El Financiero

En El Alto, 72 trabaja en condiciones de ‘mal empleo’

Se llama así a la fuente de trabajo inestable y de baja remuneración económica

Mercado. La Ceja de El Alto, lugar donde abunda el comercio informal.

Mercado. La Ceja de El Alto, lugar donde abunda el comercio informal. Foto: Nicolás Quinteros - Archivo

La Razón

00:00 / 04 de noviembre de 2012

Los llamados “malos empleos” son característicos en el 72% del mercado laboral informal de El Alto, de acuerdo con Elizabeth Jiménez Zamora, investigadora del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (Cides) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), quien participó en el IV Simposio Económico “El empleo en debate”.

La profesional define como “buenos empleos” aquellos que permiten obtener mayores y mejores remuneraciones, y hacer aportes a los fondos de pensiones (AFP), los que sin embargo pueden ser, de igual manera, inestables y precarios. Los “malos empleos” son aquellos precarios, de baja remuneración, inestables y que no brindan seguridad a futuro.

Según datos del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), en 2008 los “malos empleos” llegaban al 71% y para 2011 subieron al 72%. En las mismas gestiones comparadas, los empleos “regulares” eran el 54% y llegaron al 58%; mientras que los “buenos empleos” crecieron del 71% al 74%, indicó la investigadora. Hubo una mejora del 2% en los “buenos empleos”. Pero, aclara, se mantienen en el mercado laboral informal.

También indicó que los “buenos empleos” están en los empredimientos empresariales (22%), semiempresariales (31%) y familiares (39%), y que más de dos terceras partes corresponden al sector privado de El Alto.

Jiménez también identificó que los “buenos empleos” en el sector público subieron del 35%, en 2008, al 44% en 2011. Contrariamente, los “buenos empleos” en el sector privado pasaron del 65% al 56% en el mismo periodo. Añadió que la evidencia empírica muestra que los indicadores de desempleo abierto, precariedad del empleo y subempleo invisible en El Alto son “significativamente mayores” al promedio encontrado en ciudades capitales del territorio boliviano.

Una de las principales causas es la falta de oportunidades laborales, lo que se suma a que las unidades económicas están afectadas por el acceso limitado al capital financiero y al capital humano y social. Explicó que hay una fuerte demanda por inversión en la oferta de recursos humanos calificados. Incluso la educación formal no ofrece oportunidades para una capacitación específica como requiere el mercado laboral alteño. El comercio y la industria manufacturera representan los sectores que generan mayores oportunidades, al igual que el trabajo por cuenta propia expresado en emprendimientos familiares, constituyéndose éste en una de las estrategias laborales más importantes. 

Destacó que en términos de género, el comercio es el sector en el que más participan las mujeres.

El capital humano y financiero 

Demanda

La demanda por inversión en capital humano se encuentra por encima de la limitada oferta efectiva por recursos humanos calificados.

La oferta de educación formal no ofrece oportunidades de acceder a capacitación específica en campos asociados a los actuales desafíos de la economía alteña. 

Finanzas

El acceso al capital financiero no es la única condición para mejorar el empleo. El estudio muestra que el mayor desafío es fortalecer los emprendimientos para que puedan representar oportunidades sostenibles de generación de empleos.

Sector público crea fuentes de trabajo en varios rubros

El Gobierno generó fuentes de trabajo directo e indirecto en algunas empresas estatales “como muestra de su esfuerzo por mejorar la calidad del empleo”, aseguró Roberto Ballesteros, director de Planificación del Ministerio de Trabajo.

De acuerdo con la información que proporcionó, en la gestión 2005 se crearon 7.752 fuentes de empleo en los rubros: extractivista (5.613); manufacturero (61) y de servicios (2.078). Para 2011 se generaron 11.132 puestos laborales en las mismas áreas productivas, según los datos oficiales.

En términos globales, los empleos directos e indirectos generados en la gestión 2011 alcanzan a 245.112, manifestó Ballesteros. Estos empleos corresponden a las áreas de vivienda e infraestructura deportiva (154.421), construcción de carreteras y aeropuertos (85.789) y telecomunicaciones (4.902), agregó la autoridad.

Ballesteros también hizo referencia a la generación y mantenimiento de empleos del BDP, acumulado desde junio de 2007 a septiembre de 2011. En ese periodo se generaron 526.137 empleos directos e indirectos. Las principales áreas son los alimentos, textiles, madera, construcción, artesanía, cueros, turismo y otros.

El Director de Planificación también destacó que las nuevas empresas de Lacteosbol, Cartonbol, EBA, entre otras, están empezando a generar empleos y están en pleno proceso de consolidación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia