Financiero

Favilam, una empresa familiar dedicada al parabrisas seguro

Complemento. La familia Crespo está dedicada a la fabricación de carrocerías y decidió invertir en vidrios

La Razón / Édgar Toro Lanza

00:00 / 25 de marzo de 2012

La Fábrica de Vidrio Laminado Bolivia SRL (Favilam) es la segunda empresa en el país y la única en La Paz y El Alto que produce vidrios de seguridad para todo tipo de vehículos. Opera hace dos años y se creó en base a los beneficios de la Ley de Promoción Económica de El Alto.

“La gran diferencia es que la mayoría de los vidrios que no son originales no brindan ninguna seguridad porque cuando hay accidentes se astillan y son armas letales para los pasajeros y el conductor”, asegura el jefe de la planta de producción de Favilam-Bolivia, Carlos Crespo, al hablar de la calidad de su producto.

Esta fábrica se creó por el interés de la familia Crespo de ofrecer productos seguros para el sector automotriz. También son dueños de la empresa Camet, dedicada a fabricar carrocerías de buses y micros, desde el siglo pasado. 

El gerente general es Wilfredo Crespo, el gerente administrativo Frank Wilmer Crespo (hijo del gerente) y el jefe de la planta de producción es Carlos Crespo (hermano del gerente y tío del jefe administrativo). Paula Crespo, la sobrina, una estudiante de Ingeniería Industrial, es el brazo derecho del jefe de planta y muchas veces lo suple. Sólo diez personas trabajan en la fábrica, cuatro en la parte administrativa y seis en la operativa. Entre ellas dos mujeres que trabajan codo a codo con los varones en las máquinas que hacen las láminas de vidrio.

En dos años de funcionamiento, Favilam fue ganando espacios en el mercado nacional con la fabricación de vidrios de seguridad para toda marca y modelo de automóviles. “Lo que no pueden encontrar, aquí lo fabricamos”, asegura Carlos Crespo. Señala que tienen matrices o moldes de autos modernos y clásicos. 

Semanalmente fabrican entre 80 y 100 parabrisas y mensualmente producen un promedio de 350 y 450. Los costos de los mismos varían entre Bs 380 y Bs 700, según el modelo.

Por su parte, Frank Crespo recordó que la inversión en la maquinaria  les demandó $us 140.000 y la infraestructura otros $us 100.000.

Las materias primas básicas utilizadas son vidrio y polivinil PVB. Desde China importan siete toneladas de vidrio semestralmente y una tonelada de polivinil PVB. También utilizan una pintura especial para serigrafiado que importan de Argentina.

El proceso de producción, de acuerdo con la explicación del responsable de esta área, Carlos Crespo, tiene pasos claves. En primer lugar, se hace una selección del cristal en bruto, con el tinte y las cualidades ópticas del futuro parabrisas, según las dimensiones y la forma del modelo solicitado, y luego un proceso de lijado elimina los bordes filosos.

Una vez lavado y secado el vidrio, se aplica un grabado utilizando procesos serigráficos. Se aplica un esmalte negro por el contorno del producto para evitar que penetren los rayos ultravioleta. Luego se pasa al moldeo o curvado del vidrio.  Generalmente se utilizan dos placas de vidrio que van juntas en todo el proceso. El par de hojas de cristal se instala en un armazón y se transfiere a un horno, donde se somete a un proceso de moldeo por gravedad: la temperatura va subiendo gradualmente hasta alcanzar aproximadamente los rangos de proceso entre 550 y 700 grados centígrados de temperatura, punto en el cual las hojas se curvan sobre el armazón de metal por efecto de la gravedad, adquiriendo así la forma deseada del parabrisas.

Una vez enfriadas, las dos hojas de cristal se separan, intercalándose manualmente entre ellas una lámina de PVB (polivinil butiral) en cámara estéril para evitar las impurezas. Crespo enfatiza que el polivinil es lo que impide que traspasen las piedras u objetos punzantes y se convierte en una pieza de seguridad.

La etapa final es el autoclave, que es un horno donde los productos son  procesados a una temperatura de 140ºC promedio. Aquí se realiza el proceso último de un laminador, que es la unión de los poliviniles y los cristales, quedando 75% de traslucidez mínima sin distorsiones ópticas y con una garantía del 100% de que es un producto de seguridad.

Vidrios para los edificios

VARIEDADEn la diversificación de sus productos, Favilam también fabrica (sólo a pedido) vidrios de seguridad (curvos) para edificios y construcciones modernas. “También podemos hacer vidrios para bancos, joyerías y todo tipo de negocio que requiera seguridad”, manifestaron los Crespo. Pronto fabricarán vidrios templados para autos.   

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia