Especiales

‘Hay complacencia para que pasen camiones’

Fernando Núñez habla del contrabando que ingresa por Bolivia al territorio peruano. El Intendente de la Aduana en Puno considera que los controles en ambas fronteras se deben mejorar para evitar el delito

AUTORIDAD. Núñez es Intendente de la Aduana en el departamento de Puno, Perú.

AUTORIDAD. Núñez es Intendente de la Aduana en el departamento de Puno, Perú. Foto: Nicolas Quinteros

La Razón / Jorge Quispe

22:34 / 18 de diciembre de 2011

— ¿Cómo entra el contrabando a Perú? 

— Los camiones del contrabando pasan la frontera y regresan con bastante naturalidad y complacencia de las autoridades del otro lado (Bolivia).  Entonces, nunca les pasa nada, todos sabemos que el contrabando que viene a Perú se carga en Bolivia. En las cercanías de las poblaciones de Ninantaya, Tilali (ambas en Perú y al norte de La Paz); ahí cargan la mercancía. Hay todo un tránsito hasta Ninantaya y Tilali, porque esa mercancía procede  de las zonas francas de Iquique (Chile), transita 600 kilómetros por todo el territorio boliviano y llega a nuestra frontera.

— ¿Este contrabando boliviano es el que trae GLP, aceite, soya, azúcar y otros?

— Es mercancía que tiene las mayores prohibiciones en Perú. Hablamos de ropa usada, telas, CD y otros. Aún hay contrabando de balones de gas, pero eso es más en la fronteras, donde los pobladores compran su balón de gas en el lado boliviano porque les sale más barato. 

— ¿Qué hacen para combatir el contrabando?

— El 25 de noviembre hemos empezado el control en la carretera Moho-Juliaca; los camiones que están por Moho o por cercanías de esa localidad no pueden entrar a Juliaca. Estamos ahí con la Policía, la Fiscalía y vamos a convocar al Ejército para hacer el control al menos durante este mes que es muy sensible para el comercio.

— ¿Cómo se puede evitar esto?

— Hay que trabajar en la coordinación con las autoridades bolivianas, porque si no se daría este comercio en las fronteras no tendríamos el contrabando. En Ninantaya y Tilali se han instalado pequeños ‘desaguaderos’ donde se vende  la mercancía peruana.

— ¿Y los controles?

— Uno de mis últimos informes habla de una persecución que hicimos a seis camiones, pero ellos al final se  refugiaron en el lado boliviano. En Bolivia se refugian algunos contrabandistas. Nosotros queremos entrar, pero ya no podemos, porque somos autoridades, y se haría todo un escándalo con Cancillería.

Habría que hacer un convenio, ¿qué tal si hay un terrorista internacional y lo queremos perseguir, éste llega a la frontera y se salva? Si hay  flagrancia de delito, tendría que haber un desprendimiento.  

— ¿Qué esperan de las autoridades bolivianas? 

— Que también nos apoyen en esta lucha, porque el contrabando también genera pérdidas al Gobierno boliviano. Nos están engañando a los dos países y lo que esperamos es que haya un compromiso de Bolivia para combatir este ingreso y salida ilegal de mercancías. A veces, parece que las exportaciones legales tuvieran más dificultades que el contrabando.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia