Especiales

La Ley seca fue cumplida solo hasta la tarde

La norma fue acatada principalmente por los bailarines en la entrada

Jóvenes consumen cerveza en las graderías.

Jóvenes consumen cerveza en las graderías. Foto: Wara Vargas

La Razón (Edición Impresa) / Juan Mejía / ORURO

00:58 / 15 de febrero de 2015

La Ley seca, dispuesta por el Gobierno Autónomo Municipal de Oruro a través de la Ley 017, con el objetivo de realzar los valores culturales del Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, tuvo su vigencia hasta las 16.00, para luego ingresar paulatinamente a la venta y consumo de bebidas alcohólicas, en especial entre el público espectador.

La Razón, en un recorrido por toda la ruta del Carnaval, constató que grupos de jóvenes se dedicaron a beber cerveza en lata, ron mezclado con Coca-Cola, whisky en pequeñas botellas y otro tipo de bebidas. Además, la venta de alcohol también empezó a la vista de la Policía y efectivos militares, que prefirieron no ejercer autoridad para evitar el desorden que ya se veía venir.

Sin embargo, lo rescatable de la jornada fue la disciplina que mostraron los danzarines que peregrinaron sobrios hasta el Santuario del Socavón, aunque hubo algunas particularidades de músicos, en especial, que de rato en rato se tomaban un trago de cerveza en lata.

DISTORSIÓN. Hasta el mediodía, el comandante departamental de Policía, coronel René Martín Rojas, se mostraba optimista, ya que hasta esa hora ni los danzarines ni el público mostraron interés en beber alcohol. “Es bueno ver cómo la gente se divierte sanamente, vamos a hacer que se mantenga esa disciplina hasta el final de la entrada”, aseguró.

El excomandante de las Fuerzas Armadas, almirante Armando Pacheco, que bailó en el conjunto Waca Waca San Agustín de Derecho de la Universidad Técnica de Oruro, destacó la norma en la que se evitó el consumo de alcohol. “Fue una decisión acertada, ya que es una fiesta de fe y devoción, y es contradictorio que se mezcle con el alcohol, no compagina, ojalá mejore en los próximos carnavales”, expreso a La Razón.

El alcalde de Oruro, Juan José Ramírez, en declaraciones a este medio en el sector de la 6 de Agosto, reconoció que la fiesta empezaba a distorsionarse a causa del consumo de alcohol entre el público en horas de la tarde.

“Vamos a tomar contacto con la autoridad policial para que envíe más efectivos y se realice un mejor control; hasta este momento (18.20) aún existe orden y quisiéramos que termine de la mejor manera esta entrada y no se empañe por el alcohol”, aseveró la autoridad.

En tanto, el comercio estuvo alejado de las calles por donde pasó la entrada y la gente tuvo el buen tino de respetar los portones colocados a una cuadra de la ruta, por lo que no se observó desorden en las bocacalles.

ATENCIONES. La Cruz Roja, por su parte, atendió a la gente con problemas estomacales, mal de altura, cortes por los alambres utilizados en las graderías, torceduras. También se reportó la internación en una clínica de una persona que se golpeó la cabeza en uno de los fierros de las graderías.

En horas de la noche, el consumo de bebidas alcohólicas fue masivo y sin control policial ni de la Alcaldía. La mayoría de la gente bebía en las graderías ubicadas en el trayecto de la entrada.

Usan quirquinchos en matracas de morenos

Erick Ortega - Una mayoría de las matracas de los bailarines de la Morenada Central Oruro fueron hechas de cuerpos de quirquinchos, según pudo verificar La Razón.

“Miren a ver, tan lindo nos quieren quitar”, dijo un bailarín moreno antes de ponerse su máscara en la plaza Unión de la ciudad de Oruro. Mostró a este medio el instrumento que llevaba como fecha de fabricación “14 de enero de 2014”.

El bailarín, que no quiso identificarse, explicó que la matraca le costó Bs 200.  Las mujeres también llevaron matracas hechas con quirquinchos. Ellas usaron animales tiernos para fabricar este instrumento.

La Ley 1333 del 27 de abril de 1992, en su artículo 111 determina que cualquier persona que comercialice algún animal, o sus derivados, que esté en peligro de extinción puede tener una condena de hasta dos años. El quirquincho se encuentra entre estas especies en peligro.

La Alcaldía orureña realizó campañas mediáticas para evitar el uso de animales muertos en la confección de trajes o instrumentos. Sin embargo, en el caso de las matracas de la Morenada Central Oruro aquello quedó en intenciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia