El Financiero

El Manguito, barrio dominicano donde se compra luz en tiendas

Como todas las bodegas, la de El Manguito vende bebidas y dulces pero también luz para las casas de este barrio de Santo Domingo, donde funciona el primer plan de prepago de electricidad del país, como parte de un proyecto para mejorar el sistema eléctrico.

AFP / Santo Domingo

00:00 / 03 de junio de 2012

“Fui uno de los primeros en tener el sistema prepago y lo elegimos porque tiene varias ventajas: primero, que no dependes de que otros te lean el medidor y nosotros decidimos cuánto vamos a gastar”, comenta a la AFP el deportista Flavio Guillén, de 29 años y habitante de El Manguito, en el sur de la capital de República Dominicana.

Este joven, que dice estar de acuerdo con que la electricidad sea de pago y no un regalo del Estado —contra la creencia extendida en la República Dominicana—, asegura que si se “cuida” gastará “unos 500 pesos (13 dólares)” mensuales en luz, lo que considera “aceptable”.

El Manguito fue seleccionado por la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales. Desde entonces, las calles del barrio están siempre llenas de cuadrillas de trabajadores, que instalan cientos de medidores, nuevo cableado y alumbrado público, pues el proyecto incluye el “saneamiento” de la red eléctrica y busca llevar más seguridad al barrio.

Prepago. Ya son 600 familias las que cuentan con reguladores en sus viviendas, de las que más de 500 eligieron el prepago —entre esa opción y la de la factura tradicional—, y tienen el servicio eléctrico disponible las 24 horas.

“Antes no se pagaba, pero nunca teníamos luz, sólo 4 o 6 horas al día. Ahora como clientes, vamos a pagar y tendremos cómo reclamar cualquier fallo”, explica a la AFP la vecina Paquita Trejo, de 49 años.

“A partir de cinco pesos (0,13 dólares) las personas pueden comprar lo que quieran e incluso controlar mejor sus gastos, dedicando más dinero a la compra de alimentos, por ejemplo”, explica el gerente de Distribución de la CDEEE, Rafael Lara, que supervisa los trabajos.

Lara apunta, además, que con esos cinco pesos se compra un kilovatio/hora (kwh) de energía, que “permite dejar encendido por hora y media un televisor, tres bombillas, una nevera” y un ventilador.

Dominicana tomó esta idea de Colombia, aunque los responsables del proyecto explican que el prepago de luz ha sido también exitoso en zonas de Brasil y es el sistema usado en “casi toda Sudáfrica”.

“Espero que el consumo mensual sea muy económico porque ahora, que voy a comprar lo que yo quiera, voy a consumir lo menos posible. Si te controlas, gastas poca energía”, asegura Francisca Cruz, de 58 años, cuyo medidor recién instalado —con los primeros 100 kwh gratis— marca aún 99,9 kwh.

A partir de ahora, Cruz, que vive con sus suegros, su esposo y su hijo en una humilde casa de dos plantas —en la que este mediodía no hay ni una lámpara, radio, ni televisor prendido—, comprará electricidad en la bodega o la farmacia del barrio, los dos puntos de venta habilitados para este sistema.

“Los dominicanos todos tenemos (teléfono) celular y casi todos compramos tarjetas prepagadas, por lo que ésta es una buena forma de vencer esa cultura de no pagar la luz”, dice a la agencia de noticias francesa AFP, el vicepresidente de la CDEEE, Celso Marranzini.

Además del prepago, Marranzini tiene otros planes para mejorar el maltrecho sistema eléctrico dominicano, que depende de la costosa generación por combustible (factura petrolera mensual de unos 160 o 170 millones de dólares) y se mantiene de los subsidios oficiales, aunque entre constantes apagones.

Así, este empresario espera que en dos años existan 2,4 millones de clientes de la CDEEE, que sean un millón los usuarios pobres y con consumo mínimo que se beneficien de los subsidios, que se incremente la generación por carbón y gas natural y se instalen en el país 300 mil medidores prepagados.

En Tegucigalpa, capital de Honduras, unos 3.000 empleados de la gubernamental Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) protestaron el martes contra la ampliación del contrato a la compañía privada que cobra las facturas de electricidad, constató la AFP.

Las autoridades de la ENEE pretenden que la empresa Servicios de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh) siga cobrando las facturas a más de un millón de abonados, entre hogares y negocios.

El presidente Porfirio Lobo anunció que el contrato, que vencía el 31 de mayo, no sería ampliado a Semeh porque representaba un gasto oneroso para la estatal. Pero el titular de la empresa, Emil Hawit, anunció que Semeh continuará realizando la lectura de medidores, facturación, cobranza, corte y reconexión de energía hasta que se sustituya mediante una licitación.

El sistema prepago se aplica en 26 países

En el sitio en internet www.afinidadelectrica.com.ar se señala que la tendencia del sistema prepago en cuanto a servicios públicos esenciales (electricidad, gas y agua) en el mundo indica que el sector eléctrico es el que saca ventaja frente a los otros dos. Actualmente, el mercado prepago del servicio eléctrico está disponible en 26 países, la mayoría en vías de desarrollo, con una muy buena aceptación por parte de los usuarios que han valorado sus beneficios.

El primer país que lo implementó fue Gran Bretaña, que lo utiliza desde hace 70 años. Pero el que se difundió como ejemplo fue el de Sudáfrica que lo implementa desde hace aproximadamente 15 años para elevar el nivel de electrificación sobre todo en las zonas más alejadas a los centros de consumo principales.

Otros países que utilizan este sistema son Estados Unidos, Francia, Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Honduras, Irlanda, India, Irán, Turquía, Costa de Marfil, Nigeria, Singapur, Malasia, Filipinas y otros.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia