Especiales

Descuentos a trabajadores y empréstitos forzosos

En 1879, Bolivia no contaba con los suficientes recursos para asumir una guerra con Chile, es por ello que el presidente de ese entonces, Hilarión Daza, aprobó  decretos que establecían descuentos a los trabajadores y empréstitos internos de los departamentos.

La Razón (Edición Impresa) / Micaela Villa / La Paz

03:21 / 23 de marzo de 2015

En 1879, Bolivia no contaba con los suficientes recursos para asumir una guerra con Chile, es por ello que el presidente de ese entonces, Hilarión Daza, aprobó  decretos que establecían descuentos a los trabajadores y empréstitos internos de los departamentos.

“Que la deficiencia del tesoro nacional no permite atender debidamente a los gastos extraordinarios de guerra (...). Que estando declarado el estado de sitio (...), desde el 1 del presente (marzo de 1879) se hará un descuento a todos los empleados civiles y eclesiásticos, en el pago de sus sueldos y pensiones de cualquier clase que sean (...)”, señalaba un decreto que fue publicado por el periódico paceño El Comercio el 4 de marzo de 1879.

A quienes ganaban de Bs 300 a Bs 800, se les descontó el 10%; a los que se les pagaba de Bs 800 a Bs 2.000, el 20%; de Bs 2.000 a Bs 5.000, fue el 25 %; y de Bs 5.000 adelante, la tercera parte del total. Los que percibían menos de Bs 300 al año no fueron tomados en cuenta.

Chile ya había invadido todo el Litoral boliviano, y así lo confirmaba la prensa de ese país. El 8 de marzo, El Comercio, de La Paz, reprodujo un editorial del periódico Los Tiempos, de Santiago, titulado La lógica chilena: “Ya estamos en posesión del Litoral, que habíamos cedido a Bolivia, y Bolivia no ha sabido o no ha querido conservar. Chile recobra su propiedad sin disparar un fusilazo y en medio de la alegría de las poblaciones”, señalaba en su parte importante.

No solo se dispuso el descuento a los ciudadanos, también se acudió a otras formas de financiamiento. El martes 25 de marzo, Daza aprobó otro decreto referido a que los ingresos ordinarios de la nación, que aún eran escasos, por lo que se ordenó un empréstito nacional interno por la suma de Bs 1.000.000. 

De esa forma, el departamento de La Paz contribuyó con Bs 350.000, el de Oruro lo hizo con Bs 120.000, Chuquisaca aportó con Bs 130.000, Cochabamba con Bs 160.000, Potosí con Bs 200.000,  Tarija con Bs 30.000, y Santa Cruz con Bs 10.000.

El general Tomás Peña y Lillo, miembro de la Academia Boliviana de Historia Militar, señaló que Bs 1.000.000 era equivalente a $us 300 millones aproximadamente de la actualidad.

“Se hizo un empréstito forzoso por un millón y se pidió a la ciudadanía que done todo su oro para la campaña. Entonces se compraron fusiles y cañones. Asimismo se compró de la Argentina, uniformes, chancletas, mochilas, frazadas para llevar el Ejército hacia Tacna (Perú), el cual partió en abril y llegó al iniciar la campaña de Tarapacá. En ese tiempo un fusil valía como Bs 27”, señaló el militar.

“El empréstito es obligatorio para todos los ciudadanos que sean designados como prestamistas, el Gobierno en garantía del empréstito hipoteca las rentas más efectivas de la nación”, decía el decreto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia