El Financiero

Golpes a la economía: Las lluvias afectan ya a casi 110.000 hectáreas productivas

Pérdidas. Santa Cruz es el departamento más dañado por las aguas.

Técnicos. La evaluación en los campos es una tarea constante de los funcionarios del seguro agrario. Foto: INSA

Técnicos. La evaluación en los campos es una tarea constante de los funcionarios del seguro agrario. Foto: INSA

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel / La Paz

23:48 / 20 de febrero de 2018

El sector agropecuario de ocho departamentos reportó hasta el miércoles al menos 109.820 hectáreas (ha) afectadas por riadas, inundaciones y mazamorras, y un daño económico mayor a los $us 122,8 millones, además de pérdidas de animales.

No obstante, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, informó el jueves a Bolivia Tv “que la afectación a nivel nacional” es del 2,18%, proporción que “es importante, pero mínima en el país” en relación a las “2,2 millones de hectáreas que se cultivan en temporada de verano.

Con el reporte parcial de las gobernaciones, el perjuicio llegaría al 5% de lo cultivado, una cifra que podría subir si se tiene en cuenta que la temporada de lluvias —cuya etapa más intensa se registra entre enero y febrero— se extiende hasta marzo, según el Servicio Nacional de Hidrología y Meteorología (Senamhi).

En Santa Cruz, el gerente general de la Cámara Agropecuaria del Oriente, Edilberto Osinaga, comunicó que preliminarmente “se han perdido desde febrero 50.000 hectáreas de soya —en su mayoría— y un poco de arroz y de maíz”. “Dejaremos de percibir unos $us 120 millones”, aseveró. La zona norte del territorio es la más afectada, debido a la presencia del Río Grande. “Hay diques, pero por la crecida extraordinaria se rompieron e inundaron los cultivos”, lamentó. La Gobernación cruceña reportó el viernes que el daño en todo el departamento llegaba a 66.500 ha.

En Beni, el director de Gestión de Riesgos  del Gobierno Autónomo Departamental, coronel Cristian Cámara, mencionó que “a la fecha se perdieron 6.500” ha de plantaciones de soya, arroz, plátano, maíz, cacao, yuca, frijol y sandía que “aún no fueron monetizadas”, además de ovinos, porcinos, alevines, aves y bovinos.

Abdón Nacif, presidente de la Federación de Ganaderos de Beni y Pando, indicó que en el primer departamento, las asociaciones afiliadas a la institución sufrieron pérdidas y que aún se las cuantifica. Además, continuó, las intensas lluvias obligaron al sector a “trasladar más de 22.000 cabezas a tierras más altas o a Santa Cruz”, lo que requiere de pagos adicionales. Por ejemplo, el transporte motorizado de un animal hasta la capital cruceña cuesta Bs 130.

“Se gasta en personal, en camiones, y siempre muere ganado en el camino, o se pierde, o se ahoga al cruzar los ríos”, contó.

En Tarija, el daño económico más fuerte se concentra en los municipios de Yunchará y El Puente y suma desde enero “$us 1,5 millones” y 500 ha, según Eliodoro Jurado, subgobernador de Yunchará. Se perdieron cultivos de “cebolla zanahoria, alfalfa, haba y uva”, agregó el secretario de Gestión Institucional de la Gobernación, Rubén Ardaya.

En Chuquisaca, Fausto Escalera, técnico de la Dirección de Riesgos de la Gobernación, señaló que ya “se perdieron 3.653 hectáreas de frutas, hortalizas, papa, maíz y cebada” y un valor de “$us 714.000”.

La estatal ABI declaró que hasta el 5 de febrero solo el municipio Las Carreras perdió 450.000 quintales de cebolla y zanahoria por el desborde del río San Juan del Oro.

En La Paz, Luis Alcoreza, director de Alerta Temprana y Prevención de Riesgos del Gobierno Departamental, anunció que el temporal dañó a unas 20.000 ha, “de frutales, legumbres y papa” entre otros productos —“muchas de ellas en Luribay y Pucarani”— y que la pérdida económica oscila entre $us 400.000 y 700.000.

En Oruro, Olson Paravicini. técnico de la oficina de Gestión de Riesgos de la Gobernación, comunicó que los municipios de Caracollo, El Choro, Turco Quillacas, Huanuni, Challapata, Toledo y Chipaya “perdieron en total 1.600 hectáreas, principalmente de quinua y papa”, pero “también de cebolla, zanahoria, lechuga y alfalfa”.

En Potosí, los datos “preliminares” precisan que se perdieron unas “1.067” ha de “quinua, uva, papa, haba maíz y hortalizas” por un valor de $us 170.000, expresó Alfredo Machaca, técnico de la Dirección de Gestión de Riesgos de la Gobernación potosina.

En Cochabamba, desde la Gobernación se dijo que aún se cuantifican los daños a las industrias agrícola y pecuaria. Solo en Bolívar se perdieron 120 ha, según el alcalde del municipio, Francisco Delgado. A principios de este mes, Cocarico apuntó que ya se habían perdido en la región 10.000 ha.

La situación podría complicar el crecimiento económico del país, en un año en el que el presidente Evo Morales pronosticó una expansión del PIB mayor al 4,7% necesario para hacer posible el pago de un segundo aguinaldo.

INSA calcula las pérdidas agrícolas

Jorge Castel

Funcionarios del estatal Instituto Nacional de Seguro Agrario (INSA) realizan al momento evaluaciones en las áreas productivas que cuentan con la cobertura del Seguro Agrario Universal Pachamama en las que se reportaron siniestros agrícolas.

El director del INSA, Erick Murillo, informó a La Razón que en la campaña agrícola 2017-2018 —desde diciembre del año pasado hasta lo que va del año— la institución dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras recibió 46 avisos oficiales de siniestros por granizo y lluvia en 25 municipios, fenómenos climáticos que afectaron a 8.162 hectáreas (ha).

Esta superficie, sin embargo, no es significativa, indicó Murillo. “La sequía causó más daño en años anteriores”, sostuvo.

De cada 100 ha siniestradas y confirmadas por la entidad estatal en lo que va de la gestión, el 34% corresponde a cultivos de papa, el 28% a maíz, el 25% a quinua y el 12% a otros. Los departamentos con más municipios afectados son La Paz, Oruro, Chuquisaca, Cochabamba y Potosí.

Espere…

El instituto comunicó que sus técnicos evalúan al momento los reportes de siniestros, por lo cual paulatinamente se irán confirmando o negando efectos significativos en el desarrollo de los cultivos, dependiendo de la zona y la intensidad de los eventos climáticos.

Los productores pueden acceder al seguro agrario de forma gratuita a través del llenado del Registro Agrícola Comunal, en el que anotan sus datos personales, el lugar donde viven (comunidad, municipio y departamento) y los cultivos y a que deseen proteger. El INSA asegura hasta 3 ha de cultivos por familia. Una vez que el agricultor se registra ante su dirigente comunitario, adjunta una fotocopia simple de su cédula de identidad y ya tiene la cobertura.

El pago por la pérdida de un cultivo se efectúa luego de una evaluación conjunta entre técnicos del INSA, productores, dirigentes y autoridades municipales.

El Instituto Nacional de Seguro Agrario dio a conocer que en 2017  indemnizó a 28.616 familias productoras con Bs 24,5 millones, Bs 1.000 por hectárea.

Desde enero de este año, 128.107 productores de 120 municipios del país cuentan con la cobertura de sus 253.913 ha.Hace seis años, el Seguro Agrícola Universal Pachamama en su modalidad Pirwa, que protege a la agricultura familiar de las regiones más pobres del país, inició sus actividades beneficiando a 63 municipios productores de alimentos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia