Especiales

Primer festejo sin Estados Unidos en la lucha antidrogas

Triunfo internacional en la defensa del acullico

Logística. Aeronave transferida por la NAS a Bolivia este año.

Logística. Aeronave transferida por la NAS a Bolivia este año. Pedro Laguna.

La Razón / Elisa Medrano / La Paz

00:02 / 06 de agosto de 2013

El festejo patrio de este año es especial para el Gobierno, debido a que en los últimos 40 años es la primera vez que el país celebra su independencia sin la presencia de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, luego de que Bolivia asumiera la decisión de nacionalizar el combate a ese flagelo, no sólo para definir políticas, sino para financiarla.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, explicó que la salida de la cooperación estadounidense fue sistemática, tras la expulsión del Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), ocurrida en septiembre de 2008. Posteriormente, el 23 de mayo de este año, la embajada de ese país en Bolivia comunicó el cierre de su Oficina de Asuntos Antinarcóticos, cuya sigla es NAS. “Prácticamente, la presencia norteamericana está reducida absolutamente a cero a partir de la presente gestión”, afirmó la autoridad.

Según datos del Órgano Ejecutivo, la DEA llegó al país en 1988, pero la NAS lo hizo hace aproximadamente 40 años. El Ejecutivo considera que sin el departamento antinarcóticos estadounidense la lucha antidroga es más efectiva y también la erradicación de coca, ya que durante su gestión no hubo ningún fallecido.

Durante la conmemoración de los 26 años de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), el 24 de julio, el presidente Evo Morales resaltó la diferencia entre la política impulsada por su gobierno y la que fue ejecutada por el país del norte durante su participación en Bolivia.

De acuerdo con el Mandatario, durante la presencia de la DEA en Bolivia, entre 1988 y parte de 2008, se decomisaron al menos 77 toneladas de cocaína, pero luego de su salida, en sólo cinco años se confiscaron cerca de 129 toneladas, o sea, 52 toneladas más.

“Después de 25 años, ¿dónde está coca cero, cocaína cero?”, se cuestionó. Entretanto, el coronel Mario Centellas, director nacional de la FELCN, destacó que la nacionalización de la lucha contra el tráfico de drogas reafirma el objetivo de tener un país libre y soberano.

El retiro del financiamiento antidroga de Estados Unidos fue sistemático. En 2006, cuando comenzó la gestión del mandatario Morales, ese país destinaba $us 92 millones, pero luego ese monto se redujo a $us 5 millones en los últimos años. Dada esa disminución, el Gobierno boliviano presupuestó para este año $us 36 millones, con la perspectiva de que esa cifra llegue a los $us 56 millones, según Romero.

La autoridad gubernamental explicó que son recursos del Tesoro General de la Nación (TGN), que son administrados por la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (UELICN).

Para Romero, si bien Bolivia asumió la decisión de nacionalizar la ofensiva contra el tráfico ilícito de drogas, no debe haber renuencia de Estados Unidos y de otros países para compartir esa responsabilidad.

“Tenemos una serie de compromisos, una agenda bilateral con Brasil, una agenda trilateral con ese país, Perú y Bolivia que está en implementación, una agenda bilateral con Ecuador y, obviamente, tenemos un trabajo conjunto con la Unión Europea (UE) y otros países”, recuerda.

Según Romero, la presencia de Estados Unidos en el país dividió el financiamiento de la lucha antidroga, pues esa nación asumió la parte técnica destinada a interdicción y erradicación, y Europa se dedicó a lo que en su momento se llamó desarrollo alternativo, enfoque que actualmente fue cambiado por el de desarrollo integral.

Sin embargo, por primera vez este año, Europa destinó parte de sus recursos a programas de interdicción, área en la que prevé seguir en la medida en que el Órgano Ejecutivo boliviano lo requiera.

Apoyo. De acuerdo con Romero, luego de que Estados Unidos redujera su ayuda, el déficit se notó en el apoyo técnico y tecnológico. Por ejemplo, bajo su mando estaba la operación y el mantenimiento de 12 aeronaves, que fueron transferidas a Bolivia.

“Si bien algunos países de Europa han participado con iniciativas bilaterales de apoyo tecnológico, como el caso de Alemania o Francia con hornos de incineración, a los que se sumó el Reino Unido, estamos en un proceso de transición donde hay que recomponer el ámbito de cobertura y de participación de otros países, asumiendo la necesidad de fortalecer la parte técnica frente a la salida norteamericana”, enfatizó el ministro.

Pero no sólo hubo un viraje en cuanto al financiamiento contra el tráfico de drogas, sino también en la forma de encarar este flagelo, pues, según Romero, Estados Unidos subordinaba su ayuda a criterios ideológicos y no a un compromiso social.

Precisamente porque existe una responsabilidad compartida, Romero consideró reprochable el repliegue de Estados Unidos porque ello demuestra la subordinación de la lucha contra el narcotráfico a un criterio político ideológico.

Su repliegue, aseguró Romero, reafirma el criterio de que los operativos antidrogas que realizaba la DEA estaban condicionados a decisiones políticas. “Indudablemente que restringe la participación de Estados Unidos en esta acción, pero al mismo tiempo le plantea desafíos al país para generar otras alianzas, un abanico mayor de acuerdos en el contexto externo para garantizar la lucha contra el narcotráfico”, aseveró la autoridad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia