Especiales

Cochabamba, herencia de libertad

A partir de la conquista del Imperio Azteca, la corona española inició un proceso de organización y consolidación de los territorios a ultramar descubiertos por Cristóbal Colón en 1492, este proceso, se extendió por unos 300 años, hasta inicios del siglo XIX, cuando surgieron ideas libertarias.

La lección de rebeldía que dejó el 14 de septiembre de 1810. Foto: Fernando Cartagena

La lección de rebeldía que dejó el 14 de septiembre de 1810. Foto: Fernando Cartagena

La Razón (Edición Impresa) / Tomás Peña y Lillo

00:00 / 14 de septiembre de 2015

A partir de la conquista del Imperio Azteca, la corona española inició un proceso de organización y consolidación de los territorios a ultramar descubiertos por Cristóbal Colón en 1492, este proceso, se extendió por unos 300 años, hasta inicios del siglo XIX, cuando surgieron ideas libertarias.

Dos acontecimientos de gran trascendencia influyeron decisivamente en los corazones y mentes americanas del siglo XIX, el primero fue la independencia de Estados Unidos en 1776, que demostró que ninguna potencia era invencible y la Revolución Francesa de 1789, que evidenció la posibilidad de cambiar una monarquía por una república. El detonante fue la invasión Napoleónica a España. Al tener un rey impuesto y extranjero, los españoles reaccionaron formando juntas de gobierno y desconociendo a José I.

El 25 de mayo de 1809 se lanzó el primer grito libertario de América Hispana, en la ciudad de  Chuquisaca, si bien el grito fue “Viva el Rey, muera el mal gobierno”, resulta innegable que el trasfondo era netamente independentista.

El 16 de julio de 1809, los paceños se rebelaron ya no contra el mal gobierno, sino contra la monarquía y piden libertad, expresando por primera vez su insatisfacción y la necesidad de un cambio de sistema de gobierno. En ese momento el Alto Perú era parte del Virreinato del Río de La Plata, ya que pasó a su jurisdicción en 1777, de hecho, la represión vino desde Buenos Aires, por dependencia, y desde el Virreinato del Perú por cercanía. La revolución paceña fue rápidamente ahogada en sangre, al contrario de lo ocurrido en Chuquisaca, los monárquicos tomaron muy en serio la amenaza patriota y cortaron la insurrección de raíz, incluyendo las vidas de Pedro Domingo Murillo y sus seguidores.

Pacificado el Alto Perú, el Virreinato de la Plata es sacudido por la insurrección y se forma una junta que derroca al Virrey Cisneros. La junta, dentro de sus primeras decisiones, forma el llamado primer Ejército Auxiliar, con la intención de desalojar a los españoles del Alto Perú y seguir hacia el centro del poder español en Lima. Estaba comandado por el general Balcarce y tenía un comisario político que era José Castelli. La expedición de Balcarce fusiló al Virrey Santiago Liniers, héroe de las invasiones inglesas y continuó hasta el Alto Perú, llegando a Humahuaca los primeros días de septiembre de 1810.

Revolución. Las noticias de la llegada del ejército argentino removieron el avispero independentista de Cochabamba; un poco antes, el intendente de esa ciudad, José Gonzales Prada, había enviado tropas a sofocar un alzamiento indígena en Oruro, al mando del coronel Francisco del Rivero y  Esteban Arze como segundo, llevando a Melchor Guzmán, como tercer jefe.

Esta tropa recibió la orden de dirigirse desde Oruro a Cotagaita, como parte de las unidades destinadas a detener la invasión argentina.

Probablemente, ya íntimamente comprometidos con la causa independentista, los tres líderes condujeron a los soldados a Cliza, donde esperaron su oportunidad.

El 14 de septiembre, las tropas de Francisco del Rivero, reforzadas por patriotas clizeños y pobladores de Cochabamba, arrestaron y derrocaron al intendente Gonzales Prada, proclamaron su adhesión a la junta rioplatense y nombraron a su jefe Capitán General de la provincia; la causa independentista había triunfado.

Santa Cruz siguió su ejemplo el 24 de septiembre de 1810, luego Oruro el 6 de octubre, al ver la magnitud del problema el Virrey Abascal envió al general Goyeneche como Comandante Supremo hacia el Alto Perú, para debelar las rebeliones y detener a los argentinos, el que instaló su comando en desaguadero, enviando órdenes para que La Paz retome Oruro. Entretanto, los patriotas cochabambinos enviaron una columna en auxilio de Oruro, al mando de Esteban Arze, que reforzado con patriotas de esa ciudad llegó a 1.200 hombres, quienes se encaminaron a La Paz, sin saber que venían tropas españolas.

Simultáneamente de La Paz salió una columna de 500 hombres al mando del comandante Fermín Piérola, ambas fuerzas se encontraron cerca de Sica Sica, donde por primera vez el 14 de noviembre de 1810 una unidad compuesta por infantes, caballeros y artilleros independentistas derrotó a una unidad regular española, provocándole grandes bajas y obligándola a huir para no ser aniquilada.

Mientras tanto, el Primer Ejército Auxiliar Argentino, luego de la derrota de Cotagaita, venció decisivamente a los españoles en Suipacha el 7 de noviembre, donde brilló la caballería chicheña, luego siguió hacia Chuquisaca y Potosí, entró triunfante en La Paz y llegó a Guaqui, donde fue derrotado por Goyeneche.

La consiguiente retirada del Primer Ejército Auxiliar Argentino, el saqueo de Potosí y el extremismo jacobino de Castelli fueron los motivos por los que todo el Alto Perú fuera reconquistado por los españoles, al mismo tiempo, sembró por primera vez la idea de ser autónomo y no depender de Buenos Aires.

¿Qué pasó con los prohombres que liberaron Cochabamba?, todos volvieron a actuar por segunda vez para romper las cadenas de la opresión, de ellos se sabe que Esteban Arze falleció en 1815 en el exilio en Santa Ana de Yacuma, Francisco del Rivero murió en 1813 degradado y enfermo, en Cochabamba, mientras Melchor Guzmán dejó la política.

Ésta es la síntesis de la primera revolución emancipadora de Cochabamba, grabada a sangre y fuego por los hombres de los que heredamos nuestra libertad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia