El Financiero

Cae la venta de autos usados

Oferta. Empresas del sector ven dos causas para la preferencia por coches nuevos.

El Alto. Varias personas observan la oferta de coches usados en la dominical feria 16 de Julio. Foto: archivo José Lavayén

El Alto. Varias personas observan la oferta de coches usados en la dominical feria 16 de Julio. Foto: archivo José Lavayén

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel / La Paz

00:00 / 02 de julio de 2017

La comercialización de vehículos de segunda mano se redujo en el mercado en los últimos años producto de las cada vez mayores ventajas que ofrecen las importadoras de unidades nuevas y de las políticas implementadas por el Gobierno.

“Ahora se venden más los cero (kilómetros) que los usados, porque” las importadoras “damos factura y garantía”. Además, “uno del año” tiene una “diferencia de precios de $us 2.000”, afirma Diego Merizalde, asesor de ventas de Hansa en La Paz.

Un reporte del Registro Único para la Administración Tributaria Municipal (RUAT) da cuenta de que las transferencias de motorizados en el país disminuyeron gradualmente de 75.487 en 2010 a 58.755 en 2014, para luego mantenerse 63.585 y 62.636 en 2015 y el año pasado, respectivamente.

Fernando Romero, gerente de Romero Motors, quien comercializa vehículos de segunda mano en la zona Sur de La Paz desde hace 20 años, cuenta que la “difícil” situación por la que atraviesan las empresas del sector empeoró en lo que va de esta gestión.

“Las importadoras de cero kilómetros deben tener muy buenas utilidades. Hoy se permiten hacer grandes descuentos, cualquier día, sea del padre, de la madre, del boy scout, ponen rebajas y llaman la atención de la gente. Está bien difícil vender vehículos usados”, sostiene el empresario.

Comercio. “Los precios ‘de feria’ (menores a los de días regulares) han bajado mucho la comercialización de unidades seminuevas”, afirma José Miranda, quien trabaja en la división de vehículos usados de Taiyo Motors y sostiene que “la gente compra usados” si aún tienen su “garantía” de fábrica.

Ali Eid Junior, subgerente de Autoventa Ali, indica que la comercialización de coches con recorrido “ha parado” este año. “Las ventas han bajado mucho” debido a que la población cuenta con “menos ingresos” y tiene “mucho miedo de invertir” en este tipo de productos. “El bajo precio de los coches cero kilómetros es una competencia para los usados”, sostuvo el importador, una afirmación con la que coincide Miranda. “Han bajado los precios de los nuevos”, dice.

También “lo que influye mucho son los créditos directos que dan las importadoras”, considera Eid.

A esto se añade la amplia gama de préstamos para vehículos nuevos que ha creado el sistema financiero en los últimos años, con beneficios como la aceptación del mismo auto como garantía y tasas de interés del 0%, cumpliendo ciertas condiciones. “Incluso nos conviene que suban los precios de los usados”, indica Merizalde.

“La tendencia por adquirir coches nuevos ha mejorado, debido a que el Gobierno emitió una serie de normas que restringió gradualmente la importación” de coches “con determinados años de antigüedad”, afirma el presidente de la Cámara Boliviana Automotor (CAB), Orlando Encinas, quien calcula que el año pasado ingresaron al país unas 40.000 nuevas unidades.

El 31 de diciembre de 2014, la administración del presidente Evo Morales aprobó el Decreto Supremo 2232, que dispone que desde el 1 de enero del año pasado solamente se pueden importar al mercado nacional vehículos livianos con un año de antigüedad, vale decir que en esta gestión se pueden internar únicamente modelos fabricados en 2016. La medida, según la CAB, busca evitar una mayor contaminación del medio ambiente,

En 2015, al parque automotor del país se añadieron 118.124 coches, lo que representa un incremento del 8,1% respecto a 2014. De esa cantidad de motorizados, el 34% son nuevos y el 66%, usados, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Cambio de motorizado se produce cada 5 años

Luego de una década de uso, la devaluación puede llegar al 50% del precio

Entre los bienes que más se devalúan están los automotores. Por ello, en el mercado se los cambia cada cinco años para evitar una depreciación mayor que afecte el precio de reventa.

Diego Merizalde, asesor de ventas en Hansa, considera que para paliar la devaluación “estaría bueno cambiar el auto cada dos años”, pero en el país “se lo hace cada cinco años en promedio”. Asimismo, agrega el especialista, “aquí la gente no acepta” la cuestión de la desvalorización, solo “las personas que estuvieron en el exterior lo comprenden”.

“Después de comprar un cero kilómetros, lo aconsejable es cambiarlo a los cinco años y cuando sobrepase los 200.000 kilómetros”, sostiene Fernando Romero, gerente de Romero Motors.

“La depreciación del primer año llega a un 15%, el segundo y tercer año a un 6% (en cada gestión) y el cuarto a un 5%. Pasados los 10 años prácticamente pierde el 50% del valor”, explica.

Adriel Salazar, mecánico de Toyosa, señala que la transferencia “depende de cada persona” y que no hay un “recorrido fijo” para cambiarlo. “El vehículo puede durar muchos años y puede pasar muchos kilómetros de recorrido según el tipo de mantenimiento” que haya tenido. “Hay que ver la situación técnica”, afirma.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia