Especiales

Tras la lluvia, un sol intenso acompañó la asunción de Evo

Fiesta. Organizaciones sociales se reunieron en las inmediaciones de la plaza Murillo

Soleado. Los movimientos sociales no se escaparon de la lluvia y permanecieron hasta que salió el sol. ‘El Evo tiene illa’, se escuchó.

Soleado. Los movimientos sociales no se escaparon de la lluvia y permanecieron hasta que salió el sol. ‘El Evo tiene illa’, se escuchó. Miguel Carrasco.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández / La Paz

00:04 / 23 de enero de 2015

Cuando la Banda Imperial de Oruro empezaba a interpretar la primera retreta, minutos previos a las 06.00, una leve llovizna caía en la plaza Murillo, horas antes de la tercera posesión de Evo Morales como presidente del Estado Plurinacional.

En ese momento, aproximadamente 50 indígenas de la nación layme bajaban por la avenida América rumbo al encuentro de las organizaciones sociales que celebraron ayer la reelección del Jefe del Estado. “Está bien que asuma otros cinco años para que siga el proceso de cambio y para que haya más obras”, comenta César Villca, uno de los dirigentes de los laymes.

Es el kilómetro cero. Mientras la  Imperial entona cuecas y diabladas, otros grupos bailan tarqueada, ch’utas y sicureadas junto a sus agrupaciones, y no les interesa que continúe la llovizna. “Estamos viniendo del pueblo de Orinoca, donde ha nacido nuestro Presidente. Es un día glorioso para nosotros por la reelección, eso es lo que estamos celebrando ahora”, afirma Waldo Vásquez, dirigente del pueblo de Orinoca, quien añade que más de 500 personas arribaron a La Paz.

Aún es madrugada y dos agrupaciones indígenas dan una vuelta a la plaza bailando, algunas  mujeres agitan wiphalas, en un cielo que parece despejarse. “Es que el Evo tiene illa”, asegura un ciudadano a su amigo, quien da a entender que el Mandatario tiene buena suerte y que el cielo se despejará poco a poco.

No obstante, parece que esta vez no influirá la “illa” del Jefe del Estado, porque después del paso de los dos conjuntos indígenas, un lluvia espesa cae sobre la gente que en muchos casos se encuentra desprotegida. A pesar de la vigilancia estricta de los efectivos policiales, no se puede impedir el ingreso de comerciantes. Es así como de la nada aparecen dos vendedores ocasionales de ponchillos y paraguas.

Lluvia. A consecuencia de la precipitación pluvial, los trajes autóctonos se transforman en azules, verdes o transparentes por los ponchillos. Y por la demanda creciente, de los Bs 7 que costaban en un principio, en unos cuantos minutos los comerciantes elevan el precio de los protectores a Bs 10.

Después de más de una hora, amaina la lluvia y el sol sale tímido detrás de unas nubes cada vez más débiles. Nuevamente aparecen los colores vivos de las vestimentas de los pueblos originarios y, si bien no se detiene la fiesta, ésta se intensifica al aparecer los rayos solares. Parece que la suerte del Mandatario influye en el buen tiempo, lo que es aprovechado por la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa para levantar una wajt’a (mesa ceremonial) en honor de la Pachamama.

“Es un permiso a nuestra Madre Tierra para que nos vaya bien en la producción agrícola y le vaya bien al Presidente”, explica Magdalena Lázaro, dirigente de las “Bartolinas”. Ese momento también es aprovechado para sacarse fotografías en el centro del poder político de Bolivia. Mineros, campesinos y turistas extranjeros, entre otros, aprovechan para tomarse un recuerdo de su experiencia en la posesión de Evo Morales como gobernante de Bolivia.

Dentro de la plaza, una de las personas más fotografiadas es Justina Morales, prima hermana del Jefe del Estado. Vestida con bayeta de la tierra, detrás de esa figura de mujer humilde aparece una mujer inteligente y segura, quien resalta que las personas deben respetar tres elementos: el ama sua (no seas ladrón), ama quella (no sean mentiroso) y ama llulla (no seas ocioso). “Y último, no ser llunk’u, no ser vendepatria”.

La popularidad de Justina es aprovechada por Hugo Laurenti, fotógrafo paceño, quien acomoda a la gente, toma la foto y la imprime para vender el recuerdo a Bs 10. “Me está yendo regular porque siempre perjudica la lluvia”, comenta Hugo, quien además lamenta que habrá más competencia para él, “pero hay que meterle, porque no queda de otra”. Hugo tenía razón, pues más tarde aparecieron decenas de fotógrafos en el centro de la plaza Murillo. Entre las ofertas, una pareja llevó una foto de Evo Morales en tamaño real, la gente mira con interés y se anima a fotografiarse.  Al otro lado de la plaza, un muñeco del Presidente mueve el cuerpo para atraer a sus clientes. Las fotografías cuestan Bs 10.

Encuentro. Otra vez, este acto de asunción presidencial fue una excusa para el encuentro de pueblos de todo el país. Es el caso de la nación kallawaya, que llegó con un grupo numeroso a la plaza principal de la sede de gobierno. “Los kallawayas somos más conocidos por la medicina tradicional y ahora somos reconocidos con nuestros saberes y conocimientos”, resalta Elisa Vega, perteneciente al pueblo de Amarete, en el municipio de Charazani, del departamento de La Paz.

“Venimos como uno de los grupos que pertenecen a este Estado Plurinacional de Bolivia”, declara Raymundo Nova, representante de la nación afroboliviana, quien luego anuncia que son cerca de 50 integrantes que participarán con la saya durante la realización del desfile cívico militar.

“Hemos salido a medianoche para estar en un lugar privilegiado de la plaza, somos aportantes en nuestro Estado Plurinacional, por esa situación estamos presentes todos los compañeros”, resalta Juan José Carvajal, secretario de Relaciones del Sindicato Mixto de Mineros Colquiri.

Al mediodía, jilacatas y mamatallas de la provincia extienden sus aguayos para servir un apthapi que es ofrecido al público. El tiempo en ese momento ha mejorado para la posesión de Evo Morales, para el apthapi y para que Hugo y su competencia sigan sacando fotos.

‘Chasqui Bolivia-Italia’

Inmigrante

Un boliviano que reside diez años en Europa llegó a la plaza Murillo vestido de chasqui y con la cara pintada con los colores de las banderas de Bolivia e Italia. “Traigo la voz de los bolivianos en Europa”, señala Juan Carlos Quiroz o el Chasky Bolivia-Italia.

Extranjeros llegan para el acto de posesión

La plaza Murillo tuvo la presencia ayer de varios grupos de extranjeros, quienes llegaron para ver la posesión de Evo Morales como presidente de Bolivia. El grupo más numeroso estaba compuesto por ciudadanos argentinos y peruanos. “Olé, olé, olé, olá, yo voy con Evo, con Cristina y con Fidel”, cantaba un grupo de argentinos que llegó a La Paz para observar el acto.

“Nosotros como jóvenes venimos a acompañar a los presidentes de Latinoamérica porque creemos que con ellos ha cambiado la región”, explica Mabel Carrizo, miembro del movimiento político  argentino La Cámpora.

En medio de cánticos y con las banderas agitadas como si se tratara de un partido de fútbol, esta agrupación de tendencia peronista y kirchenirsta también reclamó por la reivindicación marítima del país, lo que provocó que la gente aplaudiera. Más temprano, más de una decena de jóvenes argentinos caminaron agitando banderas rojas para celebrar este acto.

“Estuvimos el año 2014 dando una mano en el Consulado de Bolivia en Rosario, para las elecciones generales, con el pegado de afiches y otras actividades, por lo que nos invitaron a venir a la asunción del presidente Morales”, comenta Clarisa Gago, representante del movimiento social de defensa de la tierra Giros y del partido Ciudad Futura de Rosario, Argentina. “Para nosotros, Evo es un gran referente, entendemos que la unidad latinoamericana es fundamental para luchar por una patria grande y por presidencias que pertenezcan realmente al pueblo”, añadió Gago.

Mar. En el kilómetro cero, en la esquina de la calle Bolívar y Ballivián, un grupo de peruanos también reclamó el acceso marítimo soberano para Bolivia. “Los peruanos hicimos una actividad el año pasado en la Comunidad Andina en la que invitamos a una delegación chilena y participamos en un evento que denominamos ‘Salida soberana al mar para Bolivia’. Lo realizamos con las organizaciones sociales del Alba”, recordó Guillermo Orrego, representante de Wauqi Prensa Popular. La delegación peruana, que llegó de las regiones de Cusco, Puno, Apurímac y Ayacucho, también asistió a la ceremonia ancestral de asunción de Evo Morales en Tiwanaku.

“Estamos agradecidos por la recepción que nos han dado. Nos hemos encontrado con otros pueblos de América Latina que también están felices de poder participar en este momento”, resaltó el visitante peruano.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia