Especiales

Las otras historias

A Evo Morales le atribuyen ciertos zafarranchos verbales. Un día, Hugo Banzer aludió a Jorge Quiroga: “Más vale un grano de lealtad que una tonelada de inteligencia”.

La Razón

00:00 / 10 de octubre de 2012

Se define como historia a la ciencia que tiene como objeto de estudio el pasado de la humanidad y también como la fijación fiel de los hechos y su interpretación con criterios de objetividad. La historia “oficial” no siempre cuenta detalles que marcaron alguna vez un pasaje histórico. En Bolivia, poco se conoce lo que a continuación presenta Mario Espinoza:

DE VILLANO A HÉROE. Carlos Estrada era el comandante del Regimiento Colorados, en el gobierno de Lydia Gueiler. Un día, en estado de ebriedad, pateó la puerta de la pieza en la que dormía la Presidenta. En castigo, el mando militar envió al jefe atrevido a Pando. En ese destino recorrió la frontera y se encontró con una pequeña isla en el río, en la que había un cuartel del Ejército del Brasil. Allí llegó Estrada junto a cuatro soldados, a quienes ordenó enarbolar la bandera boliviana; a su juicio, el cuartel estaba en territorio boliviano. El coronel fue detenido por los brasileños y enviado a Río Branco, mientras la Cancillería de Bolivia enviaba al Brasil todo tipo de disculpas. Sin embargo, Estrada, que había estudiado en Brasil, convenció a los militares  de ese país de revisar los mapas y así demostró que Bolsón de Rapirrán, donde los brasileños habían construido un cuartel, estaba efectivamente en suelo boliviano. Más tarde, el mando militar de Bolivia condecoró casi en secreto a Estrada, quien murió en febrero de 2002, cuando su peta fue arrastrada por las aguas desbocadas de la famosa tormenta en La Paz.

‘CAYÓ GARCíA MEZA’. El 17 de julio de 1981, un levantamiento militar liderado por los generales Humberto Cayoja y Lucio Áñez “casi” había logrado su objetivo de sacar a García Meza de la presidencia. El periódico Presencia tenía la “pepa” y no tuvo problemas en publicar “Cayó García Meza”. Pero a las 07.00, el golpe abortó y la Policía Militar se encargó de recoger todos los ejemplares del periódico de las calles. Es posible que no haya ningún ejemplar de aquella edición.

EL ‘LOCO’ EDUARDO SALAVERRY. El 27 de abril de 1969, el presidente René Barrientos castigó a su edecán Eduardo Salaverry por impuntual y le ordenó quedarse en Cochabamba mientras él viajaba a Arque en su helicóptero. Ese día, la nave se precipitó a tierra, accidente en el que murieron el Mandatario, el piloto y el edecán sustituto.

Años después, en 1980, este mismo militar hizo noticia cuando retó a duelo a Juan Lechín. El 10 de octubre de 1982, luego de jurar como presidente Hernán Siles Zuazo y cuando éste transitaba entre el Congreso Nacional y el Palacio de Gobierno acompañado de varios presidentes, se le acercó en la puerta un militar que le dio parte vestido con sus mejores galas: “Con permiso, señor Presidente, soy el Jefe de la Casa Militar. Parte de Palacio de Gobierno, sin novedad”.

Inmediatamente, el Mandatario llamó al general Sejas; es que la Casa Militar debía ser ocupada por el general Édgar Claure. Quien se había presentado ante el Presidente como Jefe de la Casa Militar era Salaverry, que ese día había escapado de una clínica de Cossmil, donde  recibía tratamiento siquiátrico.

PRIMER DÍA, PRIMEROS PROBLEMAS. Como aliado, el MIR le pidió a Siles Zuazo seis ministerios, ante la protesta de su propio partido, el MNR-I. Al enterarse de que el gobernante cedió a la petición, Félix Rospigliossi, quien debía ser ministro del Interior, abandonó el Palacio de Gobierno. Su lugar fue ocupado por Mario Roncal Antezana. Igual, Rospigliossi asesoró, junto a Tamara Sánchez Peña, a Siles Zuazo, a tal punto que Óscar Eid bautizó a esos asesores y otros afines al jefe, el “Grupo Palaciego”. Los miristas tampoco duraron en el Gobierno: en enero de 1983 dejaron la coalición y los ministerios, aunque Jaime Paz Zamora siguió en la Vicepresidencia.

DIEZ MIL DÓLARES EN SU CUENTA. La hiperinflación llegó a extremos demenciales. Un ejercicio para comprenderla es imaginar que uno tenía $us 10 mil en un banco. Con la desdolarización de la economía todo se convirtió en pesos bolivianos. Al comenzar el gobierno de la UDP, esos $us 10 mil equivalían a 200 mil pesos bolivianos. Este mismo monto, un mes después sólo valía $us 5.882 dólares, y seis meses más tarde, $us 2.540 dólares. En enero de 1984, un dólar paralelo se cotizaba en 2.300 bolivianos y en 1985 cada dólar costaba 90 mil. Es decir, los $us 10 mil de 1982 se habían convertido en 0,28 centavos de dólar en 1985.

GRAFFITI. “La UDP ganó el Premio Nobel de Química... convirtió el peso boliviano en mierda”. 

‘EL PCB HIZO SU TRABAJO A LA PERFECCIÓN’. Irónico comentario de Ricardo Sanjinés en la revista Enfoques. La frase tuvo un complemento: “Los comunistas decidieron destruir al país desde adentro y lo lograron”.

HIPERINFLACIÓN DEMOCRáTICA. El legado de Siles Zuazo fue, sin embargo, muy importante para la democracia. Total respeto a los derechos humanos y cero muertos.

JUAN SANTA CRUZ… ¿QUIÉN? Juan Santa Cruz fue candidato presidencial en 1985. Ese 14 de julio, el país rompió el récord de partidos inscritos para las elecciones: 18. Juan Santa Cruz consiguió el 0,63% de los votos. Por ahí su tarjeta de presentación personal dice: “Juan Santa cruz, excandidato a la Presidencia de Bolivia”.

21060. El Decreto 21060 dio para todo, incluso para la anécdota. Primero, el MNR y ADN pelearon por su paternidad.  Años después, y en plena vigencia, Entel  le regaló a Gonzalo Sánchez de Lozada   un móvil con ese número: 715-21060.

ÉSTE ES EL FIN DEL MNR Y DE PAZ ESTENSSORO. El comentario fue de Juan Lechín al enterarse del famoso 21060. Como pronosticador, aquél se equivocó; había MNR para  mucho tiempo.

ALBAGRIN. Desopilante nombre que le daba a la cocaína el ministro de Asuntos Campesinos Mauricio Mamani. Era una suerte de sigla: Albagrin (Alimento Balanceado para Gringos).

UNA SOLA CUOTA. Eran otros tiempos: el pacto por la democracia entre ADN y MNR no ensayó el vergonzoso cuoteo habitual en esta clase de pactos. ADN comprometió sus votos y apoyo congresal al MNR a cambio de una sola cuota: Mauro Bertero fue presidente del Banco Agrícola. Éste fue después ministro de otros gobiernos y actualmente es  el representante diplomático de la Soberana Orden de Malta en Bolivia.

EL LORO EN SU SALSA. La dramática muerte de Noel Kempff Mercado a manos de narcotraficantes abrió una investigación en el Congreso al entonces ministro de Gobierno Fernando Barthelemy. Cuando el legislativo estaba por censurar al ministro, tres votos cambiaron el curso de la decisión. Uno de ellos era el del diputado Federico Álvarez Plata Pinto, a la sazón dueño de una conocida discoteca: El Loro en su Salsa. La “mano” que le dio el Loro Álvarez Plata a Barthelemy dio para el humor porque a partir de ese día El Loro en su Salsa se conoció como el Bar Thelemy.

DIOS LE DIO GUSTO A TODOS. En 1989, luego de que Óscar Eid  llamara con gran imaginación política “triple empate”, se dice que Dios escuchó a todos los candidatos: Sánchez de Lozada le pidió ganar las elecciones y ganó, pero no fue presidente. Paz Zamora pidió ser presidente y lo fue, pero no con todo el poder, y Banzer pidió el poder y lo obtuvo sin ser presidente.

FRASES PARA TODOS LOS GUSTOS. “Mis manos ya no están atados”, dijo Sánchez de Lozada al desligarse de sus compromisos de  apoyar a Banzer en las elecciones de 1985. “Votaré por el que gane las elecciones aunque sea por un voto”, afirmó Banzer, seguro de ganar en los comicios. No cumplió, por supuesto, y adujo que nadie aceptó el reto.

‘AL MIR Y A ADN LOS SEPARAN RÍOS DE SANGRE’. Lo dijo Paz Zamora en la campaña electoral, en recuerdo de los miristas muertos en la dictadura de Banzer.

‘GOBIERNO DE COAGULACIÓN NACIONAL’. La chispa de Coco Manto (Jorge Mansilla) al calificar al gobierno MIR-ADN que habían cruzado los ríos de sangre mencionados por Paz Zamora.

LA PRIMERA POLLERA CONDEPA. Carlos Palenque postuló a la diputación a Remedios Loza. Fue la primera chola en el Congreso Nacional y en ese momento, todo un exotismo. Hoy, gracias a los avances de nuestra democracia, eso es absolutamente normal.

El 22407… ¿EL QUÉ? Paz Zamora prometió relocalizar el 21060 y lanzó el Decreto Supremo 22407. Por lo que pasó luego, el 21060 relocalizó al jefe del MIR y al 22407 no lo recuerda nadie.

LA VENGANZA DE PAZ ZAMORA. Sánchez de Lozada le había hecho la vida imposible desde la oposición a Paz Zamora. Pero el 6 de agosto de 1993, para la transmisión de mando, el mirista  tuvo su revancha: invitó a los actos a Fidel  Castro, quien, como es habitual, se robó el show y relegó el acto de la investidura presidencial a un segundo plano.

FUMAR  CAUSA DAÑO A LA SALUD. Banzer solía fumar una cajetilla diaria; generalmente, un mentolado, para lo que siempre había excusa en el frío y en el calor. Muchas veces lo hacía en la soledad del despacho a ocultas de su hija, secretaria privada, o de su esposa. Banzer desarrolló un cáncer que lo obligó a renunciar y luego le ocasionó la muerte. ¿Alguna duda sobre si el cigarrillo mata?

DURO DE RAZONAR. Banzer decía en el exterior que el pueblo le dio un respaldo del 72% de los votos. Pero lo que hacía era sumar los votos de la “megacoalición”, cuya cúpula, y no la militancia, le dio su apoyo.  También reclamaba a los periodistas sobre por qué informaban de 5.000 personas marchando. “¿Por qué no dicen, mejor, que hay 8 millones de bolivianos que no están marchando?”.

Dios perdona, yolanda no. Dos edecanes de la época dictatorial de Banzer, que le cubrieron las espaldas al presidente en sus andanzas en Tarija con una bella dama, sufrieron la ira de Yolanda Prada, la esposa del Presidente, quien evitó que ambos sean jefes de las Fuerzas Armadas. Los dos, ya almirantes, debieron resignar el mando a exigencia de la Primera Dama, que llevaba los pantalones en el Palacio, bien puestos.

Que me parta el rayo. Aquel 6 de agosto de 2003, negros nubarrones se cernían sobre el cielo paceño. La ciudad se oscureció a las tres de la tarde e incluso un rayo le pegó nada menos que a la estatua de Pedro Domingo Murillo, adyacente al Congreso Nacional, donde Sánchez de Lozada juraba a su segundo mandato. A las 16.30, todo se despejó.  ¿Premonición? Para nada. Los meteorólogos dicen que es muy común en agosto la aglomeración de nubes “cumulu nimbus”, aunque después haya pasado lo que pasó.

Fútbol para todos. No hay duda. El fútbol es la pasión del presidente Evo Morales. Hay quien asegura que le debe al fútbol parte de este presente en el Palacio de Gobierno. De joven, en el Chapare, fue secretario de Deportes por su amor al fútbol. El ascenso en la dirección cocalera por su pasión por todo lo que emprende, hizo el resto hasta llegar a la presidencia de las seis federaciones de cocaleros del trópico de Cochabamba. Luego la política, la diputación, las campañas y la propia presidencia no lograron sacarlo de su gran pasión.

Inestabilidad. Parece una contradicción, porque la democracia tiene implícito un concepto de estabilidad. Sin embargo, es bueno recordar que desde el 6 de agosto de 2001 hasta el 22 de enero de 2006, en un periodo de cinco  años tuvimos seis presidentes a un promedio de menos de un presidente por año.

Elecciones. El voto es la esencia de la democracia y en estos 30 años tuvimos la asistencia a las urnas, entre elecciones generales, municipales, departamentales, referéndums, nada menos que 22  participaciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia