El Financiero

Billetes: de cambios estructurales a emisiones ‘inclusivas’

Circulación. Las distintas familias de billetes marcan en general hitos en la historia económica de Bolivia.

Billetes: de cambios estructurales a emisiones ‘inclusivas’.

Billetes: de cambios estructurales a emisiones ‘inclusivas’.

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

00:00 / 25 de abril de 2018

A diferencia del objetivo primario de las anteriores familias de billetes, el nuevo dinero plurinacional que comenzó a circular cumplirá propósitos más de contenido técnico y social que de carácter estructural.

Según información del Banco Central de Bolivia (BCB) y de expertos en la materia, la historia de las monedas y billetes del país está asociada a distintos hechos que marcaron la vida económica del país.

La primera familia de papel moneda del Estado Plurinacional presentada días atrás reemplaza a un grupo de billetes que se imprimió durante la República, para dejar atrás una época en la que el país sucumbió a la hiperinflación (1982-1985) asociada a la crisis causada por una galopante deuda externa, la caída del precio del estaño y la expansión monetaria-fiscal.

Para estabilizar esta crítica situación, el presidente Víctor Paz implementó en 1986 diversos ajustes estructurales que se consolidaron con la creación, a través de la Ley 901, del boliviano (Bs), que comenzó a circular en enero de 1987 y sustituyó al peso boliviano ($b), que también surgió producto de la inflación iniciada en 1931 con el abandono de uso del oro como medio de pago, que se agudizó con la Guerra del Chaco y se agravó con las profundas transformaciones estructurales impulsadas por la Revolución Nacional.

Ajustes. Es así que la entonces nueva unidad monetaria eliminó de la anterior seis ceros, por lo que Bs 1 concentró el valor de $b 1 millón, con lo que los trabajadores dejaron de recibir su salario en fajos de billetes que amontonados alcanzaban alturas de hasta 50 centímetros.

Se imprimieron 10 series del boliviano en diferentes casas impresoras, pero no en todos los cortes. El de Bs 2 solo salió en las series A y B y el de 5 de la A a la E, hasta que ambos fueron sustituidos por monedas en 1991 y 2001.

En el anverso de la actual familia de papel moneda se rinde homenaje a siete personajes históricos de Bolivia que se destacaron en distintas ciencias y artes, y en el reverso se muestran sitios patrimoniales de varios departamentos. Dos ya están fuera de circulación: el billete con el industrial y geopolítico Antonio Vaca Díez (Bs 2) acompañaba a una vista de Cobija y la escritora y poeta Adela Zamudio (Bs 5), a una de la Virgen del Socavón (Oruro).

El pintor indigenista Cecilio Guzmán de Rojas (Bs 10) se mantiene junto al monumento a las Heroínas de la Coronilla (Cochabamba); el abogado y “padre de la justicia boliviana” Pantaleón Dalence (Bs 20) cerca de la Casa Dorada (Tarija); y el pintor Melchor Pérez de Holguín (Bs 50) próximo a la Torre de la Iglesia de la Compañía de Jesús (Potosí).

El busto del multifacético Gabriel René Moreno (Bs 100) circula junto a la imagen del patio principal de la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier (Chuquisaca); y el escritor y poeta Franz Tamayo (Bs 200) al lado de la ruinas preincaicas de Tiwanaku (La Paz).

Dibujo. A diferencia de lo que antes sucedía en Bolivia y en el resto de los países de la región, que por lo general mandaban a diseñar e imprimir su papel moneda en bancos europeos, el boliviano fue “la única” familia de billetes con diseño nacional, recuerda Felipe Ramos, funcionario del BCB que estuvo a cargo del trabajo.

En los pesos bolivianos, los personajes situados en el anverso de los billetes correspondían a expresidentes de Bolivia y en el reverso se evocaban imágenes de actividades productivas del país, como la minería, la extracción hidrocarburífera y el agro. En los bolivianos, en cambio, se incluyeron personas notables y lugares destacados de todos los departamentos con el fin de que la moneda nacional posea una representación más diversa y vuelva a tener aceptación luego de ser golpeada por su acelerada pérdida de poder adquisitivo.

“La elección de las personalidades y los sitios históricos fue encomendada a una comisión especial y se basó principalmente en personajes meritorios que fueron dignos representantes del país, cada uno de ellos en su época”, recordó Ramos.

Espere…

Desde su primera emisión, el actual grupo de billetes mantuvo su diseño, sumando solo cada vez más y mejores medidas de seguridad para enfrentar las crecientes falsificaciones, pero 31 años después de su puesta en circulación, el Gobierno tiene todo listo para incorporar a la economía una nueva familia de papel moneda.

El 10 de abril se introdujo en el país el primer corte de la Nueva Familia de Billetes (NFB) del Estado Plurinacional, la cual incluye modernas medidas de seguridad e imágenes renovadas. En cada corte se muestran tres personajes históricos, la imagen de un animal o planta en peligro de extinción y dos sitios patrimoniales o naturales, los cuales fueron elegidos por el Directorio del BCB con la colaboración de entidades del

Estado, instituciones entendidas en temas de descolonización, de sitios patrimoniales y flora y fauna.

A diferencia de las razones que dieron origen a las dos anteriores familias de billetes, como la restitución de la confianza en la moneda nacional o la consolidación de una nueva política económica, el boliviano plurinacional responde al interés por mostrar la unidad e inclusividad culturales, geográficas, históricas y económicas que —según el Gobierno— caracterizan el nuevo orden político del país.

“Esta primera familia de billetes del Estado Plurinacional muestra la unidad en la diversidad”, aseveró el presidente del BCB, Pablo Ramos, durante la puesta en circulación del primer corte plurinacional, de Bs 10, un proceso que se completará en abril de 2019.

Según el ente emisor, entre otras razones para la nueva emisión están las necesidades de dinero del mercado, la obligación de reponer los billetes de la anterior familia —que fueron deteriorándose por su uso— y la inclusión en el papel moneda de personajes históricos e imágenes con representatividad nacional, regional y de género; todo con un diseño moderno y seguro.

“No existe una fecha determinada de la convivencia” entre los billetes del boliviano y del boliviano plurinacional. “La convivencia entre ambas familias de billetes dependerá de muchos factores, siendo el más importante el vinculado al cuidado de éstos”, informó el BCB.

Cada billete cuesta en promedio Bs 0,42

Wálter Vásquez

Cada papel moneda que forma parte de la primera familia de billetes del Estado Plurinacional cuesta en promedio Bs 0,42, según información del Banco Central de Bolivia (BCB).

Las 671 millones de piezas que son parte de este grupo serán entregadas por la francesa Oberthur Fiduciaire, adjudicataria del contrato de Bs 270,88 millones, en el transcurso de este y el próximo año.

La vigencia actual de la familia de billetes, que es de 31 años, supera “ampliamente” la duración recomendada por otros bancos centrales, que es de 10 a 20 años, según una nota de prensa del BCB.

Con las nuevas piezas, se cubrirá los requerimientos de billetes del mercado por más de tres años, informó el ente emisor, que descartó la instalación en el país de una imprenta de papel moneda.

“La cantidad de billetes que requiere la economía es de unas 200 millones de piezas al año, la que puede ser atendida en un tiempo máximo de dos meses. La subutilización de la capacidad instalada” de una imprenta de más de $us 200 millones “obligaría a la búsqueda de clientes internacionales, los cuales anteponen criterios de experiencia estrictos antes de la contratación de alguna casa impresora. En consecuencia, no es económicamente rentable contar con una casa de impresión de billetes propia”, indica.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia