Especiales

El exitoso lanzamiento arrancó lágrimas de emoción en La Paz

Un ritual aymara dio inicio a la fiesta por la puesta en órbita del Túpac Katari

Festejo. La celebración de los pobladores que se concentraron ayer desde muy temprano en la plaza Murillo.

Festejo. La celebración de los pobladores que se concentraron ayer desde muy temprano en la plaza Murillo. Daniel Walker.

La Razón (Edición Impresa) / Wilma Pérez / La Paz

04:50 / 21 de diciembre de 2013

En cuanto el cohete LM3BE fue impulsado por sus motores hacia el espacio, trasladando al satélite Túpac Katari, y las pantallas instaladas en la plaza Murillo mostraron el logotipo de la tricolor con el nombre de Bolivia, los ojos del cooperativista Alejandro Choque se aguaron y antes de que las lágrimas resbalen por sus mejillas se apresuró a limpiarlas.

“Mi corazón se estrujó y no pude contener las lágrimas cuando vi la bandera boliviana en un cohete. Es un hecho histórico que no me podía perder”, dijo el trabajador del subsuelo que llegó la madrugada de ayer a La Paz, desde la mina de Chorolque (Potosí).

Al igual que este minero, el presidente en ejercicio Álvaro García Linera y las presidentas de las cámaras de Senadores, Gabriela Montaño, y de Diputados, Betty Tejada, lagrimearon cuando el satélite comenzó a subir al cielo.

Una lluvia de pétalos de flores, aplausos, gritos, petardos y fuegos artificiales festejaron el lanzamiento del aparato. “Es una linda fiesta y mis dos hijos lo recordarán siempre, ellos crecerán con el satélite”, comentó Maritza Contreras. Como ella, centenares de ciudadanos se concentraron ayer en la plaza Murillo desde las 10.00 para observar la puesta en órbita del Satélite de Telecomunicaciones Túpac Katari (TKSAT-1).

En su discurso, García Linera señaló que con el Túpac Katari el país inicia un tiempo nuevo. “Estamos dando el primer paso de nuestra presencia en el cielo; es el primer paso, no es el único, luego vendrán otras cosas, vendrán otros satélites y otros cohetes. Nunca más seremos un país pequeño, un país lastimero y mendigo”.

Previo al evento, el Consejo de Amautas Aymaras ofreció un ritual a la Madre Tierra. “Es un permiso que pedimos a nuestra Pachamama para que todo salga bien y permita que Bolivia llegue al espacio”, indicó el amauta Efraín Calle.

La transmisión de la puesta en órbita del primer satélite boliviano fue difundida por el canal estatal desde la base espacial china de Xichang, hasta donde llegó el presidente Evo Morales, quien anunció la construcción de otro aparato llamado Bartolina Sisa.

Pantallas gigantes fueron instaladas en una esquina de la plaza Murillo y en otra de la calle Comercio. Así, los asistentes observaron la fiesta que se vivió en la ciudad de La Paz, en las dos estaciones de La Guardia (Santa Cruz) y Amachuma (El Alto) y en las otras ocho capitales del país.

Conjuntos musicales animaron la mañana, mientras la gente esperaba el lanzamiento del cohete que se realizó a las 12.40, cuando la bulla y el júbilo estallaron.

La plaza San Francisco fue otro sitio donde los paceños se concentraron para disfrutar el acontecimiento. Allí, el heladero Jaime Calancha (60) hizo un alto a su labor para escuchar y mirar cómo el Túpac Katari se elevaba. “Ya soy viejo y no pensé nunca que podríamos tener un satélite; no sé para qué servirá, pero todos se alegran y yo también, porque cuando vi la bandera me emocioné mucho”.

Apostillas desde el kilómetro 0

Mensajes 

A través de una laptop, Willy Camacho escribió ayer más de 100 mensajes que la gente le dictó, todos estuvieron dirigidos al presidente Evo Morales. Entre la larga fila había niños  y jóvenes que lo felicitaban por   el satélite.

Globos

Pasado el mediodía, centenares de globos multicolores fueron soltados al espacio, cada uno llevaba mensajes de esperanza que la gente escribió o envió a la página del Ministerio de Comunicación.

Afiches

La imagen del líder indígena Túpac Katari plasmada en un afiche y que fue distribuida gratuitamente tuvo gran demanda.

Amachuma ya recibe las  señales del Túpac Katari

Mitsuko Shimose

A 40 minutos del lanzamiento del Túpac Katari, la estación terrena de Amachuma en la ciudad de El Alto empezó a recibir las primeras señales del satélite boliviano de telecomunicaciones.  La Razón llegó al lugar y evidenció cómo profesionales bolivianos y chinos estuvieron pendientes de cada detalle, antes y después del despegue y puesta en órbita del aparato.

En la sala de control los especialistas recibieron las primeras señales a través de las computadoras. “El satélite está dando su primera vuelta alrededor de la Tierra”, dijo Alexandra Lora, ingeniera de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), mientras mostraba por una pantalla cómo el satélite empezaba a posicionarse.

Mientras en el ambiente del segmento de telepuerto otro equipo realizó el monitoreo a través de 12 monitores que transmitieron, desde diferentes ángulos, la trayectoria del cohete y su despliegue. El éxito del lanzamiento fue festejado con un aplauso que unió a los profesionales binacionales.

Optimismo por el resultado que viene

A mis hijos y nietos beneficiará: Raúl Patzi Laura, lustrabotas

Es hermoso e increíble ver eso en nuestra Bolivia, porque de niño nunca he visto algo parecido; nos va a dar buenos frutos, tal vez muera, pero a mis hijos y nietos va a beneficiar.

Lo requerimos en el campo: Hilda Condori, artesana

Va a ser de utilidad para los pueblos donde no hay señal de internet, hay empresas de telecomunicación que tampoco funcionan y las requerimos en el campo. Es conveniente.

Los turistas ya no se quejarán: Reynaldo Tito, del Comité Cívico Copacabana

Es un paso gigantesco que se hizo. En Copacabana el internet es caro, no hay precio por hora menos a Bs 10; los turistas se quejan por la lentitud, entonces va a apoyarnos.

Satélite útil para distintas tareas

Cuidaremos nuestra estación: Francisco Quisbert, dirigente de Puma

Puma es una comunidad cerca de Amachuma. Los pobladores cuidaremos nuestra estación, ya veremos cómo, porque es de los bolivianos y mejorará el nivel de nuestras vidas.

Me parece algo positivo: Rubén de la Torre, vendedor de libros

Me parece algo positivo para todos; las conexiones de internet están pésimas y espero que se abaraten sus costos y que llegue a las poblaciones más recónditas para su bien.

Nunca pensé que tendríamos uno: Alejandra Salinas, ingeniera de Sistemas

Nunca pensé que tendríamos un satélite, esperemos que le den el uso adecuado, más que todo para la parte de la educación y espero que represente una mejora para la tecnología.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia