El Financiero

Pacto con Irán, ‘mala noticia’ para petroleros de la región

El acuerdo puede ser un arma de doble filo para la OPEP

Los puntos clave del acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias

Los puntos clave del acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias

La Razón (Edición Impresa) / AFP / Washington, Londres

00:00 / 26 de julio de 2015

El acuerdo alcanzado por varios países occidentales con Irán podrá representar en el mediano plazo una “mala noticia” para los países latinoamericanos exportadores de crudo, según Alejandro Werner, economista jefe del FMI para el Hemisferio Occidental.

De acuerdo con Werner, la “normalización de las relaciones comerciales con Irán podrá generar en un horizonte no inmediato un aumento en la oferta de crudo de entre 500.00 y 800.000 barriles diarios”. Este aumento de la oferta se podrá verificar en un plazo de entre uno y tres años, “y, en el contexto de un mercado que tiene un nivel de oferta adecuada, presiona los precios a la baja”, sostuvo.

“Desde el punto de vista de los países de América Latina exportadores de petróleo, es una mala noticia”, dijo Werner, quien sin embargo matizó que los países de la región se han adaptado desde la abrupta caída en los precios internacionales del crudo en la primera mitad del año pasado. Un aumento de la oferta de crudo será “una valla adicional” en el proceso de recuperación gradual en los precios del petróleo, agregó.

En la región, Venezuela y Ecuador —ambos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)— son los principales exportadores de crudo, aunque Brasil y México son también importantes productores.

El 17 de julio, el llamado grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido más Alemania) e Irán sellaron un histórico acuerdo que delimita la capacidad iraní de desarrollar un armamento nuclear y establece la suspensión de sanciones internacionales a la república islámica.

PACTO. Este convenio debería traducirse en una vuelta progresiva de la oferta de crudo del país a los mercados en 2016. Las exportaciones iraníes podrían alcanzar así los 2,4 millones de barriles por día (MMBbld) en 2016, frente a los 1,6 MMBbld de 2014, calculan expertos como Charles Robertson, de Renaissance Capital.

La OPEP no puede seguir ignorando el posible retorno de Irán, una perspectiva que pesa sobre las cotizaciones del petróleo, lastradas ya por un exceso de oferta y que podría reavivar las tensiones en la organización. Países como Venezuela, Angola y Argelia, cuyos presupuestos sufren desde hace un año la pérdida de ingresos del petróleo debido a la caída del precio del barril, podrían solicitar de nuevo una bajada del techo de producción de la organización.

La decisión tomada en noviembre por la OPEP y, más concretamente, por Arabia Saudí, de no seguir centrándose en los precios sino de lanzarse a una batalla por la cuota de mercado —en parte dirigida contra el petróleo de esquisto estadounidense—, creó divisiones en el cártel entre los países del Golfo y los demás.

A pesar de la caída de los precios, el cártel mantiene su techo de producción sin cambios en 30 MMBbld, ignorando las peticiones de algunos de sus miembros, Irán incluido, de alcanzar un precio de petróleo “razonable” de entre $us 75 y 80 el barril.

BLOQUE. Se prevé que los precios permanezcan bajos (el barril de Brent se sitúa actualmente en torno a los $us 57). El banco francés Natixis, por ejemplo, espera que el barril de Brent se mantenga en el borde de los $us 62 en promedio el año que viene.

“El verdadero problema aparecerá cuando los miembros de la OPEP comiencen a luchar por las cuotas en un escenario de oferta excedentaria”, alertó Jasem al Saadun, director del gabinete consejero económico kuwaití Al Shall.

“Si Irán, Venezuela, Argelia y Libia entran en conflicto con los productores del Golfo, será el fin de la OPEP”, consideró.

“Evidentemente hay una oposición de esos países respecto a la estrategia de las cuotas de mercado en el seno de la organización, pero su poder colectivo no es tan importante como para hacer que Arabia Saudí y otros miembros clave del cártel cambien de opinión”, subraya Nærvig Pedersen, analista de Danske Bank.

Para Nærvig Pedersen, podría incluso ser hora de que la OPEP fije de forma más “permanente” su estrategia aumentando su techo. Pues, en la práctica, los nuevos barriles iraníes “van a mantener la estrategia del cártel de inundar el mercado de oro negro y de luchar por las cuotas de mercado”.

Y más cuando esta técnica da resultados. “Cuando estudiamos los fundamentos del mercado para 2016, esperamos un crecimiento de la producción estadounidense bastante más lento. Si el crecimiento de la demanda continúa, podría haber espacio para la oferta iraní”, concluye Hittle.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia