Especiales

A un año del golpe de timón y una demanda que se hace esperar

Mal que bien, el 23 de marzo de 2011 marcó un profundo golpe de timón boliviano en las relaciones entre Bolivia y Chile en el tema del mar. Pese a que se pueda avanzar en algunos temas específicos, la negociación ahora tiene el signo y la desconfianza propias del litigio.

Presidente. Evo Morales Ayma en el acto de homenaje al Día del Mar.

Presidente. Evo Morales Ayma en el acto de homenaje al Día del Mar.

La Razón / Iván Bustillos / La Paz

00:50 / 23 de marzo de 2012

El anuncio hecho por el presidente Evo Morales de acudir a tribunales internacionales para resolver el enclaustramiento marítimo, en el mismo día tuvo una respuesta de parte del presidente de Chile, Sebastián Piñera: el diálogo en el tema y la preparación de una demanda contra Chile no son compatibles, o se hace una cosa o la otra, no ambas a la vez.

Para el país, en cambio, ambas líneas son perfectamente compatibles: negociar todo lo que se pueda, incluso el tema marítimo, y el derecho que le asiste al país de preparar una demanda. “Los mismos mecanismos de arbitraje internacional no descartan el diálogo, es más, ellos incentivan, recomiendan hasta el último segundo el diálogo. Ellos dan oportunidad para que se pueda resolver bilateralmente”, afirmaba el canciller David Choquehuanca días después del 23 de marzo de 2011 respecto a la posición de Bolivia de apostar al diálogo junto a la demanda jurídica internacional.

Mientras Chile se cerraba en que es lo uno o lo otro, el exmandatario Carlos Mesa recordaba también en esos días que el país vecino actúa con una cierta doble moral: mientras con Perú, al mismo tiempo de mantener un litigio por aguas territoriales, mantiene un diálogo permanente; con Bolivia se endurece en el extremo del diálogo o demanda.

Demanda. Si hay algo que distingue a los procesos judiciales es su hermetismo. A un año del anuncio de preparar la demanda contra Chile, el canciller David Choquehuanca (ver la entrevista en las páginas centrales), aún sostiene que acaso sean años los que deban esperarse para tener lista la demanda internacional.  

Y literalmente esperar porque, como buenos litigantes, ahora se trata de argumentos jurídicos, los cuales “no se pueden revelar” de buenas a primeras, que es la casi consigna de la Dirección de Reivindicación Marítima, Diremar, cuando se acude a la misma en busca de mayores detalles.

Y se entiende. En todo caso, la demanda tiene pautas generales. En el marco de los argumentos jurídicos e históricos, el punto indeludible son los tratados que se firmaron con Chile aún desde antes de la Guerra del Pacífico, pero especialmente, como coinciden varios historiadores y diplomáticos, el nudo de cualquier debate jurídico con Chile será el Tratado de Paz y Amistad de 1904; la posibilidad de denunciarlo o de declarar su incumplimiento.

Pero también están, lo que el historiador Fernando Cajías llama las “razones históricas” del conflicto: el enclaustramiento producto de una guerra, la imposición del vencedor al vencido de un Tratado, entre otras.

Dichos de algunos actores

Bolivia

Canciller David Choquehuanca: “La soberanía no es una aspiración, es un derecho” “Los bolivianos no podemos esperar otros 100 años”.

Chile

Canciller Alfredo Moreno: Llevar el litigio a Tribunales augura un mal resultado”.

Lagos

Expresidente de Chile Ricardo Lagos: “Ofrezco relaciones diplomáticas aquí y ahora”

Mesa

Exmandatario Carlos Mesa: “Con Chile hay paz, pero no amistad”.

El nuevo escenario: de la relación bilateral a la multilateral

Con el anuncio de preparar una demanda (que en últimas es enjuiciar al país vecino), uno de los mayores giros que dio el país con el anuncio de la demanda internacional fue el hecho de multilateralizar el tema del mar, sin dejar de conservar, claro, cualquier acercamiento bilateral. No se trata sólo del hecho de llevar el caso ante un tercero internacional, ante un juez o tribunal; sino de poner el caso ante la opinión pública internacional.

Este es el gran avance, precisamente, dice el expresidente Carlos Mesa: “Cada vez que entra la multilateralidad en escena, Chile cambia sus velocidades; cuando está en la bilateralidad, Chile da largas; pero cuando sale la multilateralidad, Chile sale a nivel global para contrarrestar un tema de imagen; porque la multilateralidad pone en evidencia que hay un tema pendiente con Bolivia, que no hay la posibilidad de integración en Sudamérica si es que no se resuelve el problema marítimo de Bolivia”.

En la Asamblea General de la OEA en San Salvador (2011), el canciller David Choquehuanca exigió a Chile iniciar de inmediato una negociación bilateral “concreta, factible y útil”. Su par chileno, Alfredo Moreno, respondió que la propuesta boliviana no era factible de atender porque implicaba la soberanía chilena.

Recuento de un golpe de timón

El anuncio

El 23 de marzo de 2011, en el acto central de homenaje al Día del Mar, en La Paz, el mandatario Evo Morales anuncia que Bolivia decidió acudir a tribunales internacionales para resolver el tema marítimo.

La respuesta

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, desde Santiago, señala que lamenta la decisión boliviana y que el diálogo   es incompatible con la intención de Bolivia de presentar una demanda.

Una ‘trampa’

El Jefe del Estado afirma que en cinco años de negociación con Chile sólo se perdió el tiempo, que no hay resultados cuando se habla de soberanía; que al parecer él cayó en una “trampa” chilena.

Engaño

El expresidente del Senado chileno, Jorge Pizarro, afirma que Evo Morales desde el principio de las conversaciones con Chile sabía que no habría soberanía; así que Chile no le engañó.

Apoyo

Indígenas y la Confederación de Trabajadores de la Educación y de la Central Autónoma de Trabajadores de Chile firman la declaración “Mar para Bolivia”, respaldan una salida soberana al Pacífico.

Ignorancia

En un acto en Charaña, Evo considera un acto de ignorancia no hablar de soberanía en el tema del mar; responde así a Piñera, quien dijo que la demanda boliviana era imposible de atender.

Lauca y Silala

El tema de los ríos Silala y Lauca serán incluidos en la demanda internacional que se prepara.  En el caso del Silala existe un preacuerdo, el cual fue rechazado por los cívicos potosinos.

Diremar

El 5 de abril de 2011 se crea la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima, Diremar, presidida por el exministro de Defensa, Rubén Saavedra. Hoy la encabeza el abogado Juan Lanchipa.

Chile

Una encuesta realizada por el periódico El Mercurio en Santiago de Chile, en abril de 2011, revela que el 64,2% está de acuerdo con una salida al mar para Bolivia, aunque sin soberanía.

Tono

En mayo de 2011, el ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, dijo que las FFAA de su país están en su capacidad plena para resguardar “la soberanía y la integridad territorial” chilenas.

Bolivia constitucionalizó su retorno soberano al mar

Puesta en perspectiva, la demanda contra Chile de alguna manera se veía venir desde la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado. En la nueva Carta Magna el retorno soberano al mar  fue constitucionalizado.

En el artículo 267 se señala que “el Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo”. Y, según la Novena Disposición Transitoria de la CPE, se destaca que “en el plazo de cuatro años desde la elección del nuevo Órgano Ejecutivo, éste denunciará  y, en su caso, renegociará los tratados internacionales que sean contrarios a la Constitución”. Ese nuevo Órgano Ejecutivo es el gobierno del presidente Morales electo en diciembre de 2009.

El Tratado de Paz y Amistad de 1904 contradice a la Constitución; el mismo Gobierno chileno, en septiembre de 2011, hizo notar esto y manifestó su preocupación al respecto ante la Organización de las Naciones Unidas.

En el acto de posesión del Procurador General del Estado, Hugo Montero, el 17 de noviembre de 2011, éste anunció la renegociación de al menos 22 tratados internacionales, a fin de que estén acordes con la nueva Constitución.  Entre los tratados que el Gobierno está obligado a renegociar está el de 1904 con Chile.

El plazo que tiene el actual Gobierno para renegociar el Tratado de 1904 o, si no puede esto, denunciarlo, renunciar al mismo de manera unilateral, vence en diciembre de 2013. Ahora, los momentos en que Bolivia y Chile estuvieron a punto de llegar a algún acuerdo sobre el diferendo marítimo, paradójicamente, ocurrieron con soluciones “por fuera del Tratado de 1904”.

Es el caso de la propuesta, que al final nunca llegó a prosperar, del corredor al norte de Arica, que separa a Perú y Chile “introduciendo” en medio a Bolivia. También es el caso de los enclaves portuarios soberanos que en 1987 planteó Bolivia como alternativa a dicho corredor al norte de Arica.

El mismo sentido, de no tocar el Tratado de 1904, tienen soluciones como la propuesta por el historiador boliviano Fernando Cajías, quien señala que en la actualidad existen diversas fórmulas de gestión del territorio que no implican necesariamente perder la esencia del acceso autónomo y soberano a la costa y puerto en el océano Pacífico. Se refiere específicamente a opciones como los enclaves o las “zonas tripartitas” en las que, en este caso, Bolivia, Perú y Chile, tengan soberanía o alguna forma compartida de administración del territorio.

Relación bilateral

Balanza comercial

Sólo en los últimos diez años Bolivia compró bienes de Chile por un valor de 1.643 millones de dólares más de lo que vendió. Si entre los años 2000 y 2010 Bolivia comercializó a Chile productos por un valor de 556 millones de dólares, en el mismo periodo Chile vendió a Bolivia bienes por un valor de 2.200 millones de bolivianos.

Venta boliviana

Un tema es lo que el país exporta a Chile y lo que viene de allí. Según el Viceministerio de Comercio Interno y Exportaciones, en el periodo 2005-2010 los dos productos bolivianos de mayor venta a Chile fueron la torta de soya y las ‘tortas y demás residuos sólidos de la extracción de grasas y aceites vegetales’.

Venta chilena

Del lado chileno, el mayor producto que vende a Bolivia es el gas óleo o diésel, un 33% del valor total exportado al país.

Una agenda de trece puntos auspiciosa

Entre el primer gobierno del presidente Evo Morales (2006-2009) y el de Michelle Bachelet (Chile), se estableció una agenda de 13 puntos, entre los que se incluía el tema marítimo.  Dicha agenda tiene su antecedente, sin embargo, el acercamiento que tuvo con el presidente Morales, el mandatario de Chile, Ricardo Lagos, en enero de 2006, cuando le visitó en La Paz poco antes de que Morales asuma el cargo: “Con el presidente Morales, yo diría que definimos (una) agenda de acercamiento, sin exclusiones”, destacó el 22 de enero el exmandatario Lagos.  Poco después, el 10 de marzo de 2006, asumía la presidencia de Chile Michelle Bachelet. Época. Así empezó un periodo dorado en las relaciones boliviano-chilenas. Una muestra de esto es el hecho, por ejemplo, de que horas antes del juramento de la nueva presidenta de Chile, el Mandatario boliviano fue recibido en el Estado Nacional de Santiago de Chile por casi 10 mil representantes de organizaciones sociales.

Entre los demás temas que tocaba la agenda de 13 puntos están: la integración fronteriza, el libre tránsito, la integración física a través de la Carretera Interoceánica, la complementación económica, el tema del río Silala y otros recursos hídricos.

En la agenda Morales-Bachelet también figuraban los aspectos referidos a seguridad y defensa, a la cooperación para el control del narcotráfico; al fomento a la educación, la ciencia y la tecnología; en el ámbito cultural, se resalta el intercambio cultural y la necesidad de llevar adelante la preservación del patrimonio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia