El Financiero

Alto costo laboral e informalidad convierten al empleo en precario

Una investigación impulsada por el Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo  analiza los aspectos que motivan a que en el país no avance el empleo de calidad.

Obreros. Una vista del taller de la empresa estatal de textiles que funciona en Riberalta con el fin de exportar a Venezuela.

Obreros. Una vista del taller de la empresa estatal de textiles que funciona en Riberalta con el fin de exportar a Venezuela. Foto: Víctor Gutiérrez - Archivo

La Razón / Édgar Toro Lanza

00:00 / 04 de noviembre de 2012

Un mercado laboral informal y los elevados costos que representa hacer sostenible una empresa hacen que el empleo en Bolivia sea precario. A esa conclusión llegó Beatriz Muriel, investigadora del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inesad).   

Muriel desarrolló una serie de argumentos que sostienen sus estudios y de su lado, el director de Planificación del Ministerio de Trabajo, Roberto Ballesteros, se refirió a las normativas aprobadas en los últimos años en favor de los trabajadores, aunque reconoció que quedan tareas pendientes.

El escenario en el que se expusieron los razonamientos fue el IV Simposio Económico “El empleo en debate”, organizado por el Inesad y la Universidad Privada Boliviana con la participación de expertos de ambas instituciones, del

Cides-UMSA y el Gobierno.

La ponencia de Muriel se refirió al impacto de la regulación laboral en el empleo en el área urbana. Enfatizó en que los avances no han disminuido la precariedad y la falta de empleos de calidad.

En su criterio, la inestabilidad laboral, el incremento salarial insuficiente y el poco acceso a la seguridad social son los principales factores que debilitan los planes para cualificar el trabajo. Ballesteros explicó que estos asuntos son atendidos gradualmente por el Ejecutivo desde 2006. Sobre la estabilidad laboral sostuvo que ésta se encuentra respaldada por el Decreto 28699 que eliminó la “libre contratación y despido” de trabajadores.

Acerca del salario, recordó que para 2000 el mínimo era de Bs 355 y cinco años después Bs 440, es decir que creció en 25,71%. “En cambio, de 2005 (Bs 440) a la fecha se incrementó a Bs 1.000, significa un crecimiento del 127%”.

No obstante, admitió que falta mejorar la cobertura en seguridad social; aunque no dio cifras, afirmó que más gente se incorpora al seguro de corto y largo plazo, y añadió que el Gobierno busca que los trabajadores de la microempresa accedan a éste.

Muriel reflexionó luego sobre lo difícil que es el que una empresa abandone la informalidad. “Los costos asociados a la formalidad son muy altos”, indicó. Dejar de ser una entidad informal implica asumir los costos establecidos por ley: registrarse, obtener su NIT, pagar impuestos, vender productos entregando facturas, cumplir con los costos laborales derivados de la nueva regulación, tener planillas, retener y entregar los descuentos respectivos a las AFP, estar al día con la Caja Nacional de Salud y otras obligaciones legales en vigor.

“Esta gran brecha de costos entre ser y no ser formal es sin duda un problema muy importante que incentiva el crecimiento de empresas informales y la precariedad en el empleo”, subrayó.

Los empleos precarios se encuentran principalmente en los sectores informales (micro y pequeñas empresas) dedicados al comercio, servicios, artesanías y también manufacturas, precisó.

Un obrero o empleado que tiene un empleo precario tiene bajos ingresos laborales (no recibe un salario básico) que no cubren sus  necesidades básicas; tampoco tiene la protección en salud y pensiones para su jubilación; las condiciones de trabajo en empresas y microempresas informales no ofrecen ni higiene ni seguridad ocupacional.

Son empleos inestables que generan volatilidad en los ingresos, detalló Muriel.

La Encuesta a las Micro y Pequeñas Empresas realizada por el Instituto Nacional de Estadística en 2008 identificó 216.064 micro y pequeñas empresas “fijas” (no incluye a las “móviles” o ambulantes). Del total, la mayoría está en el comercio con 117.550; le siguen los servicios con 73.539 mypes y la industria ocupa el tercer lugar con 24.975 mypes.

A septiembre de este año, Fundempresa tiene registradas 72.581 empresas formales en Bolivia. Las  unipersonales son el 25% del total y las sociedades de responsabilidad limitada llegan al 14%.

Según Muriel, los mayores costos laborales derivados de la nueva Ley de Pensiones causaron que los aportes aumentaran de 12 a 13 veces al año, incrementando la prima por riesgo laboral del 1,75% al 1,85% de la masa salarial básica anual, y también de la contribución patronal obligatoria al Fondo Solidario del 3,25%. “Las dos medidas ocasionaron un aumento del 3,4% del salario básico y, de acuerdo con estimaciones, habrían provocado una caída en el empleo del 1,2% para el caso de los obreros y 1% para empleados”.

Subrayó que el empleo de calidad ofrece todo lo contrario del precario; y promueve la satisfacción laboral. Por su parte, Ballesteros aseguró que buscan cómo reducir la informalidad a través de un sistema de fiscalización estatal que controla el funcionamiento legal de las empresas y el comercio. En 2009 empezó el seguimiento a 41 mil empresas formales.

Muriel señaló, según información oficial, que el desempleo llegó a 5,5% en 2011, menos que en 2010 cuando era del 6,5%. Ballesteros afirmó que esa cifra bajará en las próximas gestiones.

Entre las acciones gubernamentales para generar trabajo están el acceso a financiamiento a través del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) para nuevos emprendimientos, que crearon 526.137 empleos directos e indirectos, manifestó. Próximamente, el Ejecutivo lanzará el Programa de Apoyo al Empleo para atender a 70 mil personas que están en busca de un puesto laboral.

Además, se prevé dar 20 mil subsidios de capacitación equivalente a un salario mínimo por hasta tres meses. “Con este componente se pretende atender la demanda de 22.500 unidades económicas (micro y pequeñas) urbanas y rurales”, dijo Ballesteros.

Muriel señaló que el 46,6% de los trabajadores asalariados no cuenta con las cobertura laboral exigida por la normativa vigente. “Muchos asalariados no están cubiertos por la regulación porque las formas de contratación laboral son informales”, argumentó.

Propuestas para empleo formal

Medidas 

Se propone la aplicación de un banco de horas ajustando la jornada laboral a ciclos de negocios; una mejor regulación de la causal de despido cumpliendo los contratos laborales; y políticas públicas que apoyen la permanencia del empleo formal en periodos de recesión.

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia