El Financiero

Bolivia debe seguir invirtiendo para reducir su ‘atraso’ en salud y educación

Baudouin Duquesne. El representante en Bolivia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó una evaluación de su gestión antes de finalizar su misión de seis años en el país. El ejecutivo destacó, entre otras cosas, la reducción de los plazos en los procesos administrativos para acelerar la ejecución de proyectos del banco y el cambio de la proporción de recursos concesionales y crédito de capital ordinario que la entidad otorga cada año al Estado boliviano.

La Paz. Duquesne habla con los periodistas de La Razón en el edificio del BID, en la avenida 6 de Agosto.

La Paz. Duquesne habla con los periodistas de La Razón en el edificio del BID, en la avenida 6 de Agosto. Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez

00:00 / 07 de septiembre de 2014

—  ¿Cómo evalúa su gestión en estos seis años en Bolivia?

— Yo llegué al país en junio de 2008, desde entonces conocí a cuatro ministros de Planificación: Graciela Toro, Carlos Villegas, Noel Aguirre y Viviana Caro. Y los menciono porque estos ministros son muy importantes para nosotros, pues representan a Bolivia en la asamblea de gobernadores del BID y porque son nuestra puerta de entrada en el Gobierno (...). Cuando llegué a Bolivia, el banco acababa justo de condonarle al país una gran deuda de más de $us 200 millones, así que nuestra cartera era bastante limitada. Por ello, empezamos a hacer un trabajo muy profundo de modernización de la oficina. Primero, reducimos los plazos administrativos para mejorar el ritmo de ejecución de los proyectos y después trabajamos con cada uno de nuestros socios (ABC, Ende, FPS y ministerios, entre otros) para ver cómo podíamos agilizar también su parte del trabajo. En 2008, el banco aprobó $us 77 millones de nuevos préstamos, pero la ejecución se limitó a 44 millones. Seis años después, tenemos una situación totalmente diferente. Este año hemos aprobado $us 365 millones de nuevas operaciones, el año próximo vamos a aprobar posiblemente 450 millones. Este 2014 vamos a ejecutar unos 300 millones y en 2015 será un monto superior. Entonces estamos en otro ritmo de ejecución y de trabajo con el país.

— ¿Cuáles son los principales problemas que el BID ha enfrentado en este tiempo?

— Hemos tenido dificultades con algunos proyectos, pero no hemos tenido grandes situaciones conflictivas. Siempre hemos encontrado una forma de solucionar los problemas o de anticiparlos.

— ¿La corrupción ya no es una preocupación para el banco?

— No consideramos que en Bolivia haya más corrupción que en otros países (...). Los casos que hemos encontrado en estos seis años no son grandes sino pequeños, muchas veces a nivel individual, muy raramente a nivel de empresa. Diría que no es un tema que nos preocupe mucho en nuestros proyectos en Bolivia.

— ¿En qué áreas concentra el BID su cartera de proyectos?

— Una gran parte de nuestra cartera está ubicada en infraestructura, es decir, en transporte, energía, agua, residuos sólidos, etc., aunque también invertimos en proyectos de salud, educación, desarrollo rural y modernización del Estado (...). El banco concentra sus inversiones en el sector público, pero también atendemos el sector privado, a las pequeñas, medianas y grandes empresas, principalmente con el Fondo Multilateral de Inversión (Fomin).

— ¿A cuánto asciende la deuda total de Bolivia con el BID?

— La cartera del banco es muy dinámica. NdR. Es el segundo acreedor del país con $us 1.190 millones a marzo. Hay proyectos que se terminan y otros que entran, así que es un monto que fluctúa. Sin embargo, lo interesante es el monto que el país recibe a través de nuestros proyectos y el monto de repago al banco del país, que no nos está pagando más de lo que está recibiendo. Este año vamos a ejecutar $us 300 millones y Bolivia va a repagar 39 millones, así que es una situación altamente positiva para el país, que se debe a la condonación de la deuda boliviana en 2007 y al hecho de que ha aumentado muchísimo la ejecución de los proyectos.

— Ese es un dato que se suma a la actual situación macroeconómica, ¿cómo evalúa el avance de Bolivia en estos seis años?

— Ha sido un avance tremendo. Hay que ver el crecimiento del PIB, la reducción de la inflación y los ingresos del Estado, lo que se ha traducido en una presión muy fuerte de la inversión pública. Estamos hablando de un universo totalmente diferente. En estabilidad, por ejemplo, el tipo de cambio en 2008 era de Bs 7,03 por dólar y hoy es de 6,96, algo que pocos países de la región han conocido en estos años. Así que creo que la situación macroeconómica de Bolivia es muy positiva y un muy buen augurio para su futuro.

— ¿Esta situación ha cambiado las condiciones del crédito que el BID otorga al país?

— Sí, de alguna manera. Antes los recursos que Bolivia recibía del banco eran 30% concesionales y 70% de capital ordinario. Ahora, a solicitud del propio Gobierno, la relación ha progresado a 20-80.

— ¿Cuáles son los desafíos del país para los próximos años?

— Con todas las inversiones que se han hecho en los últimos años Bolivia ha reducido la brecha en infraestructura que tenía, (pero) hay que seguir haciéndolo. También es importante que el país siga invirtiendo muchos recursos en salud y educación, que son las áreas que registran atrasos en comparación con los países de la región (...). Tener un mejor sistema educativo puede reducir la pobreza y la necesidad de importar tecnología. Los emprendimientos del Estado, que está invirtiendo recursos en empresas públicas y en áreas productivas, van a necesitar recursos humanos bien capacitados. Es decir, el pasar de ser un país principalmente exportador de gas y minerales a ser un país exportador de productos industrializados va a necesitar del fortalecimiento del sistema educativo.

— ¿Cuál debería ser la relación del país con bloques comerciales regionales que no integra, como la Alianza del Pacífico?

— Creo que es crítico que Bolivia esté metida en todas estas alianzas, porque con una mayor posibilidad de comerciar con sus vecinos y con otros países lejanos mejor le va a ir a los bolivianos. Así que apoyo todos los esfuerzos que el Gobierno está haciendo por incorporarse a todos estos escenarios comerciales (Alba, Celac y Mercosur) que se están creando en la región y fuera de ella.

Perfil

Nombre: Baudouin Duquesne

Nació: 23-11-1960

Profesión: Economista

Cargo: Representante del BID

Especialista en Economía, Sanidad y Seguridad Social

Nacido en Bruselas (Bélgica), Duquesne obtuvo su licenciatura y maestría en Economía en la Universidad Católica de Louvain, su diplomado en Sanidad Pública en la Universidad Henri Poncaré y su maestría en Gestión de la Seguridad Social en la Universidad de York. Su trabajo le permitió recorrer países de África, Europa y América. El belga deja el cargo al peruano Héctor Malarín para iniciar su misión como representante del BID en Venezuela desde el 16 de septiembre. “En Venezuela estamos trabajando como BID en menos áreas que en Bolivia, principalmente en energía y programas de agua potable. Así que me voy a enfocar a tratar de generar el mismo estilo de trabajo y la misma relación que he tenido aquí con el Gobierno de Bolivia”, expresó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia