El Financiero

Contar historias, una forma efectiva de llegar a la gente

Los modelos tradicionales de agencia de publicidad y productora audiovisual ahora conviven con el de estudio creativo donde se genera la idea y se elabora el producto. Esta es la experiencia de Indómita

Valor narrativo. A través de estas imágenes, la Productora Ejecutiva y la Directora de Indómita recrean las diferentes facetas de su proceso creativo y de producción.

Valor narrativo. A través de estas imágenes, la Productora Ejecutiva y la Directora de Indómita recrean las diferentes facetas de su proceso creativo y de producción. Foto: Víctor Gutiérrez y Estudio Indómita

La Razón / Miguel Vargas

00:00 / 09 de diciembre de 2012

¿Cómo hablar de democracia con los jóvenes? A través de un juego animado en Facebook. ¿Cómo dar a conocer la obra de un artista? Narrando en un video su proceso creativo. El estudio Indómita lo sabe: contar historias es el negocio del siglo.

Adriana Montenegro es directora de cine, recibió la Beca Fulbright en 2004 para la Maestría en Dirección en la Universidad de California Los Ángeles. Apasionada por la estética y militante del rigor profesional, creó un estudio audiovisual con su socia estratégica.

Militza Bedoya es productora ejecutiva boliviana graduada de la Arizona State University, Magna Cum Laude, con doble licenciatura en Administración de Empresas y Finanzas. Lidera el área financiera y de producción de Indómita, aportando además con una aguda capacidad creativa. 

Ambas trabajan en una propuesta empresarial alternativa a las tradicionales agencias de publicidad y productoras audiovisuales. “El concepto de estudio viene pensando en un lugar donde se gestan ideas, donde se explora en lo más profundo de la creatividad, donde se busca la indómita luz y donde se pueden plasmar todas estas ideas”, explica Montenegro. “Nuestra materia prima es la creatividad, el audiovisual es nuestro lenguaje, el cine y diseño son los que nos nutren y nuestra herramienta, la tecnología: un parque de diversiones”.

Es así que Indómita, desde 2009, no sólo acepta clientes (35 en 4 años), sino que produce sus propias ideas. “Nuestro perfil comercial y creativo nos permite tener una mirada más completa de los proyectos”, expone Bedoya, “tenemos la capacidad de generar conceptos más globales, con valores adicionales, siempre tratando de romper esquemas”. Cuando se les pidió crear spots, cuñas y vallas para una Campaña de Comunicación sobre Difusión de Valores Democráticos dirigida a jóvenes bolivianos, ellas respondieron con pasacalles, redes sociales y un juego de video. De esta forma, consiguieron que, más allá de difundir determinados mensajes sobre democracia a los jóvenes, éstos participen activamente en la discusión del tema desde dos plataformas: la página web y Facebook, con 36.423 seguidores. Fueron 36.423 jóvenes que tenían sus propias historias que contar.

“Lo primordial en la experiencia del ser humano es conectarnos y comunicarnos los unos con los otros. Contar nuestras historias y compartirlas es la base de eso, siempre lo ha sido y lo va a seguir siendo”, define Montenegro.

Las herramientas tecnológicas que tenemos hoy permiten explotar nuevas formas de tejer relatos y de llegar a los púbicos deseados. “Hay un hilo conductor audiovisual en nuestro trabajo, pero al final del día es la historia la que cuenta. Puede ser a través de una plataforma web, una intervención urbana, una aplicación... pero siempre provocando una reacción. Debe tratarse de toda una experiencia”, expone Bedoya.

Por ello, en indomita.bo se propone no sólo contar historias para lograr sus metas; es de rigor que sus narraciones sean divertidas.

El negocio en las plataformas 2.0

Indómita es un estudio audiovisual con una visión creativa que busca crear conceptos y productos audiovisuales innovadores. Para ello combinan diferentes formatos y técnicas audiovisuales, generando lenguajes particulares para cada proyecto de cine, arte, multimedia, televisión, marketing, comunicación y publicidad.

Se especializa en medios visuales que se integran en plataformas comunicacionales tradicionales y no tradicionales.

¿Por qué medios no tradicionales? Si bien los tradicionales tienen su público y su alcance, en costos hay diferencias. Es bueno pensar que una pauta de televisión oscila entre $us 4 y $us 12 por segundo, según el horario, mientras en Facebook, el anunciante puede tener un presupuesto tan bajo como de $us 10, que se va consumiendo según los “click” que se hacen en el anuncio difundido.

¿Que la gente no usa internet en Bolivia? Según Socialbeakers.com, en el país hay un total de 1.825.360 de usuarios de Facebook, con una penetración en la población del 18,35% y en la población con acceso a internet del 91,91%.

En el tema audiovisual, más de 4 mil millones de videos son vistos por YouTube al mes y 72 horas de video son subidas a esta plataforma cada minuto. Además, el 70% del tráfico viene de fuera de EEUU. ¿No es tentador el contar historias por estos medios?

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia