Especiales

Es vital promover las inversiones

Luis Revilla Herrero, alcalde paceño 

Luis Revilla Herrero, alcalde paceño

Luis Revilla Herrero, alcalde paceño Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Eduardo Chávez / La Paz

00:00 / 16 de julio de 2015

Para su segundo mandato en el Gobierno Municipal de La Paz, Luis Revilla se planteó concretar tres tareas: implementar el sistema municipal de salud; mejorar y ordenar el transporte —tanto el gestionado por algún nivel del Estado como el que está en manos de los sindicatos de choferes— e impulsar la productividad. Él prefiere concentrarse en esas tareas de la ciudad para poner en marcha la agenda La Paz 2040 que concertó con sectores en su primera gestión; luego pensará en su futuro político. 

— ¿Cuál es la proyección de ciudad hacia 2020 y en qué está la aplicación del Plan La Paz 2040?

— Lo inmediato es superar la etapa de transición, luego hay que entender que el Plan 2040 es un plan a 20 años. El Plan de gobierno a cinco años está recogiendo los lineamientos y continúa con la perspectiva de planificación y ejecución de varias iniciativas concertadas en la anterior gestión.

— ¿Cuáles serán las áreas que marcarán esa agenda de cinco años?

— Primero está la implementación del sistema municipal de salud. Hay dos hospitales en funcionamiento, 60 centros de salud de primer nivel y estamos construyendo tres de segundo nivel, solo con recursos municipales. Y si a eso le sumamos que la Gobernación pueda actuar sobre el complejo de Miraflores es posible pensar que en los próximos cinco años la calidad de la atención y de los servicios de salud en La Paz mejore significativamente. El otro lineamiento es el transporte. La ampliación del PumaKatari —a fin de año están llegando 80 buses, 70 que estaban previstos y hemos ampliado el contrato para comprar diez más porque la demanda de las tres primeras rutas así lo exige— con otras cuatro líneas. No hay que olvidar que el compromiso es que en próximos cinco años deben estar funcionando 21 rutas. Una por cada distrito municipal.

— ¿La ampliación de las cuatro rutas era para el tercer trimestre ahora es para fin de año?

— Sí, han surgido complicaciones con la transición y las nuevas rutas estarán en funcionamiento a fin de año.

— ¿Es posible pensar en un sistema integrado de transporte?

— Tiene que ser parte del transporte metropolitano, con el teleférico y el transporte público tradicional. Estamos en esa discusión, actualmente el centro es la Línea Blanca, pero Mi Teleférico y LaPazBus tienen que unirse, ése es un camino inevitable. Otro desafío crucial es ordenar el transporte tradicional que no puede ser sustituido por Mi Teleférico ni por LaPazBus. Hoy tenemos un sistema caótico no solo por la oferta y la demanda y sus distorsiones, sino por el desorden. Por ejemplo, el PumaKatari que viene de Chasquipampa está lleno, los buses que vienen de esa zona también, igual que los minibuses y trufis. Eso no es problema de demanda eso ocurre por el desorden. Un vehículo funciona hoy en una línea, mañana está en otra y pasado en otra. Así no hay manera de ordenar y racionalizar el número de vehículos para cada línea, las rutas ni, por supuesto, la calidad del servicio. Si ordenamos vamos a tener un mejor transporte, con posibilidades, incluso, de financiamiento para la renovación de su parque automotor.

— Ahí tiene dos frentes para negociar, el teleférico con el Gobierno y el transporte con los choferes.

— En el caso del teleférico, la transición ha distorsionado todo, hubo estrecha coordinación política entre la gestión transitoria y el Gobierno, pero la coordinación técnica ha sido nula. La misma gente del teleférico ha admitido que ha trabajado sobre el plano de riesgos de 2011, cuando ese mapa había sido actualizado en 2013. En la anterior gestión coordinamos, nos reuníamos cada 15 días y resolvíamos. Hay que recuperar ese mecanismo.

— ¿Ese nivel de coordinación permite pensar en una tarifa única?

— Por supuesto que sí. Ya envié un proyecto de convenio, en el que se establecen las líneas generales del sistema de transporte que tiene que terminar en un solo boleto.

— ¿Y con los sindicatos?

— Hay que hablar, estoy convencido de que ellos saben lo mucho que están perdiendo con el desorden. Si bien es un servicio prestado por privados es de interés público y por lo tanto vamos a ocuparnos de definir las rutas con una ley que tiene que aprobar el Concejo. Deben ser las autoridades las que autoricen si uno ingresa o no a una línea y no el pago a un sindicato.

— Se eliminaría ese pago.

— Eso tiene que acabar para luego encarar la calidad, pero hay que ir por partes. Hemos hecho un esfuerzo importante para establecer tarifas, pero no tiene sentido si no cumplen las rutas. Es un desafío grande, pero hay que encararlo, otras ciudades lo han hecho.

— Parte del plan era hacer de La Paz un municipio productivo.

— El tercer lineamiento tiene que ver con una ciudad promotora de las inversiones. Hay proyectos que pueden ser financiados por privados para beneficio de la ciudad. Por ejemplo, hay empresas interesadas en la concesión de espacios para parqueos subterráneos, como se ha hecho en otras ciudades. Esos mismos espacios pueden tener plazas de comidas, centros de entretenimiento, guarderías o espacios para el desarrollo de actividades culturales. Vamos a desarrollar una política agresiva para atraer inversiones que resuelvan problemas urbanos y generen empleo. Convertiremos a La Paz en una ciudad inteligente, donde la tecnología esté al servicio de la gente, además de impulsar construcciones verdes.

— ¿Y cuál será el futuro de Sol.Bo? ¿Tiene proyección nacional?

— Sin duda que sí. Ésta es una organización política que tiene personería departamental, tenemos la expectativa de constituir una organización nacional, pero no es una preocupación en lo inmediato. Si queremos hacer las cosas con seriedad, tenemos que hacerlas con calma. No nos interesa construir una alternativa electoral. Nos interesa construir una alternativa política sólida y hacia adelante, y eso puede tomar diez años, no importa.

— Piensa en una elección nacional.

— Con qué cara uno puede pretender construir o presentarse en un escenario nacional si no ha podido dar respuestas mínimas a las necesidades para las que ha sido encomendado. Así que eso lo dirá el tiempo.

— ¿No será presidenciable?

— Hay mucho que hacer todavía aquí en La Paz, estoy abocado a eso.

Perfil

Nombre: Luis Revilla Herrero

Nació: 22 de abril de 1972 en La Paz

Profesión: Abogado

Cargo: Alcalde de La Paz

Vida

Tras salir bachiller del Colegio San Calixto estudió Derecho en la UMSA. Su trabajo como activista de derechos humanos le acercó a Juan del Granado, quien le invitó a ser parte del Movimiento Sin Miedo desde su fundación. Fue presidente del Concejo Municipal de 2005 a 2010 y alcalde paceño de 2010 a 2015. En junio juró a su segundo mandato hasta 2020.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia