El Financiero

Bolivia pierde Bs 1,3 millones por cada persona que muere en las carreteras

Mike Dreznes. El Vicepresidente Ejecutivo de la Federación Internacional de Carreteras (IRF) llegó al país con el objetivo de que las instituciones del sector transporte conozcan las mejores prácticas internacionales en seguridad vial y apliquen estos conocimientos en el diseño y construcción de infraestructuras. “La reducción significativa de los siniestros viales se logra con las mejoras en la infraestructura”, dijo Emilio Uquillas, director representante de la CAF en Bolivia, que patrocinó la visita del experto.

Foro. Dreznes habla con periodistas de La Razón en dependencias del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Foro. Dreznes habla con periodistas de La Razón en dependencias del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

00:00 / 06 de julio de 2014

El 20 de noviembre de 2009, la Asamblea General de la ONU declaró el periodo 2011-2020 como “Decenio de Acción para la Seguridad Vial” con el objetivo de estabilizar y, posteriormente, reducir las cifras previstas de víctimas mortales de accidentes en carreteras en el mundo. En América Latina y el Caribe la tasa promedio anual de mortalidad en accidentes de tránsito es de 17 por cada 100.000 habitantes, superior a la de los países desarrollados (10) y a la de Bolivia (15), según datos a 2012 del Gobierno. 

— ¿De qué se trata este plan para mejorar la seguridad vial?

— El “Decenio de la Acción para la Seguridad Vial” tiene cinco pilares. El primero es lograr que los líderes más importantes de los países comprendan la necesidad y el mandato que tienen de implementar medidas para mejorar la seguridad vial (como políticas que obliguen al cumplimiento de las normas que protegen a la población en las rutas). El segundo se enfoca en el diseño de la infraestructura. El tercero está relacionado con tener vehículos más seguros, lo que puede reducir el número de accidentes fatales hasta en 40%. El cuarto se concentra en los peatones, los ciclistas, motociclistas y conductores de buses (educación vial). El quinto se enfoca en los servicios de emergencia. ¿Podemos transportar a las víctimas de un accidente a uno de estos servicios en un lapso que se denomina ‘Hora de oro’? Cada uno de estos elementos tiene importancia crítica (...). Además, para que las carreteras sean más seguras es necesario crear un Consejo Nacional de Seguridad Vial. No va a ser fácil, pero salvar vidas es la recompensa. (El Gobierno) tiene que tomar la decisión de que la seguridad vial es importante, hay que cambiar los comportamientos para intentar reducir los errores en carreteras que cuestan vidas (...). Los conductores y los peatones van a cometer errores. Por lo tanto, necesitamos diseñar estas vías de manera que las personas que cometan un error no lo paguen con su vida. En el mundo, 1,3 millones de personas mueren por año (en las carreteras); esto equivale a seis o siete accidentes fatales de aviones por día, así que estamos intentando desarrollar programas que ayuden a reducir esta cantidad de víctimas fatales (...). Si no hacemos algo, hasta 2020 más de 2,3 millones de personas van a morir anualmente en las vías, la mayoría en países de ingresos medios o bajos, que es donde hoy ocurren cerca del 92% de las muertes.

— ¿Cuál es el costo de la inseguridad vial para un país?

— Siempre hay que preguntarse, ¿cuánto le cuesta a la sociedad un accidente fatal? y la cifra que usamos para determinar esto es 70 veces el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita del país, que aquí en Bolivia es de $us 2.794 (a 2013). Así que el costo que paga la sociedad por no hacer algo es de aproximadamente $us 195.580 (Bs 1,36 millones) por cada persona que muere en las carreteras.

— ¿Considera que las carreteras de Bolivia son seguras?

— Sí y no. Hay algunas cosas sencillas que Bolivia está haciendo muy bien. Entre las buenas están algunos trabajos de mantenimiento y el creativo programa Cebras (de educación vial); entre las malas están la costumbre de no usar los cinturones de seguridad, la falta de control para determinar los lugares donde paran los buses y la falta de regulación para otros detalles importantes.

— En los últimos ocho años, Bolivia casi ha triplicado la inversión en construcción y mantenimiento de carreteras, ¿cómo puede hacer el país que sus rutas sean más seguras?

— Parte de la solución al problema de la seguridad vial es enfocarse en que las nuevas carreteras empleen la tecnología más avanzada y cumplan con las normativas más avanzadas y las mejores prácticas que existen. La manera en que esto se logra es utilizando lo que se llama una Auditoría de Seguridad Vial, lo que en teoría eleva el nivel de seguridad vial al más alto nivel. (...). Esta auditoría, por ejemplo, detecta potenciales riesgos para la población antes de la planificación de una vía.

— ¿Cuáles considera que son los países con caminos más seguros en Latinoamérica?

— Los que están implementando más vigorosamente este enfoque (de Auditoría de Seguridad Vial) son Chile, Colombia y un poco Brasil. Hay mucho trabajo por hacer en el resto de los países (...). Uno de los problemas que actualmente encontramos en cualquier país es que las constructoras diseñan las carreteras con estándares de seguridad de hace más de 50 años. Si se construyen carreteras con esas normas, esas son las vías que se obtendrán, rutas que satisfacen los niveles más bajos de seguridad que existen.

— ¿Qué elementos hacen que una carretera sea segura, requieren éstas más inversión?

— Algunos son muy sencillos y cuestan poco dinero. Uno de estos elementos, que se puede poner al medio y a los costados de la vía, es lo que llamamos la ‘franja con muescas’, que hace que el automóvil vibre cuando el conductor está por salirse de la ruta; el otro es el pavimento de alta fricción, que generalmente se usa antes de llegar a curvas e intersecciones y que logra la desaceleración del vehículo, impidiendo al motorizado derrapar en la vía. Hoy existen tantos dispositivos para mejorar la seguridad que los precios (de estos materiales) han bajado. Así que para añadir seguridad se necesita una inversión mínima, En algunos casos, de hecho, se puede hacer una carretera más segura por menos dinero.

Perfil

Nombre: Mike Dreznes

Nació: 25-12-1950

Cargo: Vicepresidente ejecutivo de la Federación Internacional de Carreteras

Una vida dedicada al trabajo para carreteras más seguras

Es reconocido como uno de los expertos mundiales en carreteras seguras ya que ha pasado los últimos 27 años trabajando en esta materia. Fue Vicepresidente de Barrera Systems durante cuatro años, se desempeñó por dos años como Director General Adjunto del Centro de Programas de la IRF y trabajó como Vicepresidente de Marketing y Operaciones Internacionales de QuixoteCorporation (de sistemas de absorción de energía) durante 20 años. Dreznes ha llevado a cabo varios seminarios de formación en materia de seguridad en carretera en más de 50 países. Es Copresidente de la Junta de Investigación del Transporte Subcomité de Actividades Internacionales de Investigación en seguridad en carretera; miembro del Comité Técnico en  Seguridad Vial 3.2 de la ONU; Copresidente de la Colaboración de las Naciones Unidas pilar 2; y miembro del Comité 13 sobre el Trabajo Zona de Seguridad, entre otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia