturo Murillo puso un clavel en la solapa de su traje. Cuando se le consultó respecto a este coqueto accesorio, él se limitó a sonreír.

El escenario legislativo fue decorado con anterioridad y se acomodaron símbolos patrios. Cuatro banderas tricolores estuvieron en el lado derecho del estrato y cuatro wiphalas (dobladas con esmero) en el lado izquierdo.Una vez que asumió la presidencia Gonzales, tomó la palabra y dio por inaugurada la sesión. Lo hizo demostrando las cualidades de comunicador que tiene y en el público hubo quienes dijeron que parecía estar transmitiendo alguno de sus programas.

A media mañana empezaron a llegar los presidentes de distintos países y fueron tomando su lugar en la Asamblea. Entre los invitados nacionales hubo periodistas, especialmente de televisión, y algunas figuras políticas. Por ejemplo, la expresidenta de la Asamblea Constituyente Silvia Lazarte llegó en silla de ruedas y tuvo constante atención médica.

Los organizadores del acto cuidaron que los asambleístas y los invitados especiales estuvieran cómodos. Incluso se contrató a unos 25 mozos de Cocinarte para distribuir algunos bocadillos. Se repartieron brochetas de carne, tocinos con ciruelo y sushi con quinua, entre otros entremeses. También hubo bebidas calientes y frías a disposición de las autoridades.  Tras la llegada de las autoridades internacionales, dos comisiones llegaron con las medallas del Vicepresidente y del Presidente.

Gonzales, cumpliendo estrictamente con el requisito protocolar, llamó al “ciudadano” Álvaro García Linera a la testera y le colocó la medalla que lo acreditaba como vicepresidente; sin embargo, cuando éste convocó a Evo Morales, se refirió a él como “Presidente”, rompiendo el protocolo; aunque a nadie pareció interesarle este detalle en el acto de posesión que se realizó ayer. Tras la llegada de Morales a la Asamblea Plurinacional, las luces se posaron sobre él. Cuando dejó el recinto acabó la ceremonia e inició la fiesta en la plaza Murillo.

Tierras altas

Ancelma Palacios: ‘Estoy feliz y orgullosa de ser afroboliviana’

La senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS) Ancelma Palacios estuvo radiante ayer durante el acto de posesión del presidente Evo Morales. “Me siento muy feliz y contenta de haber sido elegida para esta nueva legislatura. Además me siento orgullosa de ser afrodescendiente y de haber nacido en los Yungas de La Paz”, declaró a La Razón. Ella estuvo al mando de la  Federación de Cocaleros de Irupana y nació en la población de Chicaloma, que se encuentra a unas dos horas (a pie), desde Irupana. Palacios sostuvo que tiene bastante carrera política y que desde joven estuvo ligada a la vida sindical, especialmente en los Yungas paceños.

Teresa Santos: ‘Representamos a las naciones originarias’

La senadora suplente del Movimiento Al Socialismo (MAS) Teresa Santos llegó ayer a la posesión de Evo Morales ataviada con un traje de su tierra natal, Porco (provincia Quijarro, Potosí). Llevaba una pollera gruesa y un aguayo en la espalda. “Represento a las naciones ayllus originarias y vengo con nuestra vestimenta tradicional. Nosotros, como originarios, vamos a trabajar harto a favor del país. No somos ni mentirosos ni  ladrones ni flojos y vamos a representar bien al país”. La mujer, de poco hablar, expresó que espera estar a la altura de la nueva Asamblea Legislativa Plurinacional y no defraudar al líder del MAS, Evo Morales. “Estamos bastante tiempo con él, casi diez años, y seguiremos apoyándolo”.

Tierras bajas

Teresa Miranda: ‘Vamos a trabajar a favor de Bolivia’

Una de las más entusiastas legisladoras de la jornada de ayer fue la senadora suplente del Movimiento Al Socialismo Teresa Miranda. “Yo vengo con todas las ganas de hacer bien las cosas. Para esta ocasión me he vestido con el traje originario de mi tierra chapaca: llevo una manta, una pollera, la blusa bordada y el sombrerito. Además de un clavelito”, dijo la reciente autoridad. Aclaró que llega en representación de “la buena tierra del vino y de la uva”. La nueva autoridad aseguró que ahora es una representante “orgullosa” del partido oficialista y espera realizar un trabajo óptimo a favor de su región y, especialmente, en beneficio de Bolivia.

Marcela Chuviru: ‘Represento con orgullo a los chiquitanos’

La diputada especial por el departamento de Santa Cruz Marcela Chuviru dice que es una representante orgullosa de sus raíces. Llegó al acto de posesión de Evo Morales vestida con un tipoy (vestido ligero de una sola pieza) y una bandera cruceña (verde, blanco, verde). Explicó que representa al pueblo indígena chiquitano del departamento de Santa Cruz. “Estoy con mucha alegría y entusiasmo porque es la primera vez que los movimientos indígenas estamos ahora como autoridades”, destacó. Chuviru proviene de una organización del municipio de Concepción. En su carrera también formó parte de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB). “Ahora ya estoy consolidada en el área política”, comentó.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia