Especiales

Pelea por poder causa la muerte de 30 internos de Chonchocorito

Palmasola. Reos de los bloques A y B se enfrentaron con armas blancas y gas licuado

Info tragedia en Palmasola.

Info tragedia en Palmasola.

La Razón / Juan José Cusicanqui, Jorge Soruco / La Paz, Santa Cruz

05:09 / 24 de agosto de 2013

Bolivia registró ayer una jornada trágica. Una pugna por el mando en la sección Chonchocorito del penal cruceño de Palmasola causó la muerte de 30 internos y dejó heridos a otros 52, tras una pelea entre reos de las secciones A y B con armas blancas, seis garrafas de gas y presuntamente con armamento.

Los destrozos en esa sección del penal, causados por la explosión de cerca de tres garrafas de gas licuado y un incendio cerca de las 05.30, dificultaron el rescate de las víctimas, al punto de que la lista oficial de heridos recién fue dada a conocer pasadas las 20.00, mientras los familiares de los presos pasaban un calvario por la falta de información.

La nómina de muertos no fue divulgada por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, debido a que aún debían cruzar información entre el registro de lesionados y los internos que están en Palmasola, aunque sí se confirmó que entre los fallecidos hay un niño de un año y medio. El Gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, declaró dos días de duelo.

La pelea por el control de Chonchocorito, que alberga a cerca de 500 de los 5.200 reclusos del penal, empezó entre las 05.30 y 05.40, según narró un recluso que prefirió no identificarse. Informó que el cabecilla de la Sección B, Pedro Luis Banegas (Sindi), junto a Roberto García Figueredo (Killi), atacó a su similar de la Sección A, Herland Arteaga, quien tenía el poder en el lugar, lo que implica cobrar entre Bs 200 y $us 2.500 a los privados de libertad nuevos para tener un lugar y preservar su integridad física.

Pelea. Romero informó que los internos de la Sección B hicieron dos forados en la malla olímpica que los divide con la Sección A e ingresaron a atacar con armas blancas y las garrafas de gas licuado. Una parte de este último elemento, agregó, fue utilizada para sofocar a sus rivales y obligarlos a salir, mientras que la otra parte fue empleada como lanzallamas, aspecto que originó el incendio, por la existencia de colchones de paja. Además presentó a cinco cabecillas de la pelea: Pedro Luis Banegas, Wálter Gumero Lazo, Vicente Plaza Arteaga, Ricardo Prado Oliva y Luis Alanto Lia Ortiz. Acotó que otros 50 están aislados de la cárcel.

El Ministro de Gobierno señaló que la explosión y el incendio provocaron daños en la infraestructura del sector, lo que afectó principalmente a los reos alojados en el segundo piso, tanto por el gas como por los destrozos en el lugar. El gobernador del penal, coronel Guido Parada, aseveró que “la infraestructura de la Sección A quedó totalmente destruida”.

Parada adelantó a mediodía que entre era difícil identificar a las víctimas mortales porque los “cuerpos están completamente calcinados”. Romero, horas más tarde, afirmó que “hay muchas víctimas (mortales), algunas en cúbito dorsal y otras fueron sorprendidas sentadas atrapadas por las llamas del fuego sin posibilidad de respiración seguramente”.

Los primeros reportes informativos de este suceso empezaron a difundirse a pasadas las 07.00. Un contingente de 700 policías ingresó al penal. El Gobernador de Palmasola informó que la tarea de los efectivos fue controlar el enfrentamiento, sofocar el incendio y auxiliar a los heridos.

A las 07.30 los uniformados tomaron el control del penal y empezaron a evacuar a los heridos, quienes fueron agrupados en el patio, muchos de ellos con el torso descubierto, la mayoría con quemaduras. Algunos lesionados leves fueron atendidos en la posta sanitaria de la cárcel.

Después de esa acción, el ulular de las sirenas fue constante en el lugar, ya que patrullas de la Policía y las ambulancias de diferentes nosocomios arribaron e incluso provocaron un embotellamiento.

Paralelamente, poco a poco llegaron hasta la puerta de ingreso los familiares de los heridos, quienes desesperados, en medio de gritos y llanto, exigían información a los policías sobre el estado de salud de sus seres queridos en el interior del penal. Ésta es la primera y la peor tragedia carcelaria, por su magnitud, en el país.

“No nos han dado nada de información. Yo tengo un hijo, Juan Pablo García, que está en el sector A y no sé cómo se encuentra”, reclamó Beatriz Vargas quien se plantó en el ingreso a la cárcel desde las 09.00.  Como ella más de un millar de personas, entre padres, hermanos e hijos, esperan noticias bajo la torrencial lluvia que azotó el lugar.

Datos. Pese a la insistencia de las personas, ninguna autoridad informó sobre lo que ocurría en el penal.  La situación provocó el llanto de María Justiniano (60 años) que llegó de emergencia de su natal San Ignacio de Velasco al mediodía, tras enterarse de lo ocurrido. “Nadie me quiere decir nada. Yo tengo un hijo en el bloque A, no sé si está vivo, si está en la lista de heridos o si es uno de los muertos”, manifestó la mujer.

Andrés Gutiérrez padre de un interno reclamó por la actitud de la Policía. “Nosotros sólo queremos saber que les ha pasado a nuestros seres queridos, pero nos empujan y no nos dejan ver a los heridos”, indicó.

Pero tras el auxilio de los heridos, los hospitales públicos como el San Juan de Dios y el Japonés colapsaron, por lo que los lesionados tuvieron que ser llevados a nosocomios de la Caja Nacional de Salud y particulares. Los familiares de los reclusos también recorrieron estos centros de salud para buscar a sus seres queridos.

El Ministro de Gobierno informó que se sospecha que en el enfrentamiento entre los reos se utilizó armas de fuego, debido a que se encontró casquillos de municiones en el sector de Chonchocorito. Explicó que algunos de ellos corresponden a las pistolas reglamentarias 9 milímetros de la Policía, por los disparos al aire que se hicieron, pero que les extraña que algunas vainas hayan estado en la zona donde estaban los reclusos.

Víctimas mortales

Fallecidos

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó que entre los 30 fallecidos hay un niño de un año y medio. Agregó que de las víctimas, 29 murieron en el penal y una en un nosocomio.

El Presidente señala que está ‘muy consternado’

ABI

El presidente Evo Morales dijo ayer que está “muy consternado” por la tragedia registrada en el penal de Palmasola, el más hacinado y peligroso de Bolivia en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde una reyerta paralela a un incendio dejó a 30 reos muertos, entre ellos un niño de año y medio, y más de medio centenar de heridos, diez en estado crítico.

El Jefe del Estado, afligido por ese hecho, expresó su condolencia y solidaridad con las víctimas y sus familiares. También anunció que instruirá una investigación profunda por ese trágico suceso carcelario.

“El país está de luto por semejante tragedia”, afirmó Morales en declaraciones a la agencia ABI y después demandó que se establezca el origen y las responsabilidades de ese hecho. El hecho, que mantenía en vilo al país, se desató de madrugada de ayer entre dos grupos de poder conformados por reclusos avezados y expolicías en situación de cárcel.

Según el comandante de la Policía, Alberto Aracena, la madrugada de ayer se produjo un enfrentamiento entre reos del penal de Palmasola supuestamente por una pugna de poder entre reclusos de los bloques A y B del sector Chonchocorito, el de mayor seguridad del reclusorio donde expían penas cerca de 5.000.

De acuerdo con Aracena, uno de los grupos atacó al otro con armas cortantes y de fuego e hizo explosionar dos bombonas o garrafas de gas licuado de petróleo en el pabellón donde dormían sus contrincantes.

La explosión, a cuya consecuencia murieron varios calcinados, desató un incendio en parte del penal. La bola de fuego alcanzó uno de los dormitorios donde dormía un menor, hijo de un interno, que pereció quemado, según confirmó anoche el Ministro de Gobierno.

Atendidos en hospitales

1.       Álvarez Soto Héctor

2.   Parada Zeballos Julio

3.   Castillo Jiménez Richard

4.   Castro Vargas Pablo

5.   Cuéllar Rivera Cristian

6.   Pinaya Coca Raúl

7.   Elhaje  Miranda  Nils

8.   Padiel Farrel Carlos

9.   García S. Joan

10. Gonzales Cavalier Cristian

11. Gutiérrez Siles Huber

12. Justiniano Mendoza José

13.     Magallanes R. Franklin

14.     Mamani  F. Mariano

15.     Meyui  Villagómez Elias

16.     Montaño Montero Mario

17.     Montero Clavel Fernando

18.     Montero Pérez Jesús

19.     Moreno Céspedes Víctor

20.     Negrete Torrico Gerson

21.     Olivera Basilar Roberto

22.     Ortega Menacho Alex D.

23.     Paye Vargas Diego

24.     Romero Peralta Noel

25.     Ruilovar  Ruiz  Luis A.

26.     Luis Cholena Alcides

27.     Saucedo Araos Jorge A.

28.     Saucedo Flores Fabián

29.     Reyes Soto Andrés

30.     Torrico Vanegas Wílder

31.     Vaca Acosta Daniel

32.     Vega Barba Jorge

Dentro de Palmasola

33.     Alba Jiménez Modesto

34.     Arredondo M. Mauricio

35.     Balcázar Suárez Rodrigo

36.     Bufé Pedro

37.     Cardozo Vaca Julio César

38.     Cuéllar Bejarano Héctor

39.    Cuéllar Carvajal Bryan

40.    Fuentes C. Fernando

41.    Guzmán Rivero Luis A.

42.    Justiniano Álvares Luis

43.     Luján Vásquez Herland

44.     Mercado Parindavi Luis

45.     Molina Flores William

46.     Parada Arai Romelio

47.     Ramos Quiroga Luis

48.     Salazar Ávalos Alberto

49.     Salvatierra Z. Fernando

50.     Seoane Valverde David

51.     Téllez Tola Jimmy

52.     Urañavi Yanda Juan

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia