Especiales

Hechos ‘alteños’, aún sin ‘alteños’

Una ciudad donde se escribió la historia de Bolivia

Hangar

Hangar

La Razón (Edición Impresa) / Johnny Fernández / El Alto

00:00 / 06 de marzo de 2015

La historia de la ciudad de El Alto, generalmente se la suele reseñar en los lapsos contemporáneos. Obviamente, no es así. Su trayectoria histórica la remiten a etapas anteriores, porque sus antecedentes están estrechamente vinculados a los de La Paz.

Sin embargo, una etapa, o más bien una década, en la que la historia boliviana se inscribió con mayúscula, por la ocurrencia de hechos trascendentales, tuvo  como escenario el territorio alteño.

La década de los años 20 del siglo XX se destacó inicialmente por el agitado quehacer político: el declive de la hegemonía Liberal y la auspiciosa asunción al poder de los republicanos.   

Simultáneamente a esos ajetreos políticos ocurrieron otros que cambiaron la historia del país. En los primeros meses de 1920 se suscitó un acontecimiento que impactó Bolivia: el exitoso despegue del avión triplano curtiss-wasp en el aeródromo de El Alto; pavoneando inclusive esa su hazaña éste surcó los cielos de La Paz, cuya población observó atónita el hecho. Ese vuelo ocurrido el 17 de abril de 1920 inauguró  la era aeronáutica de Bolivia, fecha que se constituyó posteriormente en emblemática. El avión de ese histórico vuelo fue pilotado por el capitán estadounidense Donald Hudson y el ingeniero riberalteño Germán Alberdi (1). 

Más de dos años después, y ante el apogeo de la práctica aérea, el Gobierno de Bautista Saavedra inauguró la Escuela Militar y Civil de Aviación de El Alto, con el propósito de promocionar y proyectar la aviación boliviana.

La población boliviana, a mediados de esa década, se aprestó a celebrar los primeros 100 años de la fundación de la República. Varias fueron las instituciones que se adhirieron a la magna fecha, en conmemoraciones que dejarían huella. El territorio alteño no quedó aislado sino que fue preferido para los actos considerados significativos.

El Obispado de La Paz, como una muestra de su homenaje a la augusta ocasión, inauguró el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, en la Ceja, el 12 de agosto de 1925. (2).

Y como prolegómeno a la centenaria celebración es menester destacar la primera travesía o raid aéreo “directo” desde Buenos Aires hasta el aeródromo de El Alto. El piloto argentino Juan José Etcheberry, responsable de esa aventura, recorrió 2.800 kilómetros en 19 horas, obviamente con escalas. El raid se inició el 9 y concluyó el 13 de agosto de ese año.

La colonia alemana con sede en La Paz, identificada con el sentimiento boliviano de incorporarse a modernidad aérea, obsequió un aeroplano Junkers al país. En el acto de bendición el obispo de La Paz, monseñor Augusto Seiffert, bautizó a la nave con el nombre de El Oriente, por la comunicación que generaría con el otro lado del país, el hecho ocurrió el 16 de agosto de 1925. (3). 

Sin embargo, el acontecimiento más relevante de la década fue la conmemoración del primer Centenario de Fundación de la República de Bolivia en 1925, cuyo principal acto, la gran parada y desfile militar del centenario, se desarrollo en la planicie alteña. El periódico La República, refiriéndose al hecho, calificó: “No era una simple exhibición, sino una prueba en la que se ponía de relieve la resistencia, la disciplina y la moralidad de las tropas”. También se destacó la presencia del Colegio Militar de Chorrilos, Perú. (4) 

Los militares bolivianos de las tres armas hicieron demostraciones de su fortaleza, su equipamiento y de su preparación táctica y física, frente a las dos enormes graderías construidas con ese motivo, y cuyas estructuras se colmaron de público el 17 de agosto de 1925.

Pasados estos actos que cobraron júbilo popular debe anotarse un hecho luctuoso: el fusilamiento de Alfredo Jáuregui en 1927, presunto autor de la muerte del expresidente José Manuel Pando. Para su consumación, efectivos militares y una apreciable cantidad de gente se concentraron en inmediaciones de la Ceja y del aeródromo para observar la ejecución del acusado, quien permaneció más de diez años recluido. Las escenas de ese desenlace fueron registradas por los pioneros del cine boliviano: Luis Castillo Gonzales y Arthur Posnansky. Filmes que pueden ser considerados como las primeras cintas alteñas.

A la conclusión del primer semestre y último de la década, específicamente el 25 de junio de 1930, ocurrió un hecho político-militar; efectivos del Regimiento Bolívar se apostaron en El Alto de La Paz para consumar el golpe de Estado al gobierno de Hernando Siles Reyes y la asunción de una junta militar, que luego nominaría al general Carlos Blanco Galindo presidente del país (5). 

Retomando el protagonismo del espacio geográfico alteño, también en esa época cobraron impulso las actividades ferroviarias, además de las aéreas; sin embargo, las terrestres se dejarían esperar.

La Ceja empezó a constituirse en el epicentro de esta dinámica social y económica, consecuencia de ello se aceleraron las construcciones de precarias viviendas con asentamientos humanos aislados, que denotaban una tímida configuración “urbana”, por lo que no fue accidental que varios alteños participaran en calidad de soldados en la Guerra del Chaco.

Concretamente, los históricos y memorables hechos ocurridos en la década de los 20 y en esta región del país formaron parte también de la historia de El Alto, aunque en estas circunstancias, sin “alteños”.

(1) “Alas de Bolivia”. Villa de la Tapia, Amalia. Tomo 1. Editorial Aeronáutica. La Paz. 1974

(2)  “Historia en imágenes: Ciudad de El Alto”. Fernández Rojas, Johnny. Ediciones Quishuaras, 2002, La Paz.

(3) “Bolivia de ayer”. Las fiestas del Centenario de la República en 1925”. Dick O., Gastón. Volumen 10. La Paz.   Hisbol SRL 2000

(4) Ibid

(5) “Historia del Ejército de Bolivia 1825-1932”.  Díaz Arguedas. Julio. Editorial Don Bosco La Paz. 1971.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia