Especiales

Francisco hereda un gobierno urgido de fe y reformas

El nuevo Papa tiene una agenda compleja para recuperar prestigio perdido

Cónclave. Un grupo de cardenales en las horas previas a las decisivas votaciones para la elección del papa, ahora Francisco. Las tareas del Pontífice son muy complejas.

Cónclave. Un grupo de cardenales en las horas previas a las decisivas votaciones para la elección del papa, ahora Francisco. Las tareas del Pontífice son muy complejas. AFP.

La Razón / Mauricio Quiroz / La Paz

01:11 / 14 de marzo de 2013

El Gobierno del Estado del Vaticano, tan imperfecto como el resto de las administraciones terrenales del planeta, enfrenta el pedido de reformas políticas para recuperar el prestigio y la fe de la Iglesia Católica, especialmente en Europa. Esta compleja agenda es la que ha heredado el nuevo papa, Francisco, quien hasta ayer fue el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio.

“Hay que gobernar la Iglesia de otra forma. ¿Cuál? Colegialidad es la palabra. Se necesita un gobierno horizontal. Hay que salir de este centralismo, que no tiene nada que ver con el centro”. Son palabras del cardenal alemán Walter Kasper, pronunciadas en vísperas del cónclave y recogidas por el diario El País. Las declaraciones de Kasper, que ha pasado años en la curia, y es representante de una Iglesia dinámica y rica como la de Alemania, han evidenciado uno de los graves problemas del Vaticano.

El Gobierno vaticano está dividido en dicasterios o ministerios que se ocupan de las cuestiones fundamentales de la Iglesia. Pero no existe un consejo de ministros, o Gabinete propiamente dicho, en el que se discutan los problemas globales. Cada prefecto o ministro funciona por su cuenta.

A pesar de ser muy respetado por su mensaje religioso, Benedicto XVI ha sido criticado por su mala administración y por no haber logrado poner fin a las luchas internas en el Vaticano. Su sucesor deberá “tomar en manos la Curia”, afirmó, además, el cardenal belga Godfried Danneels. “Un órgano ejecutivo tiende siempre, más o menos, a convertirse en legislativo, a tomar en mano el poder. Alguien debe ser capaz de remediar esto”, dijo el exprimado de Bélgica. 

Según el monseñor Danneels, el Pontífice debería estar rodeado de obispos y cardenales “de todos los continentes” en una instancia clave “donde se puede hablar de todo”.

Entrevistado por la AFP, un cardenal con derecho de voto, ahora jubilado, dijo que el Vaticano II dio “instrumentos” para una gestión colegial pero poco a poco cayeron en desuso. Benedicto XVI “tenía un temperamento solitario, aislado. Rara vez reunía a su consejo restringido, y era meramente una formalidad”, lamentó respecto a la administración de la Iglesia, recientemente marcada por el caso de los Vatileaks y las observaciones de las autoridades europeas sobre los manejos del Banco Vaticano, donde más del 60% de los recursos son de instituciones religiosas. 

El jefe de la Iglesia Católica en Australia, George Pell, reveló también que “la gestión no era (el) punto fuerte” de Benedicto XVI. Para él, el sucesor “deberá ser capaz de levantar la moral de la Curia romana, y tal vez reforzar la disciplina”, un pedido que repercutió antes del Cónclave.

El cardenal George Pell dijo que la renuncia de Benedicto XVI establece una “ruptura un poco desestabilizante”. “Los que, por ejemplo, estuvieran en desacuerdo con un futuro papa se verían tentados de lanzar una campaña para empujarlo a renunciar”, dijo.

Urgente. La gran asignatura pendiente de la iglesia a pesar del “giro radical” de Benedicto XVI es la lucha contra la pederastia. Los abusos cometidos por sacerdotes son todavía uno de los grandes temas pendientes de la Iglesia Católica, que empañan no sólo su imagen en el mundo sino también la relación con sus propios fieles. “En los últimos años del papado de Juan Pablo II hubo titubeos. Se pensaba que era mejor ayudar a estos sacerdotes, no dar publicidad a los asuntos” recordó, en una entrevista con AFP, el sacerdote español Antonio Pelayo, colaborador de la publicación Vaticaninsider, quien además valoró la “tolerancia cero” que aplicó el antecesor de Francisco.

En los días previos al cónclave para elegir nuevo papa, las asociaciones piden de nuevo justicia y reclaman sanciones para los cardenales sospechosos de encubrimiento de casos de pederastia. Hay varios nombres en el punto de mira y los esfuerzos de Benedicto XVI al parecer no fueron suficientes para recuperar el prestigio de la Iglesia.

Los temas que agitan al Vaticano

Finanzas

La banca vaticana maneja bie-nes por un valor de 7.000 millones de euros, en 33 mil cuentas. En muchos casos se han manejado como paraíso fiscal.

Pluralidad

Según el análisis de El País, los cambios van desde la inclusión mayor de las mujeres en una Iglesia demasiado masculina, donde cuenta mayormente la gerontocracia, hasta la discusión del celibato como un posible requisito optativo.

Evangelizar

Otro de los retos  tiene que ver con la necesidad de recuperar a los fieles, especialmente en Europa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia