El Financiero

Bolivia posee el 80% de la red de transmisión

Electricidad. La nacionalización en el sector ‘es un proceso concluido’, afirma Jiménez.

Bolivia posee el 80% de la red de transmisión.

Bolivia posee el 80% de la red de transmisión.

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

12:13 / 19 de septiembre de 2018

El Estado es “dueño del 80% de la infraestructura” de transmisión de electricidad de Bolivia, según Hortensia Jiménez, autora de un estudio que busca acercar a la población local “al complejo proceso de nacionalización del sector eléctrico que vivió el país”.

“Actualmente, el sistema de transmisión está compuesto por ENDE Corporación e ISA Bolivia, donde el Estado boliviano es dueño de aproximadamente el 80% de la infraestructura”, afirmó la especialista en desarrollo energético sustentable y actual directora general ejecutiva de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN).

“Solo quedan algunas líneas que son privadas, pero que han sido reguladas por normas estatales para que exista un libre acceso para la de (sic) transmisión de energía, si es que alguna población cercana lo requiera”, agregó por escrito la exviceministra de Electricidad y Energías Alternativas y autora de La nacionalización del sector eléctrico en Bolivia, estudio que será presentado este jueves 20 en la Vicepresidencia.

El documento es mostrado como un texto ineludible para todas aquellas personas que quieran entender mejor el complicado funcionamiento de un sector clave de la producción nacional; para los estudiosos de temas económicos, productivos y de bienestar social; y para los futuros decisores de políticas públicas sectoriales.

Entre 2010 y 2012 “se nacionalizó toda la cadena productiva: la generación, la transmisión y la distribución (...) para garantizar el suministro eléctrico no solo en las ciudades sino también en el área rural, y con tarifas accesibles; y para convertir al sector en un instrumento generador de riqueza para el país”, recordó Jiménez, quien fue parte del equipo técnico que llevó a cabo el proceso de recuperación en el sector.

“Hoy podemos decir que se trata de un proceso concluido, y los efectos del mismo se pueden valorar muy positivamente. Bolivia cuenta con superávit de reservas (de electricidad) que da seguridad de suministro al consumidor y a la industria, y contamos con excedentes exportables”, agregó la ingeniera química.

Para convertir a Bolivia en un país exportador de energía, resumió, se cuenta ya con la planificación necesaria y el solvente apoyo económico del Estado, el cual puede financiar acciones de desarrollo en cualquier área. Parte de esos proyectos (los ciclos combinados en las termoeléctricas de Warnes, Entre Ríos y Yacuiba) entrarán en operación el próximo año e incrementarán la oferta eléctrica en más de 1.000 megavatios (MW), detalló la ex consultora internacional, quien se encuentra en el Ejecutivo desde 2006.    

El desarrollo hidroeléctrico será también un factor clave para que el país se vuelva un proveedor regional de electricidad.

Capacidades. En junio pasado, el Banco de Desarrollo de América Latina-CAF entregó al Gobierno los resultados de un estudio que calcula el potencial hidroeléctrico de Bolivia en 38.000 MW y en más de 60.000 MW si se incluye la capacidad de generación con agua en las áreas protegidas del país, algo que la institución multilateral ve como innecesario.

Al respecto, Jiménez afirmó: “El Estado boliviano no puede renunciar a desarrollar proyectos hidroeléctricos (...). Sus autoridades tienen la obligación de velar por la seguridad energética del país (...). Hay variables ambientales que hay que observar, pero personalmente creo que los bolivianos no debemos renunciar a contar con una energía que asegure el bienestar de las generaciones futuras”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia