El Financiero

Perú está entre el oro, la plata y la inclusión social

El país tiene una cartera de proyectos de $us 60.000 MM

Cerro. Centro minero Pasco, donde se explota cobre, zinc y plomo

Cerro. Centro minero Pasco, donde se explota cobre, zinc y plomo Foto: wikipedia.org

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Lima

00:00 / 01 de junio de 2014

Colocado a la vanguardia en la producción de oro y plata en la región, Perú intenta equilibrar el crecimiento minero con la exigencia de mayores estándares de protección ambiental y una mejor redistribución de la riqueza para fortalecer la inclusión social.

El tema es uno de los ejes principales del Gobierno, que asegura que se ha cambiado la forma en que la industria extractiva se relaciona con la población, que en años anteriores ha generado graves conflictos sociales.

Perú es el tercer productor mundial de plata, cobre, zinc y estaño; el cuarto de plomo y molibdeno y el quinto de oro. El año pasado, el país se mantuvo como el primer productor de oro de Latinoamérica y el quinto del mundo, al registrar 151 toneladas del mineral, mientras que la producción de plata fue de 3.674 toneladas, con lo cual se ubicó como el tercer productor a nivel internacional.

Inversión. El Gobierno destaca que el país cuenta hoy con una cartera de proyectos “diversificada” por $us 60.000 millones, de los cuales 8.000 millones se destinarán al oro y la plata. Estos proyectos, que en gran parte se desarrollarán en regiones sureñas como Puno, Arequipa y Cuzco, se harán con una responsabilidad social y ambiental de alto estándar, según enfatizó el ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga.

Los proyectos de exploración y ampliación deben desarrollarse en los próximos diez años y se espera que permitirán equilibrar la disminución en los ingresos fiscales, generada por la caída de los precios de los minerales. Entre los principales aparecen el de cobre de Toromocho, a cargo de Chinalco, que invertirá $us 4.800 millones en Junín, y la de explotación de cobre de Las Bambas, en la región Apurímac, que también requerirá de $us 5.200 millones.

Se espera también la ampliación de la mina de molibdeno y cobre de Cerro Verde, en la sureña Arequipa, con una inversión de $us 4.400 millones, y de la cuprífera de Toquepala, en Tacna, con un inversión de $us 800 millones.

Sin embargo, uno de los proyectos pendientes más ambiciosos es el aurífero y cuprífero de Conga, que debió comenzar a operar en 2011 con una inversión de $us 4.800 millones, pero que se paralizó por las protestas de los pobladores de la región norteña de Cajamarca. El proyecto, a cargo de la norteamericana Newmont, también explotadora de Yanacocha, la mayor mina de oro de Sudamérica, es rechazado por los pobladores, que consideran que afectará las reservas de agua de esa región.

Este caso ha sido emblemático para el desarrollo peruano, ya que simboliza la lucha de organizaciones sociales y ambientalistas por preservar el entorno natural y lograr que las empresas extractivas mejoren sus programas de desarrollo social y los aportes económicos al Estado. No obstante, también ha implicado un serio perjuicio económico para Cajamarca, que se ha convertido en la región más pobre del país, afectada por las protestas que han propiciado la retirada de las inversiones y la disminución del turismo.

En medio de estos contrastes, el Gobierno peruano reconoce que la riqueza minera va de la mano del crecimiento económico del país, pero también considera que para completar el proceso es necesario desarrollar una política social. Mayorga ha remarcado que si bien la minería es el gran motor de la economía peruana, las industrias extractivas deben devolver a las comunidades donde se desarrollan una parte sustantiva de su productividad.

La presidenta de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, Eva Arias, dejó claro que la inversión en minería continuará en ascenso, pero también acotó que será “siempre y cuando se den las condiciones de un clima de paz social y se continúe garantizando la estabilidad jurídica”.

Control de líos reactivó inversiones

El diálogo entre empresas mineras, comunidades y el Estado ha permitido reactivar las inversiones mineras en Perú por más de $us 20.000 millones, afirmó el alto comisionado de la Presidencia del Consejo de Ministros, Vladimiro Huaroc, durante el 11 Simposium Internacional del Oro y la Plata realizado en Lima.

En un comunicado de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), organizadora del simposium, se indicó que Huaroc resaltó que el país mantiene el diálogo para enfrentar los conflictos sociales.

“Las empresas y las comunidades mantienen el diálogo y esto ha permitido que las inversiones mineras se viabilicen en estos dos años y medio, mejorando la competitividad social”, aseveró Huaroc.

El funcionario, que participó en la mesa redonda del simposium “Perspectivas y viabilidad de la actividad minera en el Perú”, detalló que se han dado importantes avances en los proyectos mineros Las Bambas ($us 5.850 millones), Aquira (4.500 millones) y Tía María (3.500 millones), entre otros.

El presidente de la región sureña de Moquegua, Martín Vizcarra, que también participó en el simposium internacional, indicó que es necesario tratar a los proyectos mineros como parte de un plan integral de desarrollo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia