Especiales

La Paz recibirá este año unos Bs 140 millones por explotación de oro

César Cocarico Yana, gobernador de La Paz.

César Cocarico Yana, gobernador de La Paz.

César Cocarico Yana, gobernador de La Paz. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe / La Paz

00:00 / 16 de julio de 2014

El gobernador César Cocarico Yana ve al departamento de La Paz mejor que hace cuatro años, cuando asumió el cargo y anuncia que este 2014 la región recibirá Bs 140 millones por regalías mineras, en particular por la explotación de oro. En este 16 de julio habla también del proyecto de tren bala para unir el norte y el sur del territorio paceño y de la necesidad de hallar una salida que le permita a La Paz beneficiarse de la riqueza hidrocarburífera que posee en sus reservas naturales.

En términos generales, ¿cómo encuentra este 16 de Julio al departamento de La Paz?

— Con mejores perspectivas que hace cuatro años. En 2010 empezamos a trabajar con el hermano Presidente (Evo Morales) en el ingenio azucarero de San Buenaventura, ahora hay más de 200 hectáreas de caña cultivadas, y paralelamente trabajamos con una empresa china en el ingenio. Además, por primera vez en La Paz, se incursiona en la industrialización con el Parque Industrial de Kallutaka que concentrará a empresas públicas y privadas. Estamos trabajando también en la perforación del pozo de Lliquimuni, y si bien es cierto que hay retrasos, en un futuro próximo La Paz se incorporará a los productores de hidrocarburos. Hay que recordar también que en 2013 teníamos 8.000 hectáreas de cultivos de quinua, pero ahora han crecido a 30.000, y si bien no se ve el impacto, los comunarios tienen más ingresos. Estamos hablando de las provincias Aroma, Gualberto Villarroel y Pacajes.

La Gobernación anunció diversas obras para esta fecha, ¿cuál es el mayor regalo para La Paz?

— Nos hemos quedado en el bolsillo con el mejor regalo. Habíamos planificado la entrega de los aeropuertos de Apolo e Ixiamas, pero por las lluvias se postergó y estimo que en septiembre culminaremos (las obras restantes); estos van a ser los mejores regalos del gobierno departamental. Así acercaremos a Ixiamas y Apolo, pueblos del norte, olvidados.

¿A cuánto llega la inversión final en ambos casos?

— Estamos hablando de Bs 81 millones entre los dos proyectos y tenemos un gran avance.

Hay tareas pendientes, una de ellas es la vertebración caminera, ¿qué se proyecta al respecto?

— Construimos más de 100 puentes, entre ellos el más grande de Bolivia, el Túpac Katari, en Playa Verde, en la provincia Pacajes sobre el río Desaguadero, de 306 metros de largo. No trabajamos mucho en caminos asfaltados porque creemos que así sean de tierra, todos tienen que tener caminos y, por ejemplo, se está terminando el tramo Sorata-Mapiri, que es de ripio y que conectará con Apolo. Hoy desde Mapiri hasta Apolo el viaje dura 17 horas, pero cuando lo acabemos se llegará en ocho horas. Iniciamos también el camino Río Abajo-Cochabamba, con un tramo de 13 kilómetros y en 2015 incorporaremos la segunda parte, desde Valencia hasta Torrepampa, solo falta Torrepampa-Inquisivi, todo con el fin de llegar a Cochabamba por Río Abajo.

El Tribunal Supremo Electoral anunció para 2015 la elección de gobernadores y alcaldes, ¿irá a la reelección?

— Yo tengo un mandato que me dio el pueblo por cinco años y que fenece el 30 de mayo de 2015, debo cumplir con esa responsabilidad. Luego ya veremos si hay la posibilidad o no, soy consciente del lugar que ocupo dentro de mi partido político y tengo un líder al que debemos ser leales.

Como cabeza de región, ¿considera necesario ajustar la ley para explorar y en su caso explotar recursos hidrocarburíferos en áreas reservadas?

— Las reservas son importantes, todos somos parte de este planeta y hay que cuidar la Madre Tierra, pero también tenemos la necesidad de explotar nuestros recursos naturales, por eso hay que juntar ambos aspectos. Tuvimos un intercambio de experiencias con empresarios de Brasil, que nos enseñaron que es posible explotar hidrocarburos sin dañar la naturaleza. Esos yacimientos hidrocarburíferos, que están bajo tierra en el norte paceño, justo sobre las reservas naturales, se deben ver, no puede ser que siendo pobres, sigamos sentados sobre la riqueza, hay que verlo, pero con el cuidado a la Madre Tierra.

La Razón constató cómo sale mucho oro de contrabando por Ch’ejepampa, ¿qué hará para que las regalías por la minería aurífera se queden en La Paz?

— En 2013, por primera vez, los mineros auríferos de La Paz pagaron regalías. Hasta ese año nunca lo habían hecho, por ese concepto recaudamos Bs 95 millones y este año tenemos una estimación de llegar a algo así como Bs 140 millones en regalías. Ahora hay conflictos, pero no es solo por el interés de explotar oro, los conflictos entre mineros y comunarios son generados por la contaminación ambiental. Si controláramos ese tema y permitiéramos que los agricultores sigan usando esas aguas, podríamos cuidar mejor el medio ambiente. Este es un gran trabajo que requiere una inversión grande, que va desde enseñar a nuestros mineros a tratar las aguas servidas ya que no se pueden echar esas aguas, contaminadas con mercurio y otros químicos, al río. Hay que ver el tratamiento de forma que esas aguas sean purificadas, para que los agricultores la usen.

Habló sobre el tren bala, ¿qué hay sobre ese proyecto?

— Cuando La Paz planificó su desarrollo en 2013, se analizaron algunas soluciones a diferentes problemas y uno de ellos es la integración de norte con el sur del departamento. Además de los dos aeropuertos (Apolo e Ixiamas) hay que ir más allá, avanzar con el asfalto de Caranavi-Quiquibey para llegar a San Buenaventura e Ixiamas, pero tampoco debemos quedarnos ahí. A futuro debemos integrar el norte con el sur, los caminos son una alternativa, pero también tienen sus dificultades y quizá por eso los países industrializados apuestan por un tren bala y nosotros tenemos que pensar en él para unir el extremo norte con el extremo sur del departamento. Otro sueño que tenemos, esta vez para el centro urbano, entre La Paz y El Alto, cuyo eje troncal está colapsado por el transporte, es la avenida elevada (una especie de autopista aérea), que es factible en países de Asia, con eso solucionaríamos un problema neurálgico. En nuestra planificación hemos comprendido estos dos proyectos, pero nosotros daremos los primeros pasos.

Nombre: César Cocarico Yana.

Lugar y fecha de nacimiento: Escoma (Provincia Camacho, La Paz), el 1 de julio de 1969.

Profesión: Egresó del Instituto Normal Superior de Educación Física (INSEF) como profesor de Educación Física. Posteriormente estudió en la Universidad Mayor de San Andrés obteniendo el título de Licenciado en Derecho, después hizo un posgrado y una maestría en Derecho Constitucional.

Cargo: Gobernador del departamento de La Paz desde 2010, su gestión termina el 30 de mayo del próximo año.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia