El Financiero

Liang Yu: ‘Bolivia es un socio confiable para China’

El Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Popular China en el Estado Plurinacional de Bolivia valora el crecimiento de las relaciones económicas entre ambos países y afirma que éstas se fortalecieron notablemente durante las presidencias de los mandatarios Evo Morales y Xi Jinping.

El embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Popular China, Liang Yu. Foto: Pedro Laguna

El embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Popular China, Liang Yu. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Wálter Vásquez / La Paz

00:00 / 07 de febrero de 2018

China, segunda economía mundial, con un tercio de participación en el Producto Interno Bruto del mundo de 2016 y un crecimiento promedio anual del 10,2% en el periodo 2000-2011 y del 7% entre 2012 y 2016 se ha convertido en este último tiempo en un mercado clave para el desarrollo de otros países. Bolivia no es la excepción, y ha registrado en los últimos años una cada vez mayor participación del gigante asiático en su economía, en especial en proyectos estratégicos y de proyección internacional.

— ¿Cómo evalúa el desarrollo de las relaciones económicas entre Bolivia y China en los últimos 12 años?

— La cooperación económica y comercial entre ambos países se remonta a más de 400 años atrás, cuando la porcelana china se comercializaba en Bolivia y las monedas de plata fabricadas en Potosí se intercambiaban en el mercado de China, durante la dinastía Ming. En los últimos 12 años, bajo la atención y promoción personal de los líderes de los dos países (Evo Morales y Xi Jinping), las relaciones entre China y Bolivia se encuentran en el mejor periodo de su historia. El presidente Morales ha visitado China tres veces, la confianza política mutua entre ambos países se concreta cada día más y las cooperaciones sustanciales se profundizan continuamente. En la actualidad, China es el mayor socio de importación, el segundo mayor socio comercial y el mayor proveedor bilateral de financiamiento de Bolivia. Aproximadamente, 60 empresas chinas operan hoy en el país, en especial en grandes proyectos, y solo en los últimos tres años han creado más de 4.000 empleos locales. Las obras contratadas por nuestras empresas en suelo boliviano equivalen a $us 7.000 millones. Las compañías chinas han construido en todas las regiones del país decenas de carreteras con una extensión que supera los 1.300 kilómetros, vías que han sentado una base sólida para la mejora de la infraestructura de transporte y el proceso de industrialización del país. Bolivia se ha convertido así en un socio de cooperación importante y confiable para China en América Latina y el Caribe.

— ¿Qué implica ser el segundo mayor socio comercial?

— El comercio incluye la importación y la exportación. En 2016, el comercio bilateral entre China y Bolivia alcanzó un total de $us 2.176 millones. Bolivia importó del mercado chino un equivalente a $us 1.696 millones, lo que posiciona a China como el mayor proveedor de bienes del Estado Plurinacional. Además, las exportaciones de Bolivia a la República Popular alcanzaron $us 480 millones, eso quiere decir que nuestro país es el quinto destino de las ventas externas bolivianas. Pero China tiene la esperanza de llegar a un equilibrio comercial ampliando gradualmente el volumen de comercio. Con este objetivo, entre el 5 y 10 de noviembre de este año, se realizará en Shanghai la primera Exposición Internacional de Importación, la primera de su tipo en el mundo, lo cual demuestra una actitud activa de nuestro país sobre la apertura de mercado y el compartimiento de oportunidades de desarrollo. El Gobierno chino da su sincera bienvenida al evento a la participación de 60 países —entre ellos Bolivia—, la mayoría de los cuales tienen déficits (comerciales) con Chin.

— ¿Qué otros rubros de la economía boliviana son atractivos para las inversiones chinas?

— Existe una gran complementariedad económica entre ambos países. Bolivia tiene abundantes recursos naturales y China tiene una tecnología completa y avanzada —sobre todo tecnología adaptada a los países en vías de desarrollo— y fondos suficientes para invertir en el extranjero. Con el fortalecimiento de la cooperación que ambas partes pueden impulsar en áreas como la capacidad productiva, minería y energía e infraestructura, y la promoción de proyectos importantes como carreteras, aeropuertos, ferrocarriles y centrales hidroeléctricas, y además de las colaboraciones e intercambios en aspectos como las telecomunicaciones, la protección del medio ambiente, las energías renovables, la inversión, las finanzas, el satélite y la ciencia y la tecnología se impulsará el desarrollo de la industrialización boliviana, se incrementará el valor añadido de los productos bolivianos y se fomentará la capacidad de desarrollo autónomo. Tenemos plena confianza en que la cooperación chino-boliviana promoverá energéticamente el proceso de la industrialización de Bolivia, así como la realización del plan de desarrollo quinquenal y el objetivo de Bolivia de convertirse en el Centro Energético de América del Sur.   

En este marco de relaciones más estrechas, se ha confirmado que el presidente Morales visitará a mediados de este año a su homólogo chino, Xi Jinping, para concretar la exportación de cuatro alimentos bolivianos al mercado chino (quinua, soya, carne y café).

— Sí, ambas partes estamos coordinando la fecha de la visita y para que se firme el convenio de exportación cuanto antes (...). Además hay otros alimentos (bolivianos) que ambas partes estamos coordinando para su futura exportación a China.

— ¿La feria será entonces una oportunidad para comenzar a equilibrar la balanza comercial entre los dos países?

— Sí, seguramente durante este año las relaciones bilaterales van a avanzar en gran medida, todo con miras a la visita del presidente Morales a China.

— China es uno de los mercados más grandes del mundo. Además de lo agropecuario, ¿qué oportunidades le ofrece a la producción boliviana?

— Tenemos la población más grande del mundo, 1.300 millones de habitantes, y una clase media compuesta por 400 millones de personas que tienen gran capacidad adquisitiva para el consumo y que necesitan productos agrícolas más diversificados, como los que tiene Bolivia. Entonces, hay gran potencialidad en este aspecto. También hay potencialidad para el proyecto boliviano del litio. China es el país con mayor cantidad de vehículos en el mundo y, por lo tanto, será el mayor mercado para el uso de baterías de litio, ya que el Gobierno chino tiene un plan para terminar poco a poco con los motorizados convencionales desde 2020. NdE. Uno de los cuatro consorcios que presentaron sus propuestas técnicas y económicas para el montaje y puesta en marcha de la planta para industrializar el litio es chino.

— ¿En qué sectores se desarrollan actualmente las inversiones chinas en Bolivia?

— Las empresas chinas trabajan principalmente en seis áreas: minería, energía eléctrica, infraestructura de transporte, telecomunicaciones y tecnología electrónica, importación y exportación e hidrocarburos.

— ¿Cuáles son los principales proyectos en ejecución?

— En la actualidad, las obras contratadas forman la parte más importante de la cooperación bilateral (...). La parte china apoya y ayuda positivamente a la construcción y el desarrollo de Bolivia en áreas como telecomunicaciones, infraestructura, agricultura y capacitación de recursos humanos. Por ejemplo, China intercambia experiencias con Bolivia en cuanto a la celebración de actividades deportivas en gran escala y apoya así a la celebración de los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, lo cual promoverá la influencia regional y mundial de Bolivia. Los proyectos de energía limpia como las hidroeléctricas San José y Rositas (que ofrecerán una potencia combinada de 724 MW) ayudarán a Bolivia a optimizar su estructura energética y reducir los costos de producción eléctrica. La parte china ha firmado también un contrato comercial con Bolivia para construir la planta de hierro del Mutún, cuya producción anual de acero estará entre las mejores de América Latina y representará un gran impulso para la industrialización de Bolivia. El satélite Túpac Katari fue lanzado durante la última visita del presidente Morales a China en 2013 y creo que en el futuro podremos cooperar también en el lanzamiento del segundo satélite de Bolivia. Huawei, ZTE y otras compañías chinas han realizado grandes inversiones en la construcción del 75% de la red de comunicación celular del país y están transfiriendo tecnología a Bolivia en áreas como las telecomunicaciones, la electrónica, el satélite, el ferrocarril y la energía. Dos ejemplos muy específicos (de transferencia tecnológica) son el ingenio azucarero de San Buenaventura (La Paz) y la planta de potasio (Potosí). Son fábricas muy modernas y dentro de poco tiempo serán transferidas a la parte boliviana. Otro ejemplo es el Proyecto de Seguridad Ciudadana de Bolivia (Bol-110), cuyo objetivo es establecer un sistema integrado de mando y control que abarca la seguridad urbana nacional, la vigilancia fronteriza (incluye  una red informática para la Dirección de Migración) y la seguridad en las cárceles. Los ingenieros técnicos chinos instalarán miles de equipos de vigilancia de seguridad ciudadana en las principales ciudades de Bolivia, lo cual aumentará en gran medida el nivel de gestión de la seguridad pública y la seguridad psicológica de los ciudadanos, dando una fuerte garantía para la tranquilidad social y el desarrollo económico del país. (...). También está el proyecto de equipos de inspección con rayos X para la Aduana Nacional, entre otros (...). Pensamos que bajo la plena comunicación y los esfuerzos conjuntos entre China y Bolivia, los proyectos contribuirán al desarrollo económico de este país y a la elevación del nivel de vida de su pueblo.

— Con esta mayor presencia de inversiones chinas en el país, ¿qué situaciones han enfrentado hasta el momento las empresas chinas para realizar un trabajo adecuado?

— Creo que hace falta una coordinación más estrecha entre ambas partes para acelerar algunos proyectos, como la planta del mutún y la hidroeléctrica Rositas, que han demorado bastante tiempo. Con una más estrecha cooperación entre ambos gobiernos y de todas las entidades concernientes se puede acelerar ese proceso.

— ¿Han enfrentado entonces las empresas chinas algunas trabas burocráticas y también problemas con la población?

— Sí, porque ambos países tienen distintas cultaras y pensamientos y diferentes sistemas de gobernación. Así que creo que hace falta una mayor coordinación para mejorar la eficiencia en el futuro.

Pérfil:

Nombre: Liang Yu

Nació: 22-01-1968

Cargo: Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Popular China en el Estado Plurinacional de Bolivia

Experto diplomático Cuenta con casi 30 años de experiencia en la actividad diplomática. Las últimas dos funciones que desempeñó fue como Consejero de la Dirección General de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de China (2010-2012) y Vicedirector General del Buró de Asuntos Exteriores de la Oficina General de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia