El Financiero

EB aumentó sus ventas de 3 kilos a 5.500 en dos décadas de calidad

Exportación. Desde 1994, la empresa comercializó 27 millones de piezas de joyería.

La Paz. Un técnico realiza la fijación de una cadena de oro en la fábrica de EB ubicada en Pura Pura. Foto. Eduardo Schwartzberg

La Paz. Un técnico realiza la fijación de una cadena de oro en la fábrica de EB ubicada en Pura Pura. Foto. Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Imaña / La Paz

00:00 / 02 de noviembre de 2014

En 20 años de vida institucional, Exportadores Bolivianos (EB) aumentó sus ventas de joyas de oro, plata, piedras preciosas y diamantes de 3 kilos a 5.500, un volumen que convierte a la firma boliviana en una de las empresas de joyería industrial más importantes de Bolivia y de Sudamérica.

“Exportar excelencia” es el lema con el que EB ha enviado durante 20 años sus productos a mercados con altos estándares de calidad como Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Colombia, Panamá, Perú y Chile, entre otros, dijo Eduardo Bracamonte, gerente general de la subsidiaria del Grupo Richline, compañía del conglomerado Berkshire Hathaway del multimillonario Warren Buffett.

“El primer año (1994) solo exportamos 3 kilos de joyas, porque el arranque es más complicado, pero después llegamos a los 5.500 kilos como promedio anual con un valor de entre   $us 40 millones y 45 millones”, destacó el también propietario de EB, una de las mayores fábricas de joyería industrial de Bolivia y América del Sur.

La empresa fabrica alhajas de oro y plata, así como también piezas con diamantes y piedras preciosas y semi-preciosas a requerimiento del cliente. Ofrece una gama de productos en diferentes quilates (9, 10, 14 y 18) con una variedad de opciones de acabado como revestimiento de color, cubierta protectora y acabados decorativos opacos y brillosos tales como corte de diamante y acabado de brillo en rueda manual. “Ofrecemos la última tecnología en casting (vaciado) con y sin gemas”, indicó el gerente de la empresa.

La materia prima para crear las “artesanías bolivianas” se importa y adquiere en el mercado nacional. “Se importa del Perú, Canadá y China, de cualquier parte del mundo para fabricar joyas de alta calidad”, indicó.

Bracamonte explicó que el 90% del valor de las joyas producidas en EB corresponde a la materia prima y el 10% a la mano de obra boliviana. “El valor agregado del gramo exportado está entre $us 2 y 12 por pieza”. La merma aproximada que se tiene en la elaboración las piezas es menor al 2%. “Las cifras son bajas, porque si se disparan se pierde todo lo que se ha ganado en mano de obra. Se debe saber procesar los metales”, sentenció.

Mercados. La fabricante exporta entre 35.000 y 50.000 piezas por semana al mundo. Wal-Mart, Kmart JC Penney, Sears, Amazon y Macy’s, entre otras tiendas de renombre mundial, adquieren las joyas de EB, que cierra contratos de largo plazo con diseños exclusivos para cada una de las marcas.

“No pretendemos abarcar el mercado interno, porque con una sola corrida de las máquinas podríamos cubrir en un día toda la demanda del país”, afirmó Bracamonte.

Durante su trayectoria comercial, la firma se fue adaptando a la tendencia en joyería impulsada por la “moda internacional” y con las innovaciones llegó a comercializar en los 20 años 27 millones de piezas entre anillos, dijes, aretes, brazaletes, cadenas de oro, plata y otros metales preciosos.

Uno de los objetivos principales de la empresa es darle mayor valor agregado a las materias primas que se extraen en Bolivia. “Tenemos que generar empleo. Somos un país con mucho potencial para generar industria y no lo estamos haciendo. Bolivia es un exportador primordialmente de materias primas y estos años nos hemos vuelto en un país importador”.

Desde la inauguración de su fábrica, EB registró un crecimiento anual constante de al menos 20%, un tendencia que solo se interrumpió en 2010, producto del incremento del precio de oro y la pérdida de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga (ATPDEA). Ese año, “entramos en un periodo de desaceleración en el que sufrimos pérdidas económicas”, recordó el empresario.

El orfebre se beneficia con asistencia y capacitación

Dos programas, uno de asistencia y otro de capacitación, cuidan el recurso más grande y parte importante del progreso de Exportadores Bolivianos (EB): los trabajadores, manifestó Eduardo Bracamonte, gerente general y propietario de EB, una de las mayores fábricas de joyería industrial de Bolivia y América del Sur.

Bracamonte indicó que los 490 empleados de la empresa cuentan con una serie de beneficios como créditos sin tasa de interés para material escolar, guías en educación sexual, guardería y préstamos a fondo perdido de hasta el 70% en casos de salud.

Condiciones. También “trabajamos mucho con grupos vulnerables. La mitad de nuestro personal son madres solteras a quienes se les da el servicio de guarderías, educación, guía de violencia intrafamiliar, enfermedades venéreas o sida. Además, hay campañas de lentes o controles de papanicolaou”, detalló.

Unas 1.200 familias, recordó,  fueron parte de la vida institucional de la empresa desde su fundación (1994). “La apertura de nuevas industrias es una competencia para nuestro sector; por ello,  capacitamos constantemente a nuestros trabajadores”, lo que a su vez puede generar más competencia, sostuvo. “El 40% del personal cambia de área cada año porque nos ha pasado que la gente aprende y se va con el objetivo de abrir su negocio”, dijo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia