Especiales

Imcruz, en busca de una organización verdaderamente humana

La empresa automotriz impulsa un proceso de entrenamiento constante para sus colaboradores a través de diferentes herramientas, de esa manera no solo logra los objetivos de la compañía, sino que hace que cada hombre y mujer que la integra se sienta valorado y respetado como persona.

La Razón (Edición Impresa) / Imcruz / La Paz

00:00 / 20 de septiembre de 2014

Desde nuestros orígenes como empresa, junto con buscar la más alta calidad en la entrega de nuestros productos y servicios, Imcruz ha querido formar una organización verdaderamente humana, donde cada hombre y mujer que la integra se sienta valorado y respetado como persona.

De la misma manera, nuestro objetivo es que todos nuestros colaboradores disfruten del rol que tienen día a día, que se sientan orgullosos de la empresa a la que pertenecen y de los resultados que alcanzan a diario porque esto permite mantenernos como los líderes en el sector.

En Imcruz nos esforzamos constantemente por el proceso de mejora continua. Es por esto que entrenamos a nuestros colaboradores no solo en aspectos técnicos, sino en habilidades que refuercen la comunicación e interacción con nuestros clientes.

Las exigencias y la competitividad del mercado generan la necesidad de contar con profesionales preparados y capacitados. Por esto es que impulsamos a un proceso de entrenamiento constante a través de diferentes herramientas como mentoring, coaching y entrenamiento formal con una red de especialistas.

Como la empresa automotriz más grande del país, nos preocupamos no solo por identificar los mejores instructores y métodos de aprendizaje, sino también por incentivar el aprendizaje proactivo y continuo de todos nuestros colaboradores. Valoramos la transferencia de conocimiento interno y reforzamos las iniciativas por área.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia