Especiales

El talón de Aquiles del Gobierno es la prevención de los conflictos

En el MAS admiten que les faltó tacto para evitar problemas sociales

Mandato. El 21 de enero de 2010, Evo Morales asumió su segundo mandato en Tiwanaku. A dos años, la gestión estatal todavía tropieza.

Mandato. El 21 de enero de 2010, Evo Morales asumió su segundo mandato en Tiwanaku. A dos años, la gestión estatal todavía tropieza. Foto: Archivo

La Razón / JORGE QUISPE Y REIMY FERREIRA / La Paz

00:00 / 22 de enero de 2012

La mejor medicina es la prevención, recomienda el médico. El ejemplo sirve quizás para describir la falta de oficio del Gobierno en la prevención de problemas sociales, que después terminan siendo un gran dolor de cabeza para las autoridades.

La Razón habló con las analistas María Teresa Zegada y Helena Argirakis; los diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lucio Marca y Luis Alfaro; y Fabián Yaksic, del Movimiento Sin Miedo (MSM), además del exdefensor del Pueblo y activista de derechos humanos Waldo Albarracín, que evalúan la nueva gestión del Gobierno y su equipo político.

Desde Santa Cruz, Argirakis cree que se dieron pasos importantes en la consolidación del Estado Plurinacional, pero que ahora se vislumbra un conflicto dentro del MAS. “En 2011 se ingresó a una nueva fase del conflicto que yo lo denomino ‘el ultra hegemónico’. Ahora el conflicto está centrado en aliados del mismo bloque político”, alerta.

En el MAS admiten que la falta de prevención de problemas sociales fue uno de los talones de Aquiles. “Ante los conflictos que se han dado en este último año no supimos tomar previsiones. En comparación con anteriores años, no se ha visto el nivel de conflictividad como este último año y por eso habría que tomar previsiones para futuros conflictos”, dice el diputado Alfaro.

Confrontación. Para Albarracín, en el Ministerio de Gobierno existe una lógica confrontacional. “Esa misma línea funcionó en el Caso Caranavi (7-8 de mayo de  2010), con el TIPNIS (25 de septiembre de 2011) y ahora en Yapacaní (11 de enero de 2012). ¿Dónde está la diferencia?”, pregunta.

Cree que no se hacen los esfuerzos necesarios para evitar la violencia y las muertes. “En estos tres casos la Policía, que está bajo la tuición del Gobierno, es la que ha sido la protagonista”.

Según Albarracín, el Gobierno maneja “como su repartición el Ministerio Público y la Fiscalía. Si bien legalmente no dependen del Gobierno, en la práctica son una especie de repartición del Ministerio de Gobierno”.

El diputado Marca escucha las opiniones y pide tolerancia. “El Ministerio de Gobierno está empezando recién, pero está mostrando un trabajo positivo y está actuando con cierta cautela. Este ministerio es muy criticado y muy complejo, porque  se habla de Seguridad Interna”, dice.

Insiste en que este último tema implica referirse a delincuentes nacionales e internacionales, pero también a los asuntos políticos con los movimientos sociales. “Controlar estos sectores es muy complejo”, admite.

Culpables. “El deterioro de la imagen del Ministro de Gobierno está ligado al deterioro que ha tenido también el Gobierno”, resume Zegada al referirse al ministro Wilfredo Chávez, quien reemplazó a Sacha Llorenti, que estuvo al frente de ese despacho hasta el 27 de septiembre de 2011.

Dice que ante los conflictos sociales esta oficina gubernamental  tropezó con “momentos muy duros que están ligados a la imagen del Gobierno”. Según afirma, el intento de las cumbres Social y Política fue importante en la búsqueda de concertar con los actores sociales y políticos.  

En tanto, Yaksic es mucho más crítico respecto de la labor del Ministerio de Gobierno. “Definitivamente, se está convirtiendo en el aparato represor del Gobierno, lo cual es muy complicado. No le ha cambiado el Presidente el rostro a ese ministerio”.

Sigue reproduciéndose —de acuerdo con Yaksic— esa vieja práctica partidocrática de hacer de la Policía Boliviana un instrumento al servicio del partido de Gobierno. Eso no es posible hacerlo. El diputado considera que así sólo le hace un flaco favor a la Policía. “Claro, estas actitudes hacen que se la debilite más y pierda mayor institucionalidad”.

Romero. Sin embargo, Yaksic defiende al ministro de la Presidencia, Carlos Romero, una autoridad que a su juicio es vital en el Gobierno, pero que hoy no está cumpliendo el rol articulador y, al contrario, su función “es invisibilizada”.

“Tiene condiciones de desplegar mecanismos de coordinación, pero el diseño de las políticas del Gobierno ha hecho que no se note esa capacidad”, justifica Yaksic, quien dice que Romero cumple ahora más un rol policiaco. “No hay coordinación, se trata más de una estrategia de copamiento y de subordinación de  otros estamentos al Ejecutivo”.  

Compara al Ministerio de la Presidencia al de un Primer Ministro en Europa, y al tratar de hallar una respuesta al porqué Romero no trasciende, Yaksic lanza una teoría: “Se nota, o que el Presidente no le hace mucho caso a las recomendaciones de su Ministro de Presidencia o el ministro no está teniendo un rol protagónico”.

PREVENCIÓN. Al referirse al Ministerio de la Presidencia, Zegada toma el ejemplo de los médicos respecto de la prevención como la mejor cura.  

“Hay que mejorar los mecanismos y procedimientos para encarar la conflictividad en el país con una lógica más de prevención que de abordarlos después que han explotado. Los costos han sido altos que si hubiesen sido manejados con una lógica más preventiva y de negociación”, sintetiza Zegada.

El manejo del conflicto es, en su criterio, el principal problema. “Se olvidaron de la importancia de la institucionalidad y sus mecanismos para resolver”.

El diputado Marca destaca que Romero, en persona, solucionó problemas sociales en El Alto y Yapacaní. “Nos parece importante el desempeño del ministro Romero”, apunta.

No obstante, cree que 2012 será muy complicado. “Debe tener mayor coordinación con los movimientos sociales para consolidar el Plan Nacional, en un año que será complejo porque se aprobarán los estatutos  y las cartas orgánicas”.

Los ministerios de Presidencia y Gobierno fueron muy criticados en 2011 por la represión a indígenas del TIPNIS. Hoy, ellos analizan volver a marchar en defensa de la ley corta.

Morales cumple este domingo dos años del segundo periodo. Hace seis años llegó al poder de la mano del MAS.

Una buena y otra mala en Relaciones Exteriores

El emplazamiento a Chile y la reanudación de relaciones con EEUU, lo positivo.La reanudación de las relaciones con Estados Unidos es para los analistas René Prudencio y Javier Murillo, respectivamente, lo más destacable de las relaciones internacionales a dos años del segundo periodo de gobierno.

Prudencio, que trabajó en la Cancillería, considera que la restauración de las relaciones con los estadounidenses es lo más positivo en la gestión del canciller David Choquehuanca.

“Después de una larga negociación, hay un entendimiento y próximamente se nombrará ya a los embajadores. Con eso se restablecerán completamente las relaciones, cosa que para Bolivia es fundamental por el tema de los productos textiles”.  

Por su lado, Murillo considera que se hagan los esfuerzos “para recomponer las relaciones con Estados Unidos, un elemento importante en este nuevo año” de gestión gubernamental.

Respecto a las relaciones con Chile, Prudencio es muy crítico. “Se han enfriado muchísimo las relaciones. Cuando asumió el poder el presidente Evo Morales la relación con Chile era muy positiva. Ahora, desde el momento en que se anunció que Bolivia iba a llevar la demanda a la Corte Internacional del Justicia, evidentemente se enfrió la situación”, añade el especialista.

Por su lado, el excanciller Murillo cree que el Gobierno boliviano por fin se dio cuenta que la política dilatoria chilena en realidad no acercaba al país al mar.

“Este 2011 se rectificó y se resolvió emplazar de manera directa el problema. Encarar de manera directa y emplazar a Chile para que se defina si está o no por el diálogo”, precisa.

Prudencio insiste en que con Chile, Bolivia equivocó el camino. “No puede llevar a Chile a la Corte Internacional por un lado y por el otro querer negociar”.

El 23 de marzo de 2011, Morales anunció un juicio internacional contra Chile. Y el 7 de noviembre, los gobiernos de Morales y Barack Obama reanudaron relaciones, aunque falta la nominación de sus embajadores.

OTROS DETALLES DEL TEMA

- Prudencio destaca la existencia de la Dirección Marítima, algo que olvidaron los últimos cancilleres y que, según dice, será vital para las negociaciones.- Unos creen que se debería considerar la venta de gas a Chile. En 2003 se armó una revuelta popular que se opuso a la venta del producto al vecino país.

El Gobierno se erosiona

Por: Reymi Ferreira  En el tercer aniversario de la aprobación de la CPE, que establece el Estado Plurinacional, se constata que la institucionalización del nuevo Estado se cumplió según el cronograma.

Primero fueron las cinco leyes orgánicas, mediante las cuales se establecen las bases de los nuevos órganos judiciales, normas que regulan la autonomía y las bases para procesos electorales. 2011 es significativo porque se concretó la elección de las autoridades del Órgano Judicial.  

En el aspecto político, el régimen consolidó el poder político, electoral, y política y judicialmente logró tener (a excepción de Santa Cruz) control sobre las gobernaciones y la mayoría de los municipios. En la Asamblea Legislativa mantiene una mayoría que le permite desarrollar una agenda legislativa sin mayor oposición. Al frente existen partidos y agrupaciones de oposición que no lograron un carácter nacional, un discurso unitario que no sea la oposición frontal al Gobierno.  

Sin embargo, la oposición ahora tiene su base en el occidente con el Movimiento Sin Miedo (MSM) y, en menor medida, Unidad Nacional (UN). Del oriente, Verdes tiene presencia regional.

Un panorama relativamente apacible para el Gobierno, sin embargo, es que el último año tuvo turbulencias que han afectado de alguna manera la popularidad del presidente Evo Morales como del Gobierno en zonas urbanas. El “gasolinazo” y el conflicto del TIPNIS erosionaron (aún no se sabe hasta dónde) la popularidad presidencial y se reflejó en las elecciones judiciales. A diferencia de anteriores gestiones, fue un año en el que hubo un desgaste del Gobierno, aunque avanzó en su “proceso de cambio”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia