El Financiero

Crean bisutería bovina contra la mosca tse-tsé

Beneficio. Evita ‘enfermedad del sueño’ y problemas de producción en el ganado

Kenia. Los masáis cuidan de su ganado en la reserva de Masái Mara.

Kenia. Los masáis cuidan de su ganado en la reserva de Masái Mara. csic.es

EFE / Colinas Shimba (Kenia)

00:01 / 30 de diciembre de 2012

La vaca Kamoli no parece inmutarse por su extravagancia, pero en realidad es un antílope acuático: el novedoso collar que luce emite el apestoso olor del animal salvaje, lo que mantiene alejadas a las letales moscas tse-tsé, que provocan la denominada enfermedad del sueño.

Como Kamoli, más de 1.500 reses que pastan en las kenianas Colinas Shimba, en el sureste del país, prueban un innovador sistema que espanta las moscas, sin necesidad de fustigarlas con el rabo.

“Si la vaca lleva puesto el collar, es como si la vistieras con la piel de un antílope acuático, y las moscas no la atacan”, explica Christian Borgemeister, director general del Centro Internacional de Fisiología de Insectos y Ecología (ICIPE).

Las picaduras de las moscas —que provocan la denominada enfermedad del sueño en los humanos, nagana en los animales— dificultan el crecimiento de las vacas (al no dejarles pastar tranquilas), la cría, y afectaban a su producción láctea, entre otros inconvenientes.

“Las moscas no atacan ni a los antílopes acuáticos ni a las cebras. Nosotros identificamos el componente que mantenía alejadas a las moscas. Tratamos de probar con cebras primero, pero son muy salvajes y no permiten que te acerques. Parecen burros, pero no son domesticables en absoluto”, comenta Borgemeister.

Así, los collares —de diseño tosco y que de lejos podrían confundirse con un badajo— despiden el hedor de los antílopes acuáticos gracias a un mejunje artificial de cinco sustancias químicas disponibles en el mercado.

“La verdad es que huele fatal”, reconoce el científico en un claro salpicado de boñigas de vaca, donde llevan a cabo los análisis mensuales de las reses que forman parte de este programa, financiado por la Unión Europea con unos $us 1,9 millones.

El radio de acción del perfume espantamoscas es de entre 50 y 100 metros alrededor del collar, según las estimaciones del científico jefe en ICIPE, Rajinder Kumar, aunque los responsables del proyecto recomiendan que cada animal lleve uno.

“Antes del programa (de ICIPE) las vacas se morían habitualmente. Compraba medicinas y ‘sprays’ para ahuyentar las moscas, pero mi ganado seguía muriendo. Ahora, ya no”, explica a EFE Esther Mulinge, que tiene 45 años, diez vacas, y un número similar de dientes.

Esther gastaba entre 2.000 y 3.000 chelines kenianos (entre $us 22 y 34) en esos medicamentos al mes, y el precio de cada collar ronda los 3,9 dólares, multiplicado por los diez rumiantes de su ganado. “Incluso si cuesta más que los anteriores tratamientos, los compraremos, porque vemos el efecto”, aseguran a coro varios ganaderos de la zona.

Resultados de las pruebas

Precio

Los beneficiarios afirman que las vacas pueden pastar sin perturbaciones, los animales alcanzar hasta 350 kilos, por los 250 de antes de iniciar las pruebas con los collares, por lo que su precio se ha duplicado.

Leche

“Ahora consigo 4 litros de leche de cada vaca al día. ¿Antes? Una taza”, relata un granjero, quien no suele sacrificar a los animales para obtener carne, sino que opta por comprarlos jóvenes y criarlos para aumentar su valor en el mercado con el paso de los años.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia