El Financiero

BM: Países en desarrollo deben preparar planes de contingencia

El  Banco Mundial, en sus previsiones para la economía mundial en 2012 advierte un menor crecimiento e impacto en países en desarrollo; propone dar prioridad al gasto en redes de protección social e infraestructura

Pobreza. Desempleados en Honduras; país con 8 millones que viven en la miseria, 65% de su población.

Pobreza. Desempleados en Honduras; país con 8 millones que viven en la miseria, 65% de su población. Foto: La tribuna.hn

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 22 de enero de 2012

“La economía mundial ha entrado en un período peligroso”, afirma el BM en Perspectivas Económicas Mundiales y explica que la tormenta financiera que afecta a Europa se propagó a países en desarrollo y deben prepararse con planes de contingencia.

“Uno de los elementos más positivos de la recesión de 2008-09 fue la velocidad a la cual los países en desarrollo (excepto los de Europa Central y Oriental) consiguieron salir de la crisis. En 2010, el 53% de estas naciones ya había retomado la actividad económica a un nivel similar o incluso superior a las estimaciones de su potencial producción. En esta ocasión, y si la situación mundial se deteriora gravemente, los países en desarrollo parecen estar más vulnerables”, se señala en el último informe del Banco Mundial (BM).

Explican que a pesar de que las condiciones fiscales son aún, en general, mejor en los países en desarrollo que en los de ingreso alto, las cuentas fiscales se han deteriorado en alrededor de 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en casi 44% de estas naciones y unas 27 de ellas tienen un déficit público de 5% del PIB o superior en 2012.

“Por esta razón, los países en desarrollo cuentan con menos espacio fiscal para responder ante una nueva crisis”, advierte el BM.

Y agrega que si la situación de los países de ingreso alto empeorase y hubiera una segunda crisis mundial, los países en desarrollo tendrán que operar con menos capital, menos oportunidades comerciales y menos apoyo financiero para las actividades públicas y privadas.

“En este escenario, las perspectivas y tasas de crecimiento que parecieron relativamente fáciles de conseguir en la primera década del milenio podrían ser mucho más difíciles de alcanzar en la segunda década. Y es posible que queden en evidencia las vulnerabilidades que se mantuvieron ocultas durante el período de auge, requiriéndose la aplicación de políticas para enfrentarlas”.

Frente a este panorama tan incierto, “los países en desarrollo deben evaluar sus fragilidades y preparar planes de contingencia para responder a una desaceleración económica”. Y sugiere las siguientes acciones.

En caso de que se congelen los mercados financieros, los gobiernos y empresas podrían verse imposibilitados de seguir financiando los déficits. “Los países deben elaborar un plan de contingencia, que dé prioridad a los gastos en redes de protección social e infraestructura, a fin de asegurar el crecimiento a largo plazo. Las dificultades serán graves para las naciones en desarrollo cuyas necesidades de financiamiento externo superan el 5% del PIB. Si fuera posible, deberían conseguir financiamiento anticipado para evitar el recorte repentino del gasto público y privado”.

En el informe también se alerta que la crisis que afecta a los países de ingreso alto podría presionar la balanza de pagos y las cuentas fiscales de los países que dependen excesivamente de las exportaciones de productos básicos y de la entrada de remesas. “Una severa crisis podría causar una caída de por lo menos el 6% de las remesas a los países en desarrollo, lo que impactaría seriamente a las 24 naciones donde estas transferencias constituyen el 10% o más del PIB”.

Respecto a los países exportadores de petróleo y metales, señala que también podrían resultar afectados en caso de una crisis mayor. “El balance fiscal de estos últimos podría deteriorarse en al menos 4% del PIB”.

Sin embargo, en el informe del BM se manifiesta que habría un efecto positivo para los consumidores; se verían beneficiados porque “el descenso de los precios de los alimentos podría reducir los ingresos de los productores, pero se compensaría, en parte, por un menor precio en los fertilizantes y el petróleo”.

Baja la previsión del crecimiento

El BM corrigió a la baja su previsión de crecimiento para 2012, a 5,4% para los países en desarrollo y a 1,4% para los países de ingreso alto (-0,3% para la zona del euro). En junio de 2011, el Banco pronosticó un crecimiento de 6,2% y 2,7%, (1,8% para la zona del euro), respectivamente. En este momento se espera que la economía mundial crezca en 2,5% y 3,1% en 2012 y 2013, respectivamente.

El informe del BM señala que un crecimiento más lento ya se manifiesta en el debilitamiento del comercio internacional y en los precios de los productos básicos. Se calcula que las exportaciones mundiales de bienes y servicios crecieron sólo 6,6% en 2011 (a diferencia del 12,4% en 2010) y se prevé un aumento de únicamente 4,7% en 2012. Los precios mundiales de la energía, metales y minerales, y de los productos agrícolas han disminuido 10,25%, y 19%, respectivamente, desde los récords registrados a comienzos de 2011.

La baja en los precios de los productos básicos (descendieron en los últimos meses,  en 14% desde el nivel máximo registrado en febrero de 2011) ha contribuido a mitigar la inflación en la mayoría de los países en desarrollo, pero la seguridad alimentaria de los más pobres sigue siendo un problema alarmante.

Bolivia crecería sólo 4,1% en 2012

En esta semana, el ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Luis Arce, señaló que el crecimiento de 2011 fue de 5,1%. Cifra menor se presenta en el informe del BM Perspectivas Económicas Mundiales; en las previsiones para los países de América Latina y el Caribe, Bolivia llegaría a 4,8% en 2011 y se prevé para este año un  4,1%. Las previsiones para Brasil son más alentadoras, subiría de 2,9% a 3,4%. El crecimiento de Colombia se estima en 4,4% para este año, menor al 5,6% de 2011. Ecuador, disminuye de 6,1% a 3,3% y Perú de 6,3% a 5,1%.

En el comunicado del BM se señala que “a la fecha, el riesgo soberano de los países en desarrollo aumentó en 45 puntos básicos en promedio y los flujos brutos de capital cayeron a $us 170.000 millones en el segundo semestre de 2011, menor a $us 309.000 millones que recibieron en el mismo período 2010”.

“La escalada de la crisis no dejará a nadie indemne. Las tasas de crecimiento de los países desarrollados y en desarrollo podrían caer tanto o más que en 2008 y 2009”, agregó Andrew Burns, jefe del Equipo de Tendencias Macroeconómicas Mundiales y autor principal del informe.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia