El Financiero

Crochet e hilos de plata marcan tendencia en joyas artesanales

Las joyas tejidas con hilos de plata 950 y combinadas con huayruros, considerada una semilla amazónica de buena suerte, la diferencian en un mercado local en el que hay bastante bisutería extranjera y joyas de plata y oro que ganaron espacio en joyerías reconocidas.

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 26 de mayo de 2013

Con un crochet e hilos de plata la imaginación de Karina Mendoza de Millán teje flores, libélulas y atractivos círculos y óvalos. Halló su pasión en la artesanía luego de estudiar Turismo y tener otros negocios. Su historia también muestra la falta de materia prima nacional.

Es licenciada en Administración Turística de la Universidad Católica Boliviana. Trabajó en empresas como Turismo Balsa, Cocotuba y otras más pequeñas. “Cuando empezó la época de los bloqueos tuve que dejar este empleo. Mi vida cambió. Me casé. Con mi esposo nos conocemos hace 20 años”, relata la artesana.

Los siguientes pasos en su vida profesional estarían marcados por sus dos embarazos. “Siempre me gustó hacer manualidades y empecé a hacer cotillones y piñatas. No me fue bien porque los diseños resultaron muy caros en cuanto a material y tiempo utilizado. Luego hice chocolates, me fue bien”, recuerda. Fue su padre quien la alentó a elaborar joyas. Adquirió la maquinaria necesaria, pasó cursos en la Joyería Velásquez, ubicada en el barrio paceño de San Miguel, hoy cerrada, y se lanzó a hacer sus propios diseños.

Las tendencias y modas cambian constantemente. Las joyas tejidas con hilos de plata 950 y combinadas con huayruros, considerada una semilla amazónica de buena suerte, la diferencian en un mercado local en el que hay bastante bisutería extranjera y joyas de plata y oro que ganaron espacio en joyerías reconocidas.

“Empecé con diseños cristianos, ichtus, pescaditos y cruces, pero tuve que parar porque no podía usar ácidos ni la maquinaria, pues estaba embarazada”, dice y luego enfatiza que esto no le impidió seguir capacitándose. Una señora —de la que sólo recuerda que se llamaba Betty— le enseñó las técnicas del tejido con hilos de plata. “El único problema es que yo soy zurda”. Aprendió la forma de tejer con la mano derecha y luego a practicar con la izquierda. Hoy, sus puntos son una mezcla de diestros y zurdos. “Son únicos”, afirma orgullosa.

Su técnica la mejoró con las clases de su madre. “Ella sabe hacer puntos en tejidos de lana e hilos de plata”. Hoy elabora sus joyas compartiendo con sus dos pequeños hijos. “Uno se duerme y el mayor me pasa las bolitas”, cuenta mientras divide su atención entre el fotógrafo de La Razón, su hijo menor y las demandas de atención del mayor.

Sabe que tiene competencia con la bisutería que se vende a precios bajos y por el momento, asegura, sus joyas tienen un precio accesible a pesar de que debe adquirir la materia prima del Perú porque no hay ese producto en el país y los hilos que le ofrecen no le dan la garantía de que sea plata 950 (casi pura). 

Según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, se compró al Perú en 2009 unos 1.656 productos; entre ellos barras de hierro, pañales, jabones, placas de plástico, envases, perfiles de hierro, óxido de zinc, galletas, perfumes, urea, fibras sintéticas, formas semilabradas de oro, leche evaporada, bisutería, alambre de púas y máquinas.

La primera gran venta de Mendoza fueron pulseras tejidas con el detalle de monedas bolivianas de Bs 5. La compradora fue una chilena. Ahí nació Kami. Hoy tiene una oferta amplia y elabora joyas a pedido. “Tengo buena clientela en Alemania. Mi prima es el contacto. Vendo medio centenar de piezas a fin de año”.

La Materia prima llega del Perú

  • Los hilos de plata son adquiridos del Perú. “Son más garantizados”, asegura Karina Mendoza. “La plata potosina me sirve para hacer los armazones”, pero “prefiero los hilos peruanos”.
  • Joyas Kami también está en la red social Facebook.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia