El Financiero

‘Macro… ¡¿qué?!’ Lo último en estabilidad financiera mundial

“Hasta hace apenas unos años, ‘macro… ¡¿qué?!’ habría sido una reacción típica al oír un término técnico del que hoy no hacen más que hablar los reguladores financieros”. Así empiezan su artículo José Viñals y Nicolás Eyzaguirre, en Diálogo a Fondo.

Infraestructura. Una vista del Banco Central de Bolivia, responsable de la política monetaria boliviana.

Infraestructura. Una vista del Banco Central de Bolivia, responsable de la política monetaria boliviana. Foto: Archivo Miguel Carrasco

La Razón / Svetlana Salvatierra

00:00 / 08 de abril de 2012

José Viñals es Director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Nicolás Eyzaguirre es Director del    Departamento del Hemisferio Occidental. Ambos analizaron la política macroprudencial en http://blog-dialogoafondo.org.

“Tras la crisis financiera internacional, la política macroprudencial —que busca contener los riesgos sistémicos del sistema     financiero— ha pasado a ser efectivamente una herramienta importante para proteger la estabilidad económica y sustentar el crecimiento”, afirman.

“Una serie de países, especialmente mercados emergentes, han recurrido a las políticas macroprudenciales (como las relaciones préstamo/valor o deuda/ingreso, o el provisionamiento anticíclico para pérdidas crediticias) para contener una rápida expansión del crédito que, si no se la controla, podría desestabilizar el sistema financiero, y en última instancia, provocar una recesión e incrementar el desempleo”, precisan.

Empero, aclaran que “el diseño de las políticas macroprudenciales en gran medida es aún una obra en curso, y muchos países están aprendiendo sobre la marcha. Esa es una de las razones por las que en nuestros trabajos recalcamos que no existe un diseño institucional único para la política macroprudencial que sirva en todos los casos y que los instrumentos macroprudenciales deben ser suficientemente específicos y estar basados en reglas claras que permitan incorporar ajustes durante el ciclo económico”.

En la reciente conferencia regional, coauspiciada por el FMI y el Banco Central del Uruguay, se analizó de qué forma las políticas macroprudenciales pueden contribuir a la estabilidad financiera. El encuentro congregó a presidentes de bancos centrales, autoridades de supervisión financiera y otros altos funcionarios de América Latina y algunas economías avanzadas para intercambiar opiniones sobre esta temática.

De manera general, los participantes afirmaron que es un reto diseñar y aplicar los marcos de política macroprudencial. “Los conferenciantes convinieron en que la estabilidad financiera es una responsabilidad compartida por todas las políticas, y estimaron que es esencial contar con marcos de política macroeconómica sólidos —especialmente combinados con regímenes cambiarios flexibles— para evitar la acumulación de desequilibrios financieros que podrían conducir a riesgos sistémicos”.

Viñals y Eyzaguirre rescataron que muchos participantes señalaron que también “es crítico aplicar políticas microprudenciales eficaces —entre ellas, una supervisión eficaz— para impedir que las instituciones financieras asuman individualmente riesgos excesivos, lo que podría generar riesgos sistémicos más amplios. Sin embargo, aun reconociendo el papel fundamental de las herramientas macroprudenciales, también reconocieron que los efectos completos de tales herramientas aún no se comprenden muy bien”.

La coordinación debe ser estrecha para que las políticas se refuercen mutuamente, en lugar de contraponerse entre sí. “Muchos países han creado comités de estabilidad financiera para asegurar que haya una coordinación y un intercambio de información adecuados. Los participantes coincidieron en que estos comités deben estar adaptados a las circunstancias propias de cada país, aunque hubo amplio respaldo a la idea de que el banco central debe cumplir una función clave.

“La política macroprudencial, si se la implementa cuidadosamente, puede transformarse en una piedra angular de la política de estabilidad financiera. Se ha incorporado un nuevo e importante término al diccionario de la jerga financiera”, aseguraron los ejecutivos del FMI.

Medidas para aplicar en américa latina

Nicolás Eyzaguirre plantea que en América Latina se debe “continuar utilizando la política monetaria como primera línea  de defensa frente a  los riesgos, pero únicamente en los casos en que los marcos son creíbles y la inflación está bien anclada”. Asimismo, señala que es necesario “mantener la flexibilidad cambiaria, que es un amortiguador de probada eficacia” y “continuar reconstituyendo las defensas fiscales para que la deuda pública regrese a los niveles previos al colapso de Lehman (inicio de la crisis financiera). Se debería evitar un estímulo fiscal prematuro, y cambiar de rumbo únicamente si se materializan riesgos extremos”. Enfatiza que “las políticas macroprudenciales deberían continuar siendo una herramienta más, pero no reemplazan a la aplicación de políticas macroeconómicas sólidas. Se las debería emplear para impedir que se acumulen vulnerabilidades en el sector financiero; si las condiciones empeoran, pueden servir para evitar presiones de financiamiento o   liquidez”.

‘Favorable, pero aún riesgoso’

Nicolás Eyzaguirre, luego de presentar un anticipo de las perspectivas de crecimiento de la región, afirma que si tuviera que resumir el telón de fondo mundial para América Latina en cuatro palabras, diría “favorable, pero aún riesgoso”. Explica que el entorno mundial es favorable porque “algunos de los datos recientes son un poco más alentadores de lo esperado, sobre todos las cifras de empleo y actividad económica de Estados Unidos”. En los mercados emergentes, “el crecimiento sigue siendo bastante sólido” y “el buen crecimiento de Asia respalda la demanda de los principales productos básicos que exporta América Latina, con lo que los términos de intercambio se mantienen favorables”. Pero “antes de que la región se dé por satisfecha”, alerta sobre tener en cuenta que Europa tome las medidas que aún faltan para resolver la crisis; que la política fiscal estadounidense halle un equilibrio adecuado; y que las tensiones geopolíticas se mantengan contenidas, “evitándose así un alza drástica y prolongada de los precios del petróleo”. Lo contrario “podrían descarrilar la frágil recuperación mundial y desatar la volatilidad en los mercados financieros mundiales”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia