El Financiero

Denuncian crisis sanitaria en curtidurías de Bangladesh

Informe. La industria del cuero causa daños a la salud y seguridad

Empleo. Foto de A.Cedillo (HRW), niño en curtiduría de Hazaribagh.

Empleo. Foto de A.Cedillo (HRW), niño en curtiduría de Hazaribagh.

EFE / Nueva Delhi

00:00 / 14 de octubre de 2012

La industria del cuero en Bangladesh, que exporta sobre todo a China, EEUU y países europeos como España e Italia, ha generado entre sus más de 10 mil trabajadores “una crisis de salud y seguridad”, denunció Human Rights Watch (HRW).

El investigador de salud y derechos humanos de HRW, Richard Pearshouse, presentó un informe de 43 páginas titulado Curtidurías tóxicas: las repercusiones para la salud del cuero de Hazaribagh en Bangladesh.

Los trabajadores, entre los que se encuentran mujeres y niños, padecen enfermedades cutáneas y respiratorias provocadas por la exposición a los productos químicos que se emplean para curtir, además de amputaciones por accidentes. Recordó el testimonio de Jahaj, un joven de 17 años que padece asma, erupciones, picores y quemaduras de ácido, y que trabaja desde los 12 años en las fosas donde se diluyen las sustancias químicas para curtir las pieles. “El agua de las fosas me quema al tocarme la piel porque contiene ácido”, explicó a HRW Jahaj, quien resignado explicó que cuando tiene “hambre” y necesita ganar lo suficiente para comer “el ácido no importa”.

En el barrio de Hazaribagh de la capital, Dacca, está el 90% de las curtidurías del país, donde la falta de control sanitario causa “la contaminación extrema del agua, la atmósfera y el suelo”, dijo Pearshouse a EFE en Nueva Delhi. Las aguas residuales —que contienen ácido sulfúrico, plomo y cloro— se vierten por los suelos de las curtidurías y terminan en el principal río de Dacca, el Buriganga, a tan sólo un kilómetro de la zona donde están localizadas las fábricas, aclaró el investigador.

Falta control sanitario

Estudio

En el barrio de Hazaribagh de la capital, Dacca, está el 90% de las curtidurías del país, donde la falta de control sanitario causa “la contaminación extrema del agua, la atmósfera y el suelo”.

Ley internacional no se cumple

La ley internacional prohíbe emplear a menores de 18 años en trabajos peligrosos, pero la falta de control gubernamental y la pobreza lleva a muchos niños en Bangladesh a trabajar por salarios que no superan, en ocasiones, los 12 dólares, según HRW.

Esos sueldos contrastan con los beneficios que obtuvo con las exportaciones el sector del cuero, que en la última década creció en unos 41 millones de dólares al año y de junio de 2011 hasta julio de 2012 obtuvo unas ganancias de 663 millones, dice el informe.

“No hacemos nada en Hazaribagh porque los propietarios de las curtidurías son muy ricos y poderosos políticamente”, declaró a HRW Mahmud Hasan Khan, director del departamento sobre calidad del aire del ministerio bangladeshí de Medioambiente.

Pearshouse apeló a las empresas extranjeras que importan el cuero producido en Bangladesh, “que con casi toda seguridad procederá de Hazaribagh”, a implicarse y asegurarse de que sus proveedores “no violan las leyes sobre salud y seguridad”.

En este sitio web, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) detalla todos los convenios que los países miembros de la ONU acordaron y deben cumplir:  http://www.ilo.org/ipec/facts/ILOconventionsonchildlabour/lang--es/index.htm

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia