Especiales

Una plaza alteña guarda homenaje a la Bolivia de 1849

Un monumento se resiste al olvido

Faro Murillo - El Alto

Faro Murillo - El Alto Foto: Pedro Laguna-archivo

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 06 de marzo de 2015

La sabiduría popular dice que lo que está escrito en piedra queda para siempre. Un pilar levantado cerca de la plaza Ballivián de Alto Lima, en el límite del sureste entre La Paz y el Alto, confirma esa sentencia.

En la columna de cuatro lados y siete metros de alto hay un escudo de Bolivia y palabras escritas en español antiguo y latín.  El emblema —el segundo que tuvo el país de 1826 a 1851— lleva la inscripción de 1849, por lo que puede haber sido tallado durante la presidencia de Manuel Isidoro Belzu, y no se descarta que los textos correspondan a la época prerrepublicana.

El hallazgo de esta pieza es tarea del investigador social de El Alto Carlos Gareca, quien luego de dos años de trabajo, que comenzó en 2012, en agosto de 2014  reveló la existencia del que considera el escudo esculpido en piedra más antiguo de Bolivia.

“Mi intención era estudiar los hitos limítrofes que tiene el departamento y la ciudad de La Paz y en esa tarea  tuve la oportunidad de llegar hasta el pilar que se denomina de Alto Lima, que lleva este nombre porque era el punto de parada para quienes llegaban desde Lima (Perú) antes de ingresar a La Paz”, explicó entonces el cientista social a La Razón.

La columna es rectangular hasta sus cuatro metros y piramidal el resto, rematada con una antorcha por lo que también se conoce el lugar el Faro Murillo, similar al que está emplazado en la Ceja de El Alto.

A 1,60 metros de la base de la columna rectangular se puede observar la piedra de aproximadamente 60 por 50 centímetros, en la que está esculpido el escudo con la inscripción 1849. El símbolo lleva cuatro lanzas, cuatro fusiles, dos cañones, un hacha, el gorro frigio, una alpaca, un cerro, seis estrellas y la inscripción “República Boliviana” en medio del óvalo.

El deseo del investigador de que el lugar y la pieza sean declarados patrimonio nacional o, al menos patrimonio cultural por parte de la Alcaldía alteña, aún está pendiente. Por estos días la atención de las autoridades municipales está enfocada en las elecciones de fin de mes.

El texto que acompaña en silencio al escudo está ubicado en la parte superior de la columna, Gareca no descarta que el monumento con las inscripciones pudo haberse erigido en la época de Alonso de Mendoza para marcar la entrada a La Paz. La inscripción de las palabras en latín y español antiguo datan de los siglos XVII y XVIII

Hoy en día, el lugar está descuidado y se ha convertido en un espacio de descanso para indigentes y vagabundos, también algunas personas van a beber en sus gradas, otras lo usan como urinario y más de uno, incluidos partidos políticos, para estampar anuncios ya sea para ofrecer departamentos y habitaciones en alquiler, para proclamar un amor —tal vez no correspondido— o para reclamar el voto del transeúnte. Solo una malla de alambre trata de evitar el ingreso de personas, tarea que no cumple a cabalidad por la señales que se observa en los alrededores de la columna.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia