Especiales

‘Hay policías, pero no cuentan con equipos ni capacidad de movilizarse’

El alcalde Édgar Patana aborda un tema crucial, la inseguridad ciudadana, y otros menos difíciles de solucionar

cita. Édgar Patana gobierna la ciudad de El Alto desde mayo de 2010.

cita. Édgar Patana gobierna la ciudad de El Alto desde mayo de 2010.

La Razón

12:07 / 06 de marzo de 2012

Fue una larga espera debido a que el alcalde de El Alto, Édgar Patana, recibía a vecinos, autoridades y funcionarios sin parar y porque el termómetro bajó mucho más de lo normal esa mañana, con lluvia y neblina espesa en la ciudad.

Con todo, el momento en el que se le permite al periodista y al fotógrafo ingresar en la oficina, no sólo se siente el calor de la antesala de su oficina (techada por calaminas y rodeada de plantas y coloridos aguayos en las mesas), sino por el amable recibimiento de la autoridad, que inicia la conversación con La Razón con un “disculpen por el retraso”.

Patana, del Movimiento Al Socialismo (MAS), percibe que el problema es la inseguridad ciudadana.

— ¿Cómo ha cambiado El Alto en los últimos años?

— No podemos cerrar los ojos, el crecimiento es y ha sido muy rápido y muy grande. Siendo dirigente de la COR (Central Obrera Regional), no hemos podido llegar a conocer lo que hoy estamos conociendo, y todavía nos falta más porque la ciudad crece cada día.Los últimos asentamientos se registraron en los distritos 7, 14, 12 y parte del 8 de la ciudad.

— Usted también fue gremialista  que vendió libros en la feria 16 de Julio. ¿En qué se diferencia la feria de antes con la actual?

— Recuerdo que el año 1990, cuando compré mi puesto en la 16 de Julio, decían que se iba a trasladar.  Han pasado 22 años y sigue en el mismo lugar y va a seguir porque es un lugar estratégico. Claro que el número de comerciantes ya no es el mismo; ahora son muchos más y hay una variedad más grande de productos en oferta. En otros países también hay este tipo de ferias.

— ¿Qué se puede hacer entonces para mejorar la situación de los vendedores y compradores?

— Debemos promoverla, organizarla y, sobre todo, brindarle seguridad ciudadana. Por eso estamos trabajando de la mano con la Policía alteña en proyectos para hacer mapas de ubicación, instalar cámaras de seguridad y para que hayan más efectivos ediles y policiales que ejerzan el control de la situación.

— ¿Cómo es que ejercen ese control en la actualidad?

— El problema es que la primera forma de sobrevivir, para el alteño o un migrante, es ser gremialista del comercio minorista, y esto nos está afectando en el cuello de botella que es la Ceja. Si bien nosotros estamos realizando los controles efectivos, lo hacemos en un lugar, pero en los otros siguen vendiendo.

Al final, el personal con el que contamos tampoco abastece, no soluciona de manera inmediata los problemas, y si lo hace, la gente vuelve al mismo lugar después de un tiempo. Entonces, lo que se requiere es una solución integral, entre el Gobierno central, la Gobernación y la Alcaldía para poder solucionar ese desorden.

— Si la Ceja es una de las zonas alteñas más conflictivas con relación a orden y seguridad, ¿cuál sería la solución?

— El año pasado hemos avanzado en mejoras viales con la ayuda de la Policía y las cebras que controlan este lugar. Para esta gestión nos han anunciado que está llegando la primera partida de 10 millones de dólares, pero hasta fin de año vamos a poder implementar los cambios y mejoras.  

Este año incluiremos también el módulo de educación, para ordenarnos y prevenir los problemas.

— ¿Cuál es el principal problema con el que tropieza su oficina?

— Los recursos que de buena fe han podido llegar de parte de nuestro Presidente,  si bien tienen nombre y apellido (proyectos a ejecutar), se distribuyen en las áreas de salud, educación y en algunas organizaciones por el tema productivo y al final no alcanzan.  

Y la pugna viene a fin de año, momento en el que se evalúa qué Alcaldía fue la que ejecutó más, a la que se le da más recursos en la próxima gestión, y por eso nosotros quedamos mal parados.

— ¿Qué opina del trabajo de los policías que intentan aminorar la delincuencia y los recientes hechos de violencia ocurridos en la ciudad?

— De acuerdo con el último registro de la Fejuve (Federación de Juntas Vecinales), ya estamos pasando las 1.000 zonas; estructuralmente funcionan 700 y de éstas 500 se encuentran activas; pero ya es un gran número de urbanizaciones y zonas. Si pusiéramos un policía por zona, éste se perdería porque algunas, sobre todo en el norte del municipio, son de gran extensión.

Se han donado vehículos a medio uso a la Policía, pero han desaparecido.  Sólo tenemos las patrullas que, honestamente, no se ven en El Alto. Después de la compra de 35 cámaras, estamos previendo la compra de un lote de coches para dar seguridad.

En resumen, hay efectivos, pero a éstos les falta implementación y vehículos para movilizarse.

— ¿Qué pasa con la salud en el municipio?

— La infraestructura para el Hospital General del Norte la hicimos entre la Gobernación y la Alcaldía; ahora estamos consiguiendo financiamiento para el equipamiento de parte del BID (Banco Interamericano de Desarrollo). Están trayendo 20 millones de dólares, de los cuales 70 millones de bolivianos van a cubrir ese requerimiento, y hemos inaugurado (3 de marzo) la Unidad de Quemados, que se encuentra en el hospital Boliviano Holandés, con la Cooperación Técnica Belga y el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto. Es la única obra de ese tipo en el país.

— ¿Qué obras se estrenarán en   el aniversario?

— Son 63 obras que se van a entregarán este mes, 16 de ellas pasan el millón de bolivianos en inversión; también tenemos 73 obras en ejecución y otras tantas para iniciar.

— El Alto aglutina una gran cantidad de empresas, ¿qué se hará para desarrollar el sector?

— Somos orgullosos de tener empresas grandes concentradas en el Distrito 2, así como medianas, pequeñas, micro y unipersonales.

Pero tengo la preocupación de que los ingresos se puedan ir a otro municipio, porque se está construyendo el Parque Industrial en áreas que no están dentro de nuestra jurisdicción. La mayor parte de los tributos provienen de las empresas, y si éstas se trasladan, perderemos también ese ingreso.

La vida y trayectoria del alcaldeDatos • Édgar Hermógenes Patana Ticona nació en Villa Nueva Potosí de la ciudad de La Paz el 10 de diciembre de 1971. Ayudó desde muy joven a la manutención de su familia con la venta de libros en la feria de la zona 16 de Julio y en 1990 llegó a ser presidente de la Asociación de Comerciantes Minoristas 6 de Marzo. En 2005 integró la Comisión de Poderes del Congreso de la Central Obrera Regional (COR) y fue elegido como secretario ejecutivo. En 2010 fue parte de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) y de la Coordinadora Regional por los Cambios. Tras ganar las elecciones de 2010, tomó las riendas del Gobierno Autónomo Municipal.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia