El Financiero

Costos bajan participación estatal en la renta petrolera de 82 a 75%

La devolución de inversiones a las petroleras se triplicó en 7 años

Renta petrolera y costos recuperables por empresa

Renta petrolera y costos recuperables por empresa

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

00:00 / 21 de septiembre de 2014

El incremento de los ingresos de las petroleras por costos recuperables, que en los últimos siete años subieron de $us 295 millones a 878 millones, y a la mayor inversión en producción redujeron, admitió del Gobierno, la participación del Estado en la renta petrolera de 82 a 74,7%.

Según el Ejecutivo, la nacionalización de mayo del 2006 subió la participación del Estado en los ingresos brutos del sector hidrocarburífero de 50 a 82% y bajó los beneficios de las petroleras de 50 a 18%, sin embargo, “el 82% nunca se dio debido a los costos recuperables”, subrayó el exministro de Hidrocarburos Guillermo Torres.

Los costos recuperables son pagos que hace YPFB a las petroleras por las inversiones realizadas para la producción de hidrocarburos. Existen 16 tipos de costos, entre ellos destacan dos impuestos, el IT y el ITF. La devolución de estos recursos está establecida en la Ley 3740 —aprobada un año después de la nacionalización— y reglamentada en el Decreto 29504.

Datos difundidos el 26 de agosto por el vicepresidente Álvaro García dan cuenta de que actualmente el promedio de participación del Estado en los ingresos petroleros no es del 82% sino del 74,7%, mientras que el porcentaje que le corresponde a las nueve petroleras que operan en el país no es de 18% sino de 25,3% (10,9% por ganancias y 14,4% por costos recuperables).

Un estudio realizado por el exministro de Hidrocarburos Mauricio Medinacelli baja aún más el promedio de participación del Estado, a 66% en 2011, y sitúa el beneficio para las empresas petroleras públicas y privadas en 34% (14% por ganancias y 20% por costos recuperables).

“Una empresa, sea petrolera o de cualquier actividad, realiza inversiones y requiere capital de trabajo (...). Quienes critican, no entienden cómo funciona una empresa”, dijo a El Deber, en una entrevista publicada el 14 de septiembre, el presidente de YPFB, Carlos Villegas, en referencia a la exigencia de partidos de oposición de transparentar el porcentaje “real” de participación de las petroleras en los ingresos por hidrocarburos.

Si una petrolera gasta $us 100 millones en la construcción de una planta de procesamiento, YPFB le devuelve la inversión y la planta pasa a ser de su propiedad, ejemplificó Villegas.

Datos de YPFB dan cuenta que en seis años el monto que perciben las petroleras por costos recuperables “aprobados” aumentó en 166%, de $us 295,78 millones en 2007 a 786,17 millones en 2012 (ver infografía), sumando en total 3.560,36 millones, valor que llegaría a 4.438,52 millones si se toma en cuenta los 878,16 millones presupuestados el año pasado para este fin. Con base en esta información, se calcula que la cifra total de costos recuperables pagados entre 2007 y 2014 llegaría al menos a $us 5.000 millones. El Estado recibirá, por su parte, $us 28.325 millones en el mismo periodo.

El 27 de enero, Villegas explicó que a mayor devolución del costo recuperable, mayor es el ingreso que percibe YPFB y que el porcentaje de recursos devueltos es diferente para cada empresa. La actual política hidrocarburífera determina que todos los campos gasíferos cuya producción sea superior a los 100 millones de pies cúbicos día, los denominados “grandes” (San Alberto, San Antonio, Margarita e Itaú, que producen el 85% de los hidrocarburos del país), deben contribuir al Estado con el 82% de sus ingresos brutos y los “pequeños” con el 50%, según información del Gobierno, que no precisa si estas cifras incluyen los costos recuperables.   

POLÍTICA. San Alberto aporta al Estado con el 87% de sus ingresos brutos, San Antonio con el 88%, Itaú con el 82% y Margarita con el 80%, “porque (Repsol) recién ha comenzado a hacer inversiones en plantas y pozos”, así que sus costos recuperables son mayores, indicó Villegas al rotativo cruceño.

“Más allá de los datos, la pregunta que conviene hacer es si este panorama es sostenible en el largo plazo. Si con esta enorme absorción del ingreso petrolero por parte del Estado se puede motivar a que venga masiva inversión extrajera, primero, a explorar y luego a explotar”, consideró el expresidente del Banco Central de Bolivia Armando Méndez.

La “inversión masiva para la riesgosa exploración hidrocarburífera” que requiere el país “llegará solo si las expectativas de ganancias de las petroleras aumentan y si se les garantiza la recuperación rápida del futuro capital invertido (...), lo que llevaría a incrementar la participación de las empresas extrajeras tanto en el ingreso total como en el neto”, sostuvo Méndez.

“Hoy en día, el gran problema de la exploración en Bolivia se debe al problema de la seguridad jurídica (...). El interés que puede tener una empresa de entrar a un país, en este caso Bolivia, va a ser sopesado con el riesgo jurídico, su rentabilidad y las expectativas de encontrar petróleo”, afirmó a su vez Torres. “Si el riesgo es bastante alto, por más de que haya las posibilidades de encontrar (hidrocarburos) no se van a meter”.

Devolución  en 2012

La empresa que más costos recuperó fue Petrobras ($us 234,61 millones), le siguen Andina (145,78 MM), Chaco (145,33) y Repsol (102,98).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia