Especiales

Entrevista a: Luis Arce Catacora ‘La plata está ahí, no es una fantasía’

El Ministro de Economía y Finanzas explica que el dinero de la bonanza de la economía del país se encuentra en los ahorros de la gente, el crecimiento de cuentas bancarias, la inversión pública y las transferencias de recursos a los niveles subnacionales.

Luis Arce Catacora

La Razón / Rubén D. Atahuichi

02:13 / 06 de agosto de 2012

Considerado el “cajero del Gobierno” por el presidente Evo Morales, el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce, no parece preocuparse de la situación económica del país, de la que dice que se encuentra robusta.

Cuestionado sobre si esa bonanza llega al bolsillo de la gente, responde que el flujo de dinero no es una fantasía y que los ahorros en los bancos, que subieron de 3.700 millones de dólares en 2005 a 11.700 millones de dólares en 2012, son la mejor explicación de esa    situación, entre otras razones.

— ¿Cómo está nuestra economía?

— Primero hay que explicar el contexto internacional, que cada vez está más complicado y no hay una solución en Europa, no hay una reactivación clara en Estados Unidos, y China ha demostrado signos de debilitamiento en su economía. Ése es el contexto en el que nos movemos ahora.La economía boliviana felizmente se comporta bien, goza de buena salud... sigue habiendo un crecimiento económico. Bolivia es el único país en el que los organismos internacionales han subido sus proyecciones de crecimiento, cuando los han disminuido para las economías vecinas, como Perú, Brasil, Chile. Hay una previsión a disminuir su crecimiento, excepto Bolivia, país al que más bien le han puesto un incremento en sus proyecciones de crecimiento económico.

— ¿Cómo argumenta eso?

— La economía boliviana sigue robusta, la inflación está controlada, seguimos subiendo en reservas internacionales, seguimos teniendo superávit en la balanza comercial, las cuentas fiscales están absolutamente robustas y creemos que el nuevo modelo económico social y productivo, que se implementa desde el año 2006, está mostrando su fortaleza en momentos en que las economías vecinas empiezan a debilitarse. Salimos airosos con buenas tasas de crecimiento, y eso es estabilidad y certidumbre para los bolivianos.

— Eso no se siente en el bolsillo, dirá la gente de a pie...

— Yo tengo algunas noticias malas para la gente que dice eso, que pregunta dónde está la plata. Yo les voy a dar la respuesta en cuatro escenas de la película: Primera. El año 2005, los depósitos que la gente tenía en los bancos eran, aproximadamente, 3.700 millones de dólares. ¿Sabe cuánto son hoy los depósitos  de la gente en los bancos? Son más de 11.700 millones de dólares. ¿De dónde salen, pues, estos 7.000 millones adicionales? La gente ha mejorado sus ingresos, tanto así que ahora tiene capacidad de ahorrar; porque si no, no llevaría plata al banco.

Hay un incremento sustancial de la plata de la gente en los bancos. Fundamentalmente, se debe a un incremento en las cuentas de caja de ahorro, que es el activo que toda la gente, normal, común, de escasos recursos, tiene y lleva ahí.

Otro dato importante es el número de cuentas. En 2005 teníamos cerca de 1,8 millones de cuentas en el estado financiero; hoy tenemos cerca de 6 millones. ¿De dónde sale todo eso? Hay capacidad de ahorro y excedente de ahorro; la gente ha recibido la platita. ¿Dónde está? En las reservas internacionales, que ascienden a 11.700 millones de dólares, 10 mil millones de dólares más.

La tercera es la inversión pública. ¿Qué hacemos con el superávit fiscal, que es un excedente que tenemos? Invertimos. En el pasado se invertían 500 millones de dólares; el año pasado hemos invertido más de 2.400 millones de dólares. O sea, invertimos cinco veces más.

La última escena de la película “¿dónde está la plata?”. En las transferencias a los sectores subnacionales. El año 2005, el Gobierno transfería a municipios, prefecturas y universidades cerca de 800 millones de dólares; hoy transferimos más de 3.000 millones de dólares, lo que quiere decir que se ha más que triplicado el ingreso de las gobernaciones, municipios y universidades, y la población no ha crecido tres veces más. Hay un incremento per cápita en esos niveles subnacionales.

La plata está ahí, no es una fantasía; hemos agrandado la tortita para distribuir sus excedentes y redistribuirlos a través de las políticas sociales.

— ¿Qué hace el Gobierno para mantener ese estado económico favorable?

— El Estado ha retomado el rol protagónico de la economía; ya no es el sector privado. Yo siempre digo dónde está la inversión del sector privado. En el periodo neoliberal, modelo hecho sólo para los empresarios privados, éstos no invertían. En un modelo nuevo, donde  el protagonista es el Estado, tampoco están invirtiendo.

Pero, ¿qué pasa con el inversionista extranjero privado? El año pasado tuvimos en inversión extranjera directa más de 860 millones de dólares y más que en los periodos de la capitalización, que tuvieron picos de 1.000 millones de dólares, que bajaron a 700 millones, y luego desapareció la plata cuando se vendieron nuestras empresas y los recursos naturales. Hoy, con la nacionalización, el inversionista extranjero está invirtiendo cerca de 860 millones de dólares.

— ¿No ahuyenta las inversiones extranjeras la salida de Jindal?

— No, porque, en realidad, ya tenemos dos empresas que quieren trabajar en el Mutún. En los recursos naturales, la política es clara; no creo que vaya a ahuyentar (la salida de Jindal); al contrario, las empresas que vienen y no cumplen con los compromisos, se tienen que ir.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia