Especiales

Teleférico urbano más moderno de Doppelmayr entra en servicio

Avance. El transporte entre La Paz y El Alto da un salto con la operación de la Línea Roja

Expectativa. Fila de usuarios deseosos de experimentar su primer viaje por cable durante la fase de preoperación comercial del ramal rojo del teleférico.

Expectativa. Fila de usuarios deseosos de experimentar su primer viaje por cable durante la fase de preoperación comercial del ramal rojo del teleférico. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Guadalupe Tapia / La Paz

04:57 / 30 de mayo de 2014

Las ciudades de La Paz y El Alto, entre las que a diario se desplazan 440.000 personas, estrenan hoy, con el inicio de la operación comercial de la Línea Roja de Mi Teleférico, el modelo más moderno de teleféricos urbanos de la empresa Doppelmayr.

Se calcula que este sistema de transporte en sus tres líneas absorberá 84.000 de los viajes que se realizan diariamente entre las urbes vecinas, lo que representa el 20% de la demanda.

El usuario de la Línea Roja ahorrará a diario entre 30 y 40 minutos perdidos dentro de uno de los 22.000 minibuses que hacen el servicio entre ambas ciudades. Los viajeros tendrán a disposición un modelo más avanzado que el que la firma austriaca instaló para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, destacó el gerente ejecutivo de la empresa estatal Mi Teleférico, César Dockweiler.

El modelo boliviano tiene dos motores eléctricos por cada línea; el de Londres, uno. Además, cada una de las torres tiene sensores que pueden ayudar a detectar algún deslizamiento o desperfecto del cable que sostiene las cabinas. 

“Cada torre también cuenta con sus cajas de herramientas propias para el mantenimiento que están en la misma estructura. El técnico ya no necesita correr con sus herramientas para el mantenimiento”, apuntó.

Desde que el Gobierno nacional firmó el contrato por $us 234,6 millones para la construcción, instalación y puesta en funcionamiento de una red que consta de tres líneas —Roja, Amarilla y Verde— el 10 de septiembre de 2012, han pasado un año y ocho meses.

“Es un sistema totalmente diferente, por eso hoy se marcará un hito de la historia del transporte”, destacó Dockweiler. Las 109 cabinas se desplazan a una velocidad de cinco metros por segundo y la frecuencia de partida desde la estación de salida es de una cada 12 seguntos. Es decir que puede movilizar 100 personas cada 2 segundos.

El viaje entre las estaciones 16 de Julio (El Alto) y Cementerio (La Paz) tomará 5,16 minutos, y de allí a la Estación Central, 5,65 minutos; 10,81 en total. El acortamiento de la duración del viaje de ida y retorno permitirá a los usuarios disponer de más tiempo para dedicarlo a su familia, estudios, trabajo y reducirá el estrés.

En el primer caso el pasajero ganará dos horas y media a la semana; en el segundo, poco más de tres. De hecho, Mi Teleférico se identifica con el lema “Por encima de los problemas”, es decir que el sistema permitirá pasar, literalmente, por encima de los monumentales congestionamientos, de los bloqueos y movilizaciones sociales.

La Línea Roja tiene tres estaciones: 16 de Julio, Cementerio y Estación Central (ver infografía en páginas centrales). El transporte por cable es la segunda iniciativa que se pone en marcha este año para transformar el servicio. El primero fue el LaPazBus Laderas, que opera desde marzo con los buses municipales PumaKatari. Este tramo tiene 2.393.26 metros de largo (2,3 kilómetros). Cada una de sus 109 cabinas tiene capacidad para trasladar diez pasajeros sentados.

Como los viajes se realizan por encima de la ciudad, el teleférico es considerado un sistema de transporte aéreo, el que pondrá en marcha por primera vez el uso de intercambiadores modales, los cuales servirán para que los usuarios lleguen a sus destinos finales usando el sistema de transporte terrestre tradicional. 

El nuevo servicio cuenta con personal que fue capacitado para garantizar a los pasajeros calidad en el trato desde el ingreso.Garantiza la comodidad del viajero, ya que todos los usuarios viajarán sentados, ofrece tarifas diferenciadas para adultos mayores, menores de edad y personas con discapacidad.

La seguridad de la infraestructura y de los viajeros también está garantizada, pues se descartan choques, colisiones o vuelcos por imprudencia o impericia del conductor como ocurre en la autopista La Paz-El Alto actualmente.  La tasa de siniestralidad de los teleféricos en el mundo es de 0%, destacó el gerente ejecutivo de la firma estatal.

La Línea Roja recibió una certificación europea que garantiza el buen funcionamiento del sistema electromecánico, el cual fue otorgado luego de una revisión “pieza por pieza”.  La seguridad también implica que si se produce un apagón, las cabinas continuarán operando con motores a diésel.

En las estaciones hay cámaras que garantizan la seguridad ciudadana. Además, para resguardar los bienes y la higiene dentro de las cabinas y las paradas, se creó la Unidad de Seguridad del Teleférico, que comenzará a operar con 31 agentes de la Policía.

Mi Teleférico comenzó a trabajar con 140 funcionarios, entre administrativos, operadores y técnicos de mantenimiento, 80 corresponden al ramal rojo. El pago de la planilla no representará más del 6% de los ingresos que se prevé recibir por el servicio, indicó Dockweiler.

Sobre la forma de pago, se aplicará un sistema moderno, inexistente hasta ahora en el país, a través de tarjetas magnéticas que se recargarán en cajeros, aunque también se podrán pagar por tickets de Un Solo Viaje (USV). 

El servicio es inclusivo, pues la estructura de las terminales fue adecuada para la circulación de personas no videntes y con discapacidad motora que usan silla de ruedas. Se calcula que se beneficien 17.064.  Las estaciones y cabinas tendrán wifi (internet inalámbrico). Las operaciones cuentan con servicio médico en las paradas inicial y final.

Ahorro. El teleférico funciona con energía eléctrica y el transporte tradicional con carburantes que son subvencionados por el Estado.  La energía usada por una cabina que se desplaza entre la estación 16 de Julio (El Alto) y la Estación Central (La Paz) por vuelta equivale a Bs 1,76, mientras un minibús que parte de la Ceja y se dirige a la Pérez Velasco gasta el equivalente a Bs 19,44, es decir, es 91% más barato.

Los 102.000 pasajeros diarios que movilizará este ramal entre las 05.00 y las 23.00 permitirá el ahorro anual de $us 7 millones de subvención de diésel, según cálculos del Gobierno.

“El nuevo sistema trae la dignificación de la vida diaria de sus usuarios, mayormente pertenecientes a los grupos sociales de menores ingresos, al disponer —por primera vez— de un modo de transporte, limpio, seguro, confiable y económico”, sostuvo el gerente ejecutivo de Mi Teleférico.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia