El Financiero

El Instituto del Color ‘afina’ gratis la brocha de los pintores

Clases. Coral da a conocer su oferta con ayuda de un proyecto de RSE.

El Alto. Un grupo de pintores muestra sus certificados de participación. Foto: Fernando Luján

El Alto. Un grupo de pintores muestra sus certificados de participación. Foto: Fernando Luján

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Castel y Wálter Vásquez / La Paz

00:00 / 02 de julio de 2017

Con el lema “De estudiar para trabajar a estudiar trabajando” nació el primer centro gratuito de especialización para obreros de la construcción: el Instituto del Color Coral (ICC), proyecto que lleva las clases hasta las obras y permite a los pintores optimizar el uso de sus materiales.

La iniciativa, impulsada por la multinacional holandesa AkzoNobel —que opera en Bolivia bajo la marca Pinturas Coral—, busca capacitar principalmente a trabajadores constructores especializados en darle color a techos y paredes, pero también a personas particulares que quieran aprender los secretos del pintado.

“Hemos empezado el programa en marzo. La idea es no perjudicar al obrero”, por ello “llevamos la capacitación hasta la obra”. Así, ellos “aprenden mientras trabajan”, afirma Sergio Meave, encargado en Santa Cruz de las capacitaciones, que se brindan en el marco del programa de Responsabilidad Social de la empresa.

El ICC imparte tres talleres: pintura básica, colorimetría y técnicas de acabado, cada uno dura tres horas y se da, uno por día, sin costo. Las clases se dictan muy temprano por la mañana o, para no perjudicarlos, el momento en el que los obreros tengan tiempo durante la construcción de la obra, esté o no ésta acabada.

La capacitación incluye “desde la definición de lo que es una pintura y sus componentes iniciales hasta cómo debemos preparar una pared para pintarla, ya sea nueva o antigua”, agrega Fernando Lujan, ingeniero civil que instruye a los obreros en Cochabamba, Oruro y La Paz.

En los primeros 40 minutos de la clase se detalla la teoría y después se pone en práctica la disolución y aplicación del producto, la preparación de la pared, la frecuencia del pintado, la curación del trabajo y el secado, entre otros pasos de este proceso, según detallan los expertos.

“Pude conocer más acerca de cómo se maneja” este tipo de artículos. “Luego del curso, yo también me animaría a pintar paredes, sin duda”, afirma Fabiola Choque, una estudiante de la carrera de Diseño Gráfico que fue parte de los talleres.

“Fue excelente. Hemos conocido otros productos y complementado nuestros conocimientos. También (aprendimos) cómo diluir las pinturas, los porcentajes y en qué momento aplicarlas”, cuenta Víctor Quispe, pintor con 15 años de experiencia que hoy se dedica a colorear el interior y exterior de los cholets alteños.

“Nosotros respetamos los años de trabajo de los maestros. Llegamos a su escenario para que ellos estén cómodos y sientan” que están “jugando de local, como en el fútbol; hablamos su mismo idioma e iniciamos un diálogo de ida y vuelta, no un monólogo. Así, de una forma muy humana, gentil y agradable, les mostramos sus errores y vamos despejando sus dudas”. Por ejemplo, “cada pintura tiene un tratamiento especial y no todos conocen los cinco tipos de familias” de este material”, indica Luján.

Expansión. Los talleres comenzaron a darse en El Alto, pero la empresa decidió llevarlos a las capitales del eje troncal por su gran éxito.

“El fin es mostrarles a los pintores que tratando bien al producto pueden cumplir mejor sus objetivos y obtener un mejor beneficio”, dice Luján.

Los trabajadores, además de aprender técnicas para la preparación y la aplicación de la pintura, reciben en los talleres refrigerios, material impreso para que su trabajo tenga un acabado perfecto y un certificado de participación. Luego, los capacitadores sortean entre los asistentes overoles, sombreros de ala ancha y productos de Coral, una forma en la que también se pueden dar a conocer las bondades de la marca.

“Al finalizar” cada curso, “hay mucho agradecimiento de ambas partes”, relata el ingeniero civil.

¿Cómo ser parte de un taller?

Los pintores, trabajadores de la construcción y demás interesados en recibir la capacitación del Instituto del Color Coral pueden llamar a los capacitadores Sergio Meave y Fernando Luján al 72606479 y al 78951888, respectivamente,     o escribir en la cuenta de la empresa en Facebook “Pinturas Coral Bolivia”.

La cifra de instruidos llega a 250

“Desde marzo” el Instituto del Color Coral “ya ha capacitado a unas 250 personas” en tres departamentos. “En obras pequeñas pueden ser parte de las clases unas siete personas, en obras grandes podemos tener tranquilamente hasta 30 personas”, afirma Fernando Luján, capacitador del programa en tres ciudades.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia