Especiales

Protagonistas de la revuelta en el valle

El 25 de mayo de 1809, en la entonces ciudad de Chuquisaca, hoy Sucre, asiento de la Real Audiencia Alto Tribunal de Justicia y de Administración Política, era una especie de ministerio real que otorgaba providencias en nombre del mismo Rey de España, además sede de la famosa Universidad de San Francisco Xavier por lo que fue el primer centro cultural de América del Sur.

La Razón (Edición Impresa) / Edmundo Arze

00:00 / 14 de septiembre de 2015

El 25 de mayo de 1809, en la entonces ciudad de Chuquisaca, hoy Sucre, asiento de la Real Audiencia Alto Tribunal de Justicia y de Administración Política, era una especie de ministerio real que otorgaba providencias en nombre del mismo Rey de España, además sede de la famosa Universidad de San Francisco Xavier por lo que fue el primer centro cultural de América del Sur.

Entonces los estudiantes y catedráticos realizaban reuniones en las que discutían con vehemencia los principios de la Revolución Francesa y los resultados de la independencia de EEUU.

La fórmula y símbolo de los revolucionarios  —libertad, igualdad y fraternidad— fue considerada ideal para ellos.

Los futuros patriotas sabían de las pretensiones de la princesa Carlota Joaquina de Borbón —esposa del Príncipe Regente del Brasil—, quien por ser hermana del cautivo Rey Fernando VII pedía se la reconozca soberana de las Colonias Españolas en América.

José Manuel de Goyeneche logró convencer con esa  propuesta al Arzobispo y al Presidente de la Audiencia de Charcas, pero los oidores la rechazaron y consiguieron el apoyo de doctores, universitarios y del pueblo. Tocaron campanas a rebato, atacaron el Palacio de la Audiencia, destituyeron y apresaron al Presidente. Los autores del movimiento enviaron comisiones a las principales ciudades de la Audiencia para propagar sus ideas libertarias.

A La Paz llegaron Mariano Michel y Juan Manuel Mercado, a Oruro Manuel Arce, a Potosí y Tupiza Bernardo Monteagudo, a Santa Cruz José Joaquín de Lemoine, a Cochabamba  Juan María Pulido y  José Benito Alzérreca. Además arribaron al valle otros que participaron de la revolución del 25 de mayo de 1809 en Chuquisaca, entre ellos el médico Manuel Corcuera y los abogados Mariano Ferrufino y Francisco Vidal —quienes eran investigados y perseguidos— por mantener reuniones  secretas con los simpatizantes de la causa.

En septiembre de 1810, en Cochabamba ejercía el cargo de Gobernador Intendente, Joseph Gonzales de Prada, su esposa era Nicolasa Marrón y Lombera; el comandante de la Guarnición Militar era el coronel Gerónimo Marrón y Lombera, su esposa fue Manuela Gonzales de Quiroga (suegros del Gobernador).

El teniente coronel Francisco del Rivero desempeñaba el cargo de comandante del Tercer Escuadrón del Regimiento de Milicias de Voluntarios de Caballería que tenía por subalternos al alférez Melchor Guzmán, a los tenientes Esteban Arze y Bartolomé Guzmán y al oficial José Manuel Chinchilla.

La Junta de Buenos Aires resolvió defender y desprender al Alto Perú de la Administración del virrey de Lima, Abascal de Sousa, envió  en julio de 1810 al ejército auxiliar que marchaba hacia el norte, entretanto, el presidente de la Audiencia de Charcas, Vicente Nieto, fiel al Virrey de Lima ordenó organizar un ejército para enfrentar el ejército argentino que venía de Buenos Aires al mando de Juan José Castelli, Eustaquio Díaz Vélez y Antonio González Balcarce para derrotarlos y controlar o reconquistar Buenos Aires. También ordenó al Cabildo de Oruro alistar una compañía de las fuerzas de Cochabamba con el pretexto de aplacar la rebelión  indígena en Toledo dirigida por el cacique Titichoka, pero en realidad la orden era marchar a Potosí  para engrosar el ejército real al mando del coronel Francisco Basagoitia.

La noche del 6 de septiembre de 1810 el escuadrón cochabambino desertó al mando de Esteban Arze y Melchor Guzmán no quedó ni un solo oficial ni soldado.

El comandante Rivero, alojado fuera del cuartel, se limitó  a dar parte al cabildo de ese extraño acontecimiento. Una comisión investigadora constató la fuga colectiva y examinó el forado abierto en uno de los muros del cuartel Fortaleza (actual Mercado Campero). El cabildo vacilante entre Buenos Aires y Lima le concedió permiso sin objeción a Francisco del Rivero, quien apresurado partió la medianoche del 11 de septiembre para ponerse a la cabeza de la revolución cochabambina. Sabía bien que le esperaba.

Al mediar septiembre, con los primeros brotes de la primavera, por instrucciones de Arze llegaron hasta Tarata. Desde allí se comunicaron con varios comprometidos con la causa, entre ellas mujeres, María Zambrana Viuda de Caro y las hermanas Lucía y Juana Ascui, quienes se ocuparon de informar y abrir sus casas para las reuniones. La mañana del 14 de septiembre de 1810, seis años después de que los pueblos de la capital y sus provincias habían soportado hambruna y epidemias, invadieron la ciudad.

Todos los alzados, en fulminante acción de armas, tomaron  el cuartel. Francisco del Rivero, Melchor Guzmán, Bartolomé Guzmán,  Justo Guzmán, Manuel Guzmán, José Manuel Chinchilla (el mayor) atropellaron a la guardia a galope violento y se introdujeron en el cuartel proclamando la revolución al grito de “Viva la Patria” “Mueran los chapetones”. Momentos después  también llegó el teniente Esteban Arze. Con sombrero de ala ancha, envuelto en poncho color tierra, botas altas tipo granaderas sable en mano y montado en su caballo ingresó al mando de 1.000 hombres traídos desde el valle de Cliza. Había comenzado la gesta, parte de la cruenta guerra de los 15 años que habrían de librar día y noche, sin descanso.

Así, ese septiembre conformaron una junta de guerra revolucionaria adhiriéndose a la junta gubernativa de Buenos Aires, también se conformó un Cabildo Revolucionario para conseguir el propósito trazado: un gobierno autónomo suplantando al dominio español. Así, los criollos e indomestizos cochabambinos fueron más integrales y más certeros en su concepción del movimiento revolucionario independentista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia