Especiales

Sin mar para Bolivia, no hay integración regional posible

El responsable de Diremar, Juan Lanchipa, asegura que la causa marítima boliviana se ha constituido en la columna vertebral de la agenda internacional del país 

Acto. Inauguración de las oficinas de Diremar. Fue en 2011.

Acto. Inauguración de las oficinas de Diremar. Fue en 2011.

La Razón / Paulo Cuiza / La Paz

00:13 / 23 de marzo de 2012

La convicción básica que maneja Bolivia es que la integración regional no será posible en la medida que continúe abierta la herida causada por Chile con la usurpación del Litoral, asevera el responsable de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), Juan Lanchipa. El diferendo boliviano-chileno continúa afectando al interés hemisférico, tal como expresa la Resolución 426 de la Organización de Estados Americanos (OEA) de 1979, insiste el abogado.

Diremar fue creada Mediante Decreto Supremo 834, del 5 de abril de 2011, y está encargada de llevar adelante la estrategia marítima boliviana para la elaboración y presentación de una demanda internacional contra Chile ante los tribunales. Su primer director fue el hoy ministro de Defensa, Rubén Saavedra, quien fue sustituido en octubre del año pasado precisamente por Lanchipa.

Lanchipa considera que el tema marítimo es la columna vertebral de toda la agenda internacional de Bolivia, ahí radica la importancia de imponer en los foros y escenarios internacionales la problemática pendiente entre Chile y Bolivia, asegura.

El asunto, según dice, es una causa que va más allá de lo coyuntural y está al margen de lo ideológico, porque contribuye a la unidad de todos los bolivianos, sin distinción de clases sociales ni otras diferencias. “Ningún otro tema genera tanta unión entre bolivianos como el mar cautivo, porque el mar es el mejor argumento para levantar una causa común sin diferencias. Nuestra historia nos demuestra que compartir un mismo objetivo nos hace fuertes”, señala.

Atribuciones. Otra de las atribuciones de Diremar es representar al Estado boliviano ante los tribunales internacionales, en los que se presente la demanda marítima, tramitar la misma y asumir la defensa técnica y legal hasta su conclusión.

Entre sus funciones, dispuestas en el decreto de creación, figura también convocar y participar en las sesiones del Consejo Nacional de Reivindicación Marítima; coordinar con diferentes niveles de gobierno acciones relacionadas con la reivindicación; solicitar a las entidades públicas información para la organización de un archivo especializado sobre temas marítimos.

Lanchipa recordó que Morales de manera pública pidió a Chile que antes del 23 de marzo de 2011 entregue una propuesta concreta sobre la reivindicación marítima. El país vecino indicó que trabaja “por resultados y no por fechas”; con ello demostró “su mala fe para alcanzar resultados concretos”, sentencia el responsable de Diremar. A causa de este desencuentro, desde marzo de 2011, Bolivia y Chile mantienen en suspenso el diálogo.

Cuatro unidades

Integran Diremar: las direcciones de Investigación y Análisis Jurídico Marítima; Gestión y Defensa Jurídica; Unidad Administrativa y Asuntos Jurídicos.

Lanchipa: El mar es una política de Estado

El responsable de la Dirección Estratégica de Reivindicación  Marítima (Diremar), Juan Lanchipa, afirma que el tema de la reivindicación marítima es una política de Estado amparada en el artículo 267 de la Constitución Política del Estado (CPE), que dice que “el Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo”.

Acciones. Según Lanchipa, para hacer efectivo y dar sólidos pasos en la cuestión marítima el Gobierno creó la Diremar, cuya labor sustancial es —afirma— desarrollar acciones jurídicas en el ámbito internacional orientadas al objetivo de recuperar para Bolivia su espacio marítimo.

El numeral dos del artículo 267 de la CPE señala que la solución efectiva al diferendo marítimo será a través de medios pacíficos y el ejercicio pleno de la soberanía sobre dicho territorio; éste es un objetivo permanente e irrenunciable del Estado boliviano. Lanchipa recordó que otros gobiernos buscaron mediante la negociación directa resolver el tema marítimo sin ningún éxito, por la “mala fe de los gobiernos chilenos”.

Un Consejo Nacional aprobará la demanda

El Consejo Nacional de Reivindicación Marítima será el encargado de aprobar, en última instancia, la demanda que Bolivia vaya a presentar contra Chile ante tribunales internacionales, según establece el Decreto Supremo 834, emitido el 5 de abril de 2011, que crea la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar).

El artículo 9 de la referida norma señala que el Consejo de Reivindicación Marítima es un órgano superior de coordinación, que es presidido por Evo Morales, en su condición de presidente del Estado Plurinacional. Está conformado también por el Vicepresidente y los ministros de Relaciones Exteriores, de la Presidencia, de Defensa, de Gobierno y de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción.

Entre sus atribuciones figuran aprobar políticas, lineamientos y directrices en materia de la reivindicación marítima; considerar y aprobar las estrategias de demanda, defensa y representación propuestas por Diremar.

Debe aprobar, además, la presentación de la demanda y su contenido; puede requerir informes a la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima y todas las autoridades de los diferentes Órganos e Instituciones del Estado Plurinacional, en temas que involucren la reivindicación marítima; puede también conocer y hacer seguimiento de todas las actuaciones de negociación que haya sobre el asunto marítimo.

El 23 de marzo de 2011, el presidente Evo Morales comunicó oficialmente la intención de Bolivia de presentar ante tribunales internacionales una demanda contra Chile, con el objetivo de recuperar una salida soberana al océano Pacífico.

Difusión. En 2011, el Gobierno también aprobó el DS 589 por el cual los medios de comunicación audiovisuales deben difundir la Marcha Naval los días lunes y viernes al inicio y cierre de sus emisiones. “Una semana antes del 23 de marzo de cada año, los medios de comunicación audiovisual difundirán diariamente la Marcha Naval al inicio y cierre de sus emisiones”, señala la norma.

El decreto establece que los medios de comunicación escrita, las entidades públicas y las unidades militares deberán difundir en todas sus publicaciones y portales web, mensajes orientados a promover y fortalecer la educación cívico patriótica y realzar el fervor patrio sobre el tema marítimo.

Se creó el premio “Eduardo Abaroa” como incentivo a las actividades destinadas a la reivindicación marítima y se impulsa la creación del “Fondo de Fomento a la Educación Cívico Patriótica”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia