Especiales

Marcha recibe apoyo civil y de sectores sociales

En la movilización estuvieron Ponchos Rojos. Paceños aplaudieron la marcha

Movilización. Militares de bajo rango marchan por la avenida Naciones Unidas para ingresar de El Alto a La Paz.

Movilización. Militares de bajo rango marchan por la avenida Naciones Unidas para ingresar de El Alto a La Paz. EFE.

La Razón (Edición Impresa) / Williams Farfán / La Paz

03:42 / 25 de abril de 2014

Encabezados por un grupo de Ponchos Rojos y una  banda militar, los uniformados de baja graduación de las Fuerzas Armadas (FFAA) protagonizaron ayer, por tercer día consecutivo, una marcha, esta vez desde El Alto hasta La Paz. La protesta recibió el respaldo de grupos sociales y de la ciudadanía.

Según los dirigentes de los militares, al menos 2.000 uniformados participaron de la marcha, protesta que empezó a las 09.30 desde El Alto, tras entonar el Himno Nacional. A ellos se sumaron al menos 300 esposas.

Esta marcha fue reforzada por efectivos de Oruro, Cochabamba y del departamento de La Paz, ya que participaron uniformados de las unidades de Corocoro y Patacamaya. Los militares estaban con uniforme de combate. Para hoy esperan que se replieguen a la sede de gobierno los sargentos y suboficiales de Santa Cruz, Pando y Potosí. Verán la posibilidad de ayudar a sus camaradas de Tarija en el tema de transporte.

Esta medida de presión empezó el 3 de abril, tras la presentación de un anteproyecto de ley por parte de suboficiales y sargentos. En el documento plantean la descolonización de las FFAA y la eliminación de la discriminación. La falta de atención a esta demanda derivó el lunes en protestas con un “plantón” en la Plaza Mayor, la declaratoria de un paro indefinido y el inicio de una huelga de hambre de sus esposas. El mismo día empezaron a darse las bajas a efectivos movilizados. 

Respaldo. La concentración empezó a las 08.30 en el Multifuncional de El Alto. Los militares, algunos acompañados de sus esposas, iniciaron el recorrido a las 09.30, encabezados por al menos 20 Ponchos Rojos y acompañados por una banda militar.  

Descendieron de El Alto por la avenida Naciones Unidas, cantando la marcha La Patria. Luego, siguieron por La Portada, la avenida Kollasuyo y el Cementerio General, donde entonaron el himno Salve oh patria y empezaron a recibir el cariño de los gremialistas y de la ciudadanía que les abría paso.

Después continuaron por la plaza Garita de Lima, las avenidas Tumusla, Pando y Montes hasta llegar a la avenida Mariscal Santa Cruz. En cada uno de estos lugares hubo una pausa de al menos cinco minutos, para dar un poco de respiro a las mujeres, ya que cerca del mediodía hizo calor.

Después, tras una breve parada en el Obelisco, aproximadamente a las 12.40, los suboficiales y sargentos decidieron subir la calle Ayacucho para dar una vuelta y rodear la plaza Murillo.

Este acercamiento al kilómetro cero provocó que haya un gran resguardo policial, fuertemente equipado, en las cuatro esquinas de la plaza Murillo. Incluso en ese sector se encontraba el carro antidisturbios Neptuno.  La marcha concluyó cerca de las 13.30 en la Plaza Mayor. Allí la ciudadanía recibió a los militares de baja graduación con aplausos.

Esta movilización poco usual fue respaldada por la población paceña, ya que les aplaudía y les daba palabras de aliento. El cariño y respeto fue más notorio en el Cementerio General, donde la ciudadanía y las comerciantes recibieron a los militares de baja graduación con aplausos. También les lanzaron flores y mixtura, lo que motivó a los uniformados a cantar con más fuerza la marcha La Patria.

Los millares de militares, a medida que iban recorriendo las calles, también recibieron el afecto y aprecio de las comerciantes ambulantes, ya que señoras que vendían refrescos, de forma voluntaria invitaban a los militares su producto, sin importarles la venta.

En el transcurso de la movilización, el apoyo de los Ponchos Rojos fue reafirmado por el representante del sector originario y dirigente de la provincia Omasuyos, Samuel Coarite, que pidió al Gobierno escuchar las demandas de los militares de bajo rango.

Los originarios manifestaron su molestia por las bajas emitidas por las FFAA, ya que dentro de los 715 retiros obligatorios de militares de baja graduación, dos corresponden a la provincia Omasuyos. Por esta situación, Coarite conminó al Gobierno a reincorporar a los expulsados, de lo contrario advirtió con masificar las movilizaciones en La Paz. Una muestra de respaldo también surgió de parte de los universitarios, quienes llevaron agua y golosinas para los militares marchistas.

Erick Magne, uno de los uniformados dados de baja, fue aplaudido por la gente, que le mostró así su apoyo. Incluso en la Plaza Mayor varias personas se le acercaron y le pidieron no rendirse en sus medidas para pedir la eliminación de la discriminación en las FFAA. “Simplemente pedimos hablar con el Presidente del Estado (Evo Morales) para darle parte de la realidad de las FFAA y (decirle) que el proyecto que hemos presentado es la solución para este conflicto, que cese la persecución y que las bajas (de efectivos) queden sin efecto”, les respondió Magne a las personas que le dieron su apoyo.

Las movilizaciones de los efectivos continuaron en parte de la tarde, debido a que después se reunieron para analizar la baja de los 702 suboficiales y sargentos de las FFAA.

Respaldo y pedido de diálogo

Apoyo

Al ingreso de la Plaza Mayor, un grupo de tres tenientes coroneles jubilados se acercaron al suboficial Freddy Colque para expresarle su respaldo para pedir la descolonización de las FFAA.

Diálogo

El Gobierno Municipal de Achacachi anunció que pedirán una reunión con el presidente Evo Morales, para pedirle la reincorporación de los militares de baja graduación que fueron retirados de forma obligatoria de las FFAA, ya que varios de ellos son de esa región.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia