El Financiero

Especies invasoras se ‘exportan’ del Mediterráneo

El conejo es la pesadilla de Australia y el ojaranzo coloniza el Reino Unido

La Razón / EFE

00:00 / 08 de septiembre de 2013

Los países del arco Mediterráneo destacan por “exportar” especies autóctonas que se convierten en invasoras al tocar tierra extranjera, como el conejo de origen ibérico o el bello ojaranzo de Cádiz.

En ocasiones la introducción de especies se realiza de manera intencional y en otras es involuntaria. Pero en el caso del conejo, las razones fueron de ocio: a mediados del siglo XIX, un terrateniente que no se quería privar de la tradicional caza, encargó que le llevaran a Australia dos docenas de estos animales desde Europa.

Los conejos liberados no tenían depredadores naturales, y se multiplicaron con una rapidez de vértigo y se convirtieron en una pesadilla que los australianos intentaron combatir por diversos medios: suelta de zorros, alambradas kilométricas e inoculación de virus.

Según Pablo Vargas, botánico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, las especies mediterráneas son “muy competitivas” y “muy agresivas” por el clima extremo que soportan.

Los motivos ornamentales empujaron a los británicos a llevar hasta sus islas el ojaranzo. Fuera de su lugar de origen esta planta tóxica de llamativas flores de color rosa resultó invasora en el Reino Unido, y más específicamente en Escocia; también en Nueva Zelanda, Bélgica e incluso Francia.

El ojaranzo forma masas densas que pueden inhibir la regeneración de especies nativas y alterar plantas y animales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia