El Financiero

‘Franeleros’, oficio en peligro de extinción en la capital mexicana

En Ciudad de México, miles enfrentan a diario el problema de dónde parquear su carro; hoy, un nuevo plan incorpora parquímetros y registro de cuidadores y lavadores de la calle, lo que amenaza a esta actividad.

Informalidad. Un “franelero” registrado viste el chaleco de rigor para dar seguridad a los conductores.

Informalidad. Un “franelero” registrado viste el chaleco de rigor para dar seguridad a los conductores. Foto: heraldodelpueblo.com.mx

EFE / México

00:00 / 27 de enero de 2013

Su herramienta de trabajo es un trapo de franela y su oficina la calle; son mal vistos por unos, pero otros no temen darles la llave de su coche: son los “franeleros”, un oficio amenazado hoy por los parquímetros.

Más de cuatro millones de vehículos se desplazan cada día en la Ciudad de México, una de las ciudades más grandes y pobladas del mundo, y a diario enfrentan al problema de dónde aparcar.

Y en la capital mexicana esto se hace complicado y costoso, primero por falta de espacio, y segundo porque las calles tienen dueño: los “franeleros” (conocidos así por el trapo de franela que usan para limpiar los vehículos), que cobran una tarifa voluntaria o fija por aparcar un coche o sólo por vigilar que no le pase nada.

“Le dejo mi coche en la puerta de mi oficina, él lo lleva a aparcar y a mi hora de salida me lo trae de vuelta, todo por 30 pesos cada día (2,3 dólares)”, dijo a EFE Carlos Pérez, usuario de este informal servicio, quien no teme por dejar cada día la llave de su vehículo a casi un desconocido.

Es el precio a pagar por no dar mil vueltas tratando de buscar un lugar sin “dueño”, algo imposible en determinadas zonas de la capital mexicana de las que se han adueñado “franeleros” como Hugo Díaz, que a sus 32 años y tras diez en el negocio asegura trabajar “de sol a sol” para llevar comida a su casa. Gana unos 200 pesos al día (15,7 dólares) por vigilar los coches de su zona y no sabe a qué se dedicará cuando comiencen a funcionar los parquímetros que las autoridades de su barrio acaban de instalar.

“Creo que me quedaré aquí y seguiré lavando los coches y cuidándolos, pues el parquímetro es una máquina en la que depositas el dinero, pero, ¿quién va a ser el responsable de que no le roben o le rayen su coche?”, aseguró. Según cálculos de la Secretaría de Trabajo del Distrito Federal, en Ciudad de México hay unas 22 mil personas que se dedican a “franelear”.

De ellos, un total de 6.849 están registrados, que no es lo mismo que legalizados, pues no pagan impuestos ni reciben prestaciones sociales. “Necesitábamos regularizarlos, saber quiénes son, dónde viven, que tengan un horario establecido para cuidar vehículos, un chaleco para que se puedan identificar por si hay posibles quejas de los usuarios”, explicó Miguel Cortés, promotor del Programa de Reordenamiento de los Cuidadores y Lavadores de Vehículos implementado desde hace una década.

Pero mientras que, por un lado, el gobierno de la capital ha intentado regular a estos trabajadores, por otro está haciendo caso a las peticiones de muchas comunidades de vecinos que, hartas de tener que pagar por aparcar en la puerta de su propia casa y someterse a las leyes de las “mafias callejeras”, prefieren poner el dinero en una máquina. Muchos son los barrios en los que en los últimos meses se han instalado parquímetros o hay planes para instalarlos.

“La intención es reconvertir la actividad, sacarlos de la informalidad y pasarlos a la formalidad. El parquímetro lo que hace es que las ganancias se van a la comunidad para que se hagan mejoras en los espacios públicos, y los propios ‘franeleros’ pueden dedicarse a hacer estas mejoras”, dijo Cortés. Un ejemplo de ello es el exclusivo barrio de Polanco, en donde en enero de 2012 se pusieron los parquímetros y a los “franeleros” de la zona se les propuso montar una cooperativa de mantenimiento de la zona.

“Teníamos muy buenos ingresos, pero como éramos del empleo informal no éramos muy bien vistos y ahora estamos aprendiendo cosas nuevas”, comentó Tomás Becerril, secretario de la cooperativa.

“Hay una solución, todos juntos”, manifestó Becerril, que a sus 42 años llevaba desde los 18 como aparcacoches. Hoy se dedica a remodelar las aceras del barrio.

“Nos dejaron sin trabajo y les pedimos que nos dieran algo que hacer”, contó el “exfranelero”, que cobraba entre 300 y 500 pesos diarios (23,6 y 39,3 dólares) por vigilar los coches en la zona.

Las 64 personas que forman la cooperativa cobran ahora mucho menos (entre 4.800 y 7.200 pesos al mes, o entre 277 y 566 dólares), pero ya están “bien constituidos legalmente, registrados en Hacienda, pagando impuestos”, apuntó. “Es un giro, pero me quedo con lo que estamos haciendo ahora, porque hay opciones de crecer y como ‘franeleros’ ahí nos íbamos a quedar toda la vida”, apunta Becerril.

En la edición digital de eleconomista.com.mx, el vocero del Partido Verde Ecologista de México, Arturo Escobar y Vega, criticó los fallidos intentos del gobierno capitalino para acabar con las mafias urbanas que explotan los estacionamientos en la vía pública. “Aunque apoyó la colocación de parquímetros que recauden más ingresos para la urbe, señaló que esa medida no resuelve el problema de fondo, que es la generación de alternativas de desarrollo para quienes reparten lugares y ‘cuidan’ vehículos estacionados en la calle”.

Un programa para cambiar de empleo

El Programa de Reordenamiento de los Cuidadores y Lavadores de Vehículos que implementan en México tiene el objetivo de “diferenciar a los cuidadores y lavadores de vehículos de aquellos que se apropian de las calles”. En el sitio web de la Secretaría de Trabajo y Fomento al Trabajo del gobierno del Distrito Federal se explica que este programa empezó con un piloto a mediados de la década pasada. Hoy avanza en organizar a los franeleros y sancionar las conductas de aquellos que violentan la normatividad (Ley de Cultura Cívica, Reglamento de Tránsito Metropolitano, Código Penal, etc.). También brinda a la ciudadanía una herramienta que permita vigilar la conducta de este gremio, identificándolos y poniendo a su disposición de un call center para recibir las quejas ciudadanas que nos permitirá vigilar la correcta aplicación de las leyes, reglamentos y disposiciones administrativas relativos a los trabajadores no asalariados. Ahora se promueven y difunden derechos y obligaciones de los “franeleros”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia