Especiales

El gusto por leer se cultiva desde el vientre

Expertas aconsejan cómo acercar a pequeños y jóvenes a la lectura

La Razón

00:00 / 07 de abril de 2012

La lectura es un hábito que se puede estimular desde el vientre materno. Así lo afirma la experta en pedagogía Cristina Wayar (representante de Prisa Ediciones), quien explica que investigaciones han comprobado que si los padres le leen en voz alta al futuro bebé, éste adquirirá nociones del lenguaje, la entonación y la emotividad para su desarrollo socioafectivo.

Estudios en el extranjero señalan que el feto comienza a aprender desde el útero, lo que optimiza su desarrollo mental y sensorial. Así, la lectura paterna en voz alta permitirá que los recién nacidos ganen afición por los libros y, aproximadamente a sus siete meses de vida, ya se sienten y manipulen un cuento con sus manitas.

Wayar agrega que el camino para generar una costumbre por la lectura, tiene como protagonistas a los papás. “Desde la primera infancia es necesario que ellos les lean a sus pequeños. Se necesita constancia para que éstos gusten de la lectura y para que, posteriormente, lean por su cuenta”.

Motivación. “La lectura no es un castigo y, en muchos casos, los profesores dan libros como reprimenda a sus estudiantes, por lo que ellos asocian leer con castigo, cuando debería ser al revés, un premio”, manifiesta Claudia Adriázola, editora de Lenguaje de la editorial Santillana. Ello provoca que tanto infantes como jóvenes se distancien de la lectura.

Para contrarrestar esto, se recomienda que los padres motiven a sus hijos marcando el ejemplo. “Cuando ellos ven a un adulto disfrutar de la lectura, también quieren leer”, dice la especialista. En la misma línea, la escritora y profesora Isabel Mesa indica que “para que tanto niños como adolescentes gusten de leer, es necesario que se formen hábitos de lectura desde el hogar y la escuela, y también se busquen libros acordes con sus gustos”.

“Cuando un niño aprende a leer y toma un libro, tiene la oportunidad de acceder a experiencias distintas a su entorno, otro tipo de relaciones culturales y familiares”, complementa Wayar, que trabaja en publicaciones para pequeños y jóvenes. “Así aumentan vocabulario y desarrollan sensibilidad y pensamiento crítico”.

Con respecto a los adolescentes, las tres entrevistadas concuerdan en que, para ellos, los libros pueden ser un espacio para encontrarse a sí mismos. Y otra sugerencia para incentivar la lectura es que maestros y progenitores recurran a juegos imaginativos: como leer una página, darle al niño y joven la segunda, y así, éstos adquirirán autonomía y leerán por su cuenta.

Las expertas coinciden en que no hay una regla para la dosificación de horas de lectura por día: mientras más se lea, más los beneficios para los pequeños y adolescentes. Wayar comenta que lo ideal es que éstos lean un libro por mes y que “las personas que no leen tienen pensamiento más rígido y menos flexible que los que sí lo hacen, y les cuesta comprender oraciones”.

Y para impulsar este amor por los libros, la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil tiene un programa especial para los que asistan a la Feria del Libro Infantil y Juvenil. Mesa informa que, a la par, esta institución está realizando una recomendación de lecturas a las escuelas. “Son obras con calidad literaria y ya tenemos unos 40 títulos escogidos”, entre los que figuran: Los Guantes de Agustina, de Verónica Aguilar; Maripositis aguda, de Helen Lizárraga; Una niña, de Rosario Guzmán.

Cambio de hábitos

Consejo • Cristina Wayar señala que es usual que los padres lleven a sus hijos a comer hamburguesas y helados para divertirse, pero las librerías y ferias de libros también deben ser interiorizados como sitios de diversión.

Investigaciones revelan los beneficios de la lectura

Una investigación británica realizada por la Universidad de Oxford revela que la lectura trae  importantes beneficios. El estudio aplicado a 20 mil jóvenes de 16 años, de ambos sexos, a quienes se les hizo un seguimiento hasta los 30 años, arrojó el resultado de que entre las mujeres que sí gustaban de leer, el 39 por ciento obtuvo cargos importantes en cuanto a su vida laboral; y con respecto a los varones, los datos mostraron que el 58 por ciento de los que sí leían en su tiempo libre, se consolidó con altos cargos de responsabilidad.

Otra averiguación llevada a cabo por la Universidad de Sudáfrica y dirigida por el profesor Víctor Nell, develó el año pasado que si se lee por placer y no por obligación, el cerebro humano genera dopamina y serotonina, dos químicos naturales que generan bienestar en las personas. 

A estos efectos positivos se agregan los del libro El poder de la lectura, de Stephen Krashen, que ahonda en el tema y aclara que por medio de la lectura los niños asimilan naturalmente las competencias y habilidades del lenguaje. “Adquirirán un gran vocabulario, desarrollarán la habilidad de comprender y usar construcciones gramaticales complejas y desarrollarán un buen estilo de escritura”, señala el texto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia